¿A Colombia le iría mejor con Obama o con Romney?

Noviembre 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Felipe Lozano Puche | Corresponsal de El País en Washington
¿A  Colombia le iría mejor con Obama o con Romney?

Adam Isaacson, especialista del centro Wola.

Analistas de la política internacional de Estados Unidos defienden la razón por la cual al país le favorece un gobierno demócrata o republicano.

En los últimos años, Colombia se ha convertido en el gran aliado de EE.UU. en el hemisferio. Una cercanía que se expresó en múltiples encuentros entre el presidente Bush y el presidente Uribe, y que luego se tradujo en la aprobación del TLC entre ambos países.¿Cómo cambiarían las relaciones bilaterales en un segundo período de Obama, o con la llegada de Romney a la Casa Blanca? El País le pidió a dos expertos en política internacional estadounidense que delinearan las diferencias entre una administración y otra, y miraran ¿cuál de los dos le conviene más a Colombia?“A Colombia le conviene la reelección de Obama”, Adam Isaacson¿Se puede decir que a Colombia le conviene que gane Obama?Sí. Y no sólo en términos de la ayuda económica, sino porque se aplicaría desde Washington una política más estricta en defensa de los derechos humanos. La región se ha beneficiado del enfoque realista de la administración Obama en sus relaciones con países como Cuba o Venezuela. Entre Romney y Santos habría fuertes diferencias, por ejemplo, sobre la política exterior con Venezuela, la política de paz, o la política antiterrorista.Si se firma la paz con las Farc es probable que Colombia solicite una contribución a EE.UU. para la reconstrucción de las zonas más afectadas por el conflicto. ¿Sería preferible que fuera Obama quien tuviera que decidir? Sin duda. La tradición del Partido Demócrata es más afín a la ayuda económica para el desarrollo y el fortalecimiento de instituciones civiles, que sería el tipo de contribución que EE.UU. podrían hacer en la hipótesis que plantea. Por su parte, los republicanos preferirían eliminar las partidas presupuestales destinadas a esos rubros, especialmente los congresistas republicanos, que se han mostrado tan proclives a desmantelar programas gubernamentales que ellos consideran superfluos. ¿Cambiaría la política exterior de EE.UU. hacia América Latina en un segundo periodo de Obama?Seguramente seguirá ausente. Hubo un momento en el tercer debate con Romney, sobre política exterior, en el que el Presidente mencionó las regiones que eran relevantes para EE.UU. Mencionó a Asia del Sur, África y Europa, pero no a América Latina. Me temo que durante un segundo periodo, la administración Obama no va a hacer gran énfasis en la región. Me atrevería a decir que EE.UU. va a estar más alejados que nunca de América Latina. Más, incluso, que en el caso de que ganase Romney, quien ha dicho que quiere aumentar el comercio y la inversión en la región. Cada vez son más las voces de líderes latinoamericanos que piden revisar la política antidrogas. ¿Es Obama el interlocutor más deseable para esa conversación?Independientemente de quién esté en la Casa Blanca durante los próximos cuatro años, es previsible que en el mundo se presenten cada vez más espacios y experimentos tendientes a la legalización de sustancias como la marihuana. Pienso que tanto Obama como Romney se opondrían a esos esfuerzos con la misma energía. Quizá Obama lo haga con menos énfasis o el zar Antidroga de Romney sea más vehemente al rechazarlo, pero sus representantes en los organismos multilaterales se opondrían a discutir su política antidroga. La presidencia de Obama ha supuesto un cierto retorno al multilateralismo, ¿será ese el tono de la política exterior durante un segundo período?Yo no caracterizaría la presidencia de Obama de multilateralista. Menos unilateralista que Bush, claro. Pero una de las consecuencias de la crisis económica ha sido un giro hacia adentro, sin llegar al aislacionismo. No veo a Obama, por ejemplo, fortaleciendo a la ONU u otras organizaciones internacionales, más allá de que recurra a ellas en ciertos casos puntuales, como el de Libia o el de Irán. “Para los republicanos, Colombia es un aliado”, Juan Carlos Hidalgo¿Cuál de los dos candidatos le conviene más a Colombia?Creo que a Colombia le convendría una presidencia de Mitt Romney. Los debates sobre el TLC contaminaron mucho la relación partidista, llegando al extremo de que Al Gore no quiso compartir mesa con el presidente Uribe. Los republicanos, en cambio, siempre que hay que hablar de un aliado en América Latina, al primer país que mencionan es a Colombia. Durante la presidencia de Obama, la relación bilateral se ha enfriado. Creo que Romney volvería a poner al país en el centro del eje de la relación con la región. Frente a un acuerdo de paz con las Farc es probable que se aspire a una contribución financiera de EE.UU. para implementar la reconstrucción de zonas afectadas por el conflicto. ¿Cuál sería la posición de Washington si Mitt Romney es el presidente?En el Partido Republicano la batuta de las relaciones internacionales con América Latina la manejan congresistas como Ileana Ross Lethinen, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes. Y ella ha sido crítica con el proceso de paz en Colombia. Así que pienso que la administración de Mitt Romney también tendría una posición escéptica, al menos en un comienzo. En eso se diferenciaría de Obama, quien ha cooperado desde la discreción, algo que me parece bien, ya que al final EE.UU no tiene velas en ese entierro.¿Cómo cambiaría la política exterior hacia a América Latina con una presidencia republicana?No pronostico muchos cambios. Quizás un poco más de beligerancia en sus relaciones con Venezuela o con Cuba, pero creo que sería más o menos lo mismo. En su momento, Obama criticó a Bush por su ausencia del escenario latinoamericano, pero eso es más o menos común en un candidato a la Presidencia. Durante la campaña presidencial, por ejemplo, la región a duras penas ha sido mencionada. En los debates, Romney fue el único que habló de América Latina. Algo que se puede considerar positivo porque significa que ya no es vista como un problema de seguridad nacional. Hay, claro, una excepción: la guerra contra las drogas, que ha cobrado la vida de 60.000 personas en México en los últimos años. Hablando de la guerra contra las drogas, cada vez son más numerosas las voces de líderes latinoamericanos que piden un replanteamiento de esa política: ¿Cuál sería la actitud de Romney frente a estas propuestas?Ese es un tema que no fue mencionado durante la campaña, pero no porque no sea importante, sino porque las plataformas de gobierno de los dos candidatos coinciden en tratarlo exactamente igual. Pienso que Romney no sería receptivo a una revisión de la política actual, y en cambio mostraría un compromiso absoluto con la prohibición. El presidente Obama por lo menos ha dicho que está abierto al debate, aunque no haga nada distinto a sus antecesores. La intransigencia de los EE.UU debe animar a los presidentes latinoamericanos, particularmente al presidente Santos, a formar un frente común para presionar a Washington en los foros internacionales con el fin de revisar su política antidroga.¿Afectarán las elecciones de Estados Unidos la economía colombiana? vea aquí otro punto de vista

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad