925 millones de personas sufren de hambre en el mundo: ONU

Noviembre 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Por Margarita Rosa Silva | Especial para El País
925 millones de personas sufren de hambre en el mundo: ONU

El hambre en A.Latina afectó a 49 millones de personas entre 2010 y 2012

Expertos aseguran que la cifra es alarmante y que seguira aumentando de no tomarse medidas urgentes.

Casi mil millones de personas sufren de malnutrición en el mundo. Así lo explica Malachy Dottin, representante de la FAO, organización de la ONU dedicada a combatir el hambre, quien recientemente visitó el Centro Internacional de Agricultura Tropical en Palmira para conocer los adelantos que se realizan en investigación sobre alimentos. El experto, quien habló con El País, advirtió que “la cifra es alarmante”, va en aumento progresivo y seguirá así de no tomarse medidas contundentes. “De no invertir más en seguridad alimentaria en los países en desarrollo, la población hambrienta se duplicará para el 2050”, dice.Según explican los expertos, hay muchos factores en juego. El principal es el alto precio de los alimentos, que ha llegado a sus picos máximos en los últimos 30 años, consecuencia de la crisis económica y alimentaria mundial que se dio entre 2006 y 2008. De acuerdo con el Banco Mundial, entre 2010 y 2011 este aumento llevó a cerca de 70 millones de personas a la pobreza extrema. Según la ONU, los países pequeños, dependientes de las importaciones, en especial los africanos, son los más amenazados por esta situación. “Las recientes crisis, como la del Cuerno de África, están dificultando nuestra meta de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren de hambre en el mundo, para el 2015”, expuso Dottin.Lo más preocupante, señala, es que los precios de los alimentos seguirán elevados e incluso aumentarán debido a la explotación de recursos agrícolas para producir energía y a los fenómenos climáticos extremos.Otro aspecto relevante es que el 78% de quienes sufren de hambre en el mundo son pequeños agricultores, según la FAO. Esto significa que los costos de producción y comercialización son tan altos que no poseen ingresos suficientes para invertir en su propia alimentación ni en sus fincas. A ello se suma el alarmante crecimiento demográfico: cada año nacen 80 millones de bocas para alimentar en el mundo. Esta semana la ONU anunció el nacimiento del habitante de la tierra número siete mil millones. Pero más allá del problema actual, hay que repensar la forma de obtener nuestros alimentos. Así lo cree Jacques Diouf, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. “La producción de alimentos tendrá que aumentar un 70%, a fin de alimentar a una población de 9.000 millones de personas para el 2050. El incremento de la producción para obtener esa cantidad de alimento exigirá concentrar el esfuerzo en nuevas formas, mejores y más intensivas, de producir nuestros alimentos”, explica. “De esta manera, los países en desarrollo podrán generar su propio alimento para sobrevivir”.El hambre en ColombiaSegún estadísticas de la FAO, en Colombia el nivel de desnutrición es del 10%. Además, de acuerdo con el Dane, el 40,1% de los hogares colombianos vive con inseguridad alimentaria. Las cifras indican que los hogares rurales padecen en mayor medida esta situación y que aquellos con madres cabeza de familia tienen mayor inseguridad alimentaria (45,4%). El Ciat (Centro Internacional de Agricultura Tropical) trabaja en la mejora de cultivos para que sean más productivos y los países en vía de desarrollo, como Colombia, puedan producir sus propios alimentos, al menor costo.Mujeres, clave de la seguridad alimentariaPara Jacques Diouf, director general de la organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), es clave reconocer el papel de la mujer en la producción agrícola. Diouf piensa que hay que “hacer frente a las desigualdades profundamente arraigadas que impiden actualmente a las mujeres acceder de forma equitativa a los recursos y servicios productivos”. Así lo reseña en un artículo suyo en la revista Fao En Acción, donde además resalta que las mujeres son hasta 30 por ciento más productivas que los hombres. Esto significa que si las mujeres tuvieran los mismos recursos que los hombres, la producción alimentaria en los países en desarrollo crecería entre un 2,5% y un 4%, lo suficiente como para salvar del hambre a unos 100 ó 150 millones de personas. “Si las mujeres tuvieran igualdad de acceso a los recursos y servicios agrícolas, las sociedades se enriquecerían y no sólo en términos económicos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad