32 años después, líderes de Jemer Rojo enfrentan juicio

32 años después, líderes de Jemer Rojo enfrentan juicio

Noviembre 26, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y EFE
32 años después, líderes de Jemer Rojo enfrentan juicio

Una fotografía facilitada por el Tribunal Cámaras Extraordinarias de las Cortes de Camboya (ECCC) muestra a Ieng Sary (i), el ministro de Asuntos Exteriores durante el regimen del Jemer Rojo impuesto en Camboya hace unos 36 años, mientras asiste a una audiencia en el ECCC.

Un tribunal internacional, apoyado por la ONU, acusa a tres jefes de esta organización por genocidio y crímenes de guerra.

Tras 32 años de la terminación del régimen del Jemer Rojo, que gobernó Camboya entre 1.975 y 1.979, comenzó el juicio contra tres jefes de esta organización. En el proceso, conocido como el ‘Caso Dos’, un tribunal internacional, respaldado por la ONU, los acusa de crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y genocidio. Ahora, cuando el más joven de los imputados va a cumplir 80 años, Khieu Samphan, Nuon Chea y Ieng Thirith, se ven obligados a escuchar, de boca de expertos, testigos y víctimas, las atrocidades cometidas durante su gobierno, que dejaron casi dos millones de personas muertas.Miles de camboyanos siguieron el juicio por televisión y muchos otros se reunieron afuera del juzgado para ser testigos del proceso, en el cual participan cuatro mil víctimas. Dany Sang, un estudiante de 22 años, expresó en las afueras de la corte que “el Jemer Rojo no era bueno. Mataron a mucha gente, a nuestros familiares, a nuestra nación”.El fiscal internacional Andrew Cayley dijo que los líderes del Jemer Rojo “creían que las revoluciones comunistas previas fallaron porque las clases enemigas los infiltraron y los corrompieron. Su solución fue simplemente liquidar por completo a las clases enemigas”.El presidenteKhieu Samphan, un economista formado en París, asumió en 1976 el cargo de jefe de Estado del régimen de Pol Pot, líder principal de los Jemeres Rojos. Durante el tercer día del juicio, Samphan aseguró que la Fiscalía quiere su “cabeza sobre un yugo” y se defendió de las acusaciones con el argumento de que, en ese momento, el comunismo era la mejor opción para Camboya. “En aquel tiempo, el comunismo daba esperanzas a millones de jóvenes en el mundo. Hoy, quizá, usted lo vea como una broma”, dijo al fiscal. Nacido en la familia de un juez el 27 de julio de 1931, en Svay Rieng, realizó sus estudios en Francia, junto a un grupo de intelectuales izquierdistas, entre los que se encontraba Pol Pot. Gobernó la República de Kampuchea, como era conocido el territorio camboyano bajo el poder de los Jemeres Rojos, hasta 1979, año en el que el Ejército vietnamita derrocó al régimen. En la corte, Samphan aseguró que no tenía conocimiento de las actuaciones de los organismos de represión del Estado cuando era presidente y justificó las políticas instauradas durante su mandato: “Les guste o no, la mayoría de los camboyanos nos apoyó por nuestra oposición al régimen de Lon Nol, que era cercano a EE.UU., país que tuvo una campaña secreta de bombardeos en Camboya durante la guerra de Vietnam”. El Hermano Número DosEn el documental ‘Enemies of the people’ (2009), Nuon Chea reconoció sus errores durante el gobierno del Jemer Rojo. “Lo decidíamos todo Pol Pot y yo. Estábamos siempre de acuerdo”. Este hombre, que ahora tiene 85 años, fue nombrado en 1975 presidente del Parlamento y subsecretario general de los comités central y permanente del Partido Democrático de Kampuchea. Nuon Chea nació en Voat Kor el 7 de julio de 1926, en el seno de una familia de comerciantes. De los líderes del Jemer Rojo, fue el único que que no estudió en París, sino en Bangkok. La Fiscalía lo acusa de recibir los informes sobre la seguridad y dar órdenes específicas de matar o detener a los camboyanos. Su intervención en el juicio, en la que leyó con vigor durante 90 minutos, Chea explicó por qué era considerado el jefe ideológico del movimiento, por medio de una diatriba contra Vietnam, país al que acusó de conspirar contra Camboya. “Yo serví en la revolución a los intereses de la nación y del pueblo”, afirmó.Uno de sus abogados, Michiel Pestman, emitió una declaración que decía que Henry Kissinger, secretario de Estado de EE.UU. en la época, también debería ir a juicio por crímenes de guerra, por ser “el principal arquitecto de la campaña de bombardeo a Camboya. Sin Kissinger, no estaríamos aquí hoy”. El diplomáticoEl camarada Van, como era conocido durante la revolución Ieng Sary, nació en 1925, en una aldea de Loeung Va, en la provincia vietnamita de Tra Ving. Estudió en el líceo Sisowath de Phnom Penh junto a Pol Pot, con quien tuvo una estrecha amistad. Fue viceprimer ministro y titular de Asuntos Exteriores. La Fiscalía lo acusa de ordenar el regreso de los diplomáticos que estaban en el extranjero, los cuales eran detenidos y ejecutados cuando regresaban a Camboya. Sary aseguró que desconocía el destino de los funcionarios. Sary, que fue llevado en silla de ruedas por sus problemas médicos, habló brevemente para quejarse porque la Corte no consideró dentro del juicio la Amnistía que le dieron en 1996. “Estoy exhausto”, dijo mientras ponía una mano en su pecho y suspiraba. “Probablemente no pueda continuar leyendo porque mi corazón no me deja”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad