Óscar Washington Tabárez: el 'maestro' de la Copa Mundo - Mundial de Fútbol 2018
  • social
  • social
  • social
  • social
X

Óscar Washington Tabárez: el 'maestro' de la Copa Mundo

Junio 11, 2018 - 09:05 a.m. Por:
Elpais.com.co
Óscar Washington Tabárez

Óscar Washington Tabárez, técnico de la Selección de Uruguay.

EFE / El País

El uruguayo Óscar Washington Tabárez es el entrenador más veterano del Mundial de Rusia 2018. Con 71 años, este maestro de profesión, exfutbolista y entrenador dirigirá su cuarta cita orbital al frente de la ‘Celeste’ (la ha orientado en las Copas de 1990, 2010 y 2014), una selección que, en el momento de su segundo arribo, en el 2006, solo vivía de los recuerdos.

Con 12 años al frente de Uruguay en este segundo ciclo (ya la había dirigido entre 1988 y 1990), el ‘Maestro’ puso de nuevo a los ‘Charrúas’ en la élite: los llevó a las semifinales del Mundial de Sudáfrica 2010, a los octavos de final de Brasil 2014 y luego, a pesar de padecer una dura enfermedad —el síndrome Guillain-Barré—, logró la clasificación a Rusia 2018. Además, su gestión lleva un título: el de la Copa América del 2011 jugada en Argentina.

En el certamen orbital que está próximo a comenzar, Uruguay debutará el 15 de junio frente a Egipto. En su Grupo, el A, también están Rusia y Arabia Saudita. Una zona propicia para que Tabárez siga haciendo historia.

“El camino es la recompensa”
Tabárez llegó de nuevo a Uruguay ya que el fútbol de su país tocó fondo el 16 de noviembre del 2005, día en el que la selección que dirigía Jorge Fossati perdió por penales el repechaje frente a Australia y se quedó por fuera del Mundial de Alemania 2006.

La pobre participación en Corea y Japón 2002 con Víctor Púa como DT (eliminado en fase de grupos), las no clasificaciones a los Mundiales de 1994 y 1998 y la desazón de no estar en Alemania, fue el cúmulo de fracasos que hicieron pensar a la Federación Uruguaya de Fútbol que Tabárez tenía que ser el elegido para cambiar la situación.

Fue una cuestión de necesidades: Tabárez se la había pasado escribiendo un proyecto deportivo que soñaba aplicar en una ‘Celeste’ que casualmente veía como se evaporaba su popular ‘Garra Charrúa’, esa que los llevó a ser los primeros campeones mundiales en 1930 y que les permitió arrebatarle el título a los brasileños en su propia casa en 1950, logrando el ‘Maracanazo’, la mayor gesta del fútbol.

Desde su llegada, Tabárez explicó su proyecto, argumentando que era a largo plazo. La idea era unificar el trabajo que se hiciera en la selección mayor con el de las juveniles.

Para Enrique Arrillaga, periodista del diario El País de Uruguay, ese fue uno de los grandes aciertos de Tabárez.

“Pienso que él no revolucionó el fútbol uruguayo, pero sí le dio un vuelco y empezó un proceso que incluía a las selecciones juveniles. Escogió a los entrenadores de las categorías Sub-15, 17 y 20 con la meta de que esos jugadores desembocaran en el equipo de mayores. Si ves la nómina de Uruguay hoy, prácticamente todos sus futbolistas han hecho parte de ese proyecto. El ‘Maestro’ conoce a todos los jugadores de cada categoría”, indicó Arrillaga.

Para el reportero, además, Tabárez “definió muy bien el perfil de jugador que necesitaba la selección. Así el futbolista que llegue tiene que cumplir con ciertas características deportivas y también con un comportamiento profesional fuera de las canchas, porque él entiende que un jugador de selección es un ejemplo para el país”.

Esas características específicas tienen que ver con un estilo de juego de mucha “respuesta en lugar de propuesta ofensiva”, explica Arrillaga, una estrategia que resulta perfecta para la entrega interminable que los ‘charrúas’ siempre han tenido.

“Gracias a eso, ves que Uruguay juega contra las grandes potencias y, aunque puede llegar a perder, nunca sale goleado”, concluye el periodista.

La demostración máxima de esa idea ocurrió en el Mundial de Sudáfrica 2010, donde la ‘Celeste’, con jugadores importantes y encausados como Fernando Muslera, Diego Lugano, Édinson Cavani, Diego Forlán, Luis Suárez y compañía, logró un meritorio cuarto lugar. El equipo quedó eliminado en semifinales tras caer dignamente por 3-2 frente a la Holanda de Robben, Sneijder, Van Persie y compañía.

A su regreso al país tras esa gesta, el mensaje de Tabárez para sus jugadores y para su país fue como una especia de lema para su proceso: “El camino es la recompensa”.

La gloria... y el Guillain-Barré
Con aire en la camiseta tras el cuarto lugar en Sudáfrica 2010, Tabárez recogió los frutos de sus primeros cinco años de trabajo en el nuevo ciclo al ganar la Copa América de Argentina 2011, tras vencer en la gran final 3-0 a Paraguay.

Sin embargo, el equipo sufrió luego un bajón, que desencadenó que tuviera que disputar su cupo a Brasil 2014 en el repechaje frente a Jordania. Uruguay se clasificó, pero en esa Copa la ‘Celeste’ no solo no pudo brillar (quedó eliminado en octavos tras perder 2-0 con Colombia), sino que también sufrió el escándalo del delantero Luis Suárez, expulsado del certamen por morder al defensa italiano Giorgio Chiellini.

Tras esto, la ‘Celeste’ enfiló baterías con el objetivo de clasificar al Mundial de Rusia 2018 (lo hizo siendo segundo en la eliminatoria), en un proceso que resultó exitoso porque el ‘Maestro’ tenía, fruto de su proceso, a jugadores jóvenes listos para reemplazar a los referentes que se fueron, como Lugano y Forlán.

Además, el veterano estratega empezó a padecer el síndrome Guillain-Barré, un trastorno neurológico que hace que los nervios no puedan enviar señales de manera eficaz a los músculos. Por eso, Tabárez ahora es visto dirigiendo los entrenamientos y partidos con la ayuda de un bastón y hasta de un pequeño carro eléctrico. Pero, a pesar de las dificultades, su espíritu se mantiene en pie.

“Puedo afirmar que nunca vi a un entrenador con ese sentido común y ese sentimiento de convicción”, afirma Sebastián Eguren, exintegrante de la selección de Tabárez.

Ahora, en Rusia, el veterano estratega buscará ratificar que es el auténtico ‘maestro’ del Mundial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Comentarios