Esto es lo que revela el estudio sobre los peces 'envenenados' del río Cauca

Esto es lo que revela el estudio sobre los peces 'envenenados' del río Cauca

Marzo 25, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País 
Río Cauca

Una escena común en el Cauca: contaminación del río con detergentes.

Jorge Orozco / El País

En palabras sencillas, dice Inés Restrepo, la Coordinadora del grupo de Saneamiento Ambiental del Cinara, la contaminación del río Cauca está afectando a los peces. Y esos peces, a su vez, los estamos consumiendo.
O más bien, los consumen a diario las personas que viven junto al río como los habitantes del corregimiento de El Hormiguero y quienes aún habitan el jarillón. Cada que ellos se comen un pez del río, acumulan sus contaminantes. Entre ellos metales pesados con potencial cancerígeno.
En la leche de las madres lactantes de la zona, de hecho, se detectaron estos contaminantes, así que los bebés también los estarían consumiendo.

Esa fue la conclusión del estudio que presentó el Cinara esta semana.

***

Cinara traduce Instituto de Investigación y Desarrollo en Abastecimiento de Agua, Saneamiento Ambiental y Conservación del Recurso Hídrico. El estudio en cuestión fue financiado por el sistema general de regalías, con recursos de la Gobernación del Valle.

Para desarrollarlo, explicó el investigador e ingeniero químico Andrés Mauricio Zapata, se recolectaron 21 muestras de pescado en el río Cauca a su paso por el corregimiento de El Hormiguero, en la Comuna 6, al oriente de la ciudad, y en la vereda El Paso de la Torre en el municipio de Yumbo.

Las especies de pescado recolectadas fueron bocachico y corroncho. Igualmente los investigadores encontraron en la zona 22 madres lactantes, quienes suministraron muestras de su leche materna para ser analizadas.

Los investigadores evaluaron los contaminantes que podrían generar cáncer o malformaciones. Metales pesados como cadmio, mercurio y plomo. También compuestos llamados bifenilos policlorinados, “altamente cancerígenos”. Y retardantes de las llamas, sustancias que se añaden a los materiales combustibles para evitar incendios.

Los resultados de laboratorio, dice el estudio, comprueban la presencia de estos metales pesados en todas las muestras de pescado analizadas. Seis muestras tomadas en el jarillón de la Comuna 6 de Cali y en la vereda El Paso de la Torre, presentaron valores de cadmio por encima de lo permitido por las normas colombianas.

Lea también: Autoridades ambientales se reunirán con Ecopetrol para analizar causas del derrame

Además, 62% de las muestras de pescado presentaron valores de mercurio ligeramente por debajo de los establecidos en las normas, con un problema: aunque los valores están por debajo, en la zona de investigación el pescado es prácticamente la única proteína de las personas. Es decir: a diario consumen peces contaminados, lo que, a largo plazo, puede poner en riesgo su salud.

El estudió también halló presencia de bifenilos policlorinados en las muestras de pescado, “y los valores obtenidos superan los límites máximos permitidos”, se lee en el documento.

Igualmente, en la leche materna de las madres de la zona se certificó la presencia de cadmio, mercurio y plomo.

Río Cauca

Los problemas erosivos constituyen una de las mayores amenazas del río.

Jorge Orozco / El País

***
El investigador del Cinara Andrés Mauricio Zapata asegura que el estudio demuestra que hay una alta probabilidad de que las personas que viven a orillas del río Cauca a su paso por Cali y que consumen pescado con frecuencia, desarrollen a largo plazo cáncer o incluso malformaciones.

“No es nuestra intención ser alarmistas, pero hay que informar lo que está pasando. Las personas que consumen pescado del río no conocen los riesgos. Ellos ven el pescado como la forma de suplir sus necesidades alimenticias, pero como profesional puedo advertir que el pescado del río Cauca a su paso por Cali no es apto para el consumo y hay que tomar medidas”.

Hay varias sospechas sobre de dónde proviene la contaminación del río. Los investigadores del Cinara dicen que probablemente la presencia de metales como el mercurio se deba a la minería de oro del departamento del Cauca.

El basuro de Navarro también podría estar contaminando al río. Este relleno sanitario fue cerrado en 2008, pero según el Cinara, tras algunas revisiones se encontró que los lixiviados del vertedero podrían estar cayendo al Cauca. “Hay zonas del relleno que no tienen geomembrana para impedir el paso de los lixiviados al suelo y creemos que pueden haber filtraciones”, dice el investigador Andrés Mauricio Zapata.

“Otra fuente importante que nosotros pensamos que puede explicar la contaminación es el canal CVC Sur. El canal recoge aguas residuales del sur de Cali y en su entorno están asentadas muchas industrias, talleres, que vierten sus desperdicios sobre el canal y eso va al Cauca sin tratamiento”, agrega.

Gilberto Sepúlveda, Jefe del Departamento de Tratamiento de Emcali, confirmó que se ha detectado que pequeñas industrias, sobre todo talleres de pintura cromado, estarían vertiendo contaminantes como desechos de plomo al canal interceptor sur.

“La mayoría están ubicados por los lados de Santa Elena. Son talleres de metalmecánica muy pequeños, de garaje incluso. Las aguas del canal interceptor llegan directamente al río”.

Además, explicó Sepúlveda, el canal sur recoge las aguas de los ríos Meléndez, Cañaveralejo y Lili, y aguas arriba de estos afluentes hay invasiones, sin alcantarillado por supuesto, así que la gente vierte sus desechos en estos ríos. Y todo termina en el Cauca.

Sin embargo, Sepúlveda advirtió que el río, desde su nacimiento, recibe las aguas de ciudades como Popayán y Jamundí, “y en su recorrido hasta Cali puede traer muchos contaminantes de zonas industriales. En ese sentido uno no podría determinar si los contaminantes que tiene el Cauca son de Cali o no. Habría que hacer un estudio puntual”.

La CVC por su parte admite que el panorama ambiental de la cuenca del Cauca es complejo. “La calidad de las aguas se afecta por los vertimientos de aguas residuales domésticas e industriales que se generan por los centros poblados”, aseguró la entidad tras un cuestionario enviado por este diario.

Según la CVC, por cierto, 16 empresas tienen permisos de vertimientos en el río Cauca, en el corredor Jamundí, Cali, Palmira, Candelaria y Yumbo. Estas empresas deben tratar el agua que vierten al río. Sin embargo no todas cumplen las normas. Existen actualmente seis procesos sancionatorios contra empresas privadas y municipios que no han entregado, por ejemplo, el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos.

El sector agrícola igualmente genera altos impactos sobre el río debido al uso de fertilizantes, herbicidas y pesticidas que terminan en el afluente.

“La evaluación de los parámetros de calidad del río Cauca se realiza por tramos. Se han establecido tres: en la zona sur, Tramo I, desde la estación antes de Timba hasta Puente Hormiguero; el Tramo II se localiza desde la estación Hormiguero hasta Mediacanoa y el Tramo III desde Mediacanoa hasta la estación La Virginia, en límite con Risaralda. El comportamiento del oxígeno disuelto (OD) en el Tramo I presenta concentraciones superiores a 4 mg/l, lo cual indica una buena calidad para conservación de la vida acuática. En el Tramo II, correspondiente a la zona media del departamento, se evidencia un marcado decrecimiento en la curva de oxígeno alcanzando concentraciones de 0 mg/l, en la estación Vijes, (es decir que no hay vida) reflejo del impacto de los vertimientos de residuos líquidos realizados en este tramo ya sea de forma directa como las descargas de Cali e industrias localizadas en la zona de Acopi – Yumbo o indirectamente a través de tributarios como los ríos Guachal, Arroyohondo y Yumbo, afectados por vertimientos domésticos e industriales”, agregó la CVC.

***
Algunos expertos consideran en todo caso que el estudio del Cinara habría que evaluarlo en profundidad. Entre otras cosas, consideran que 21 muestras de pescado del río no son representativas para sacar conclusiones. Sin embargo coinciden con el Instituto en un asunto: el agua del Cauca está altamente contaminada.

William Andrés Ocampo, Director Técnico del Laboratorio de Investigaciones Ambientales de la Javeriana, ha estudiado el río. En 2016 publicó un informe en la revista ‘Science of the Total Environment’, relativo justamente a sustancias cancerígenas:

“Se realizó una estimación de los riesgos para la salud humana y los resultados sugirieron algunos efectos carcinogénicos probables debidos a los HAP (Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos), especialmente en los niños expuestos durante la natación recreativa (hay niños que se bañan en el río) y los adultos que trabajan en la extracción de arena", se lee.
En 2013 Ocampo publicó otra investigación relativa a la calidad del agua en el Cauca:

“En el Laboratorio de Investigaciones Ambientales de la Javeriana diseñamos un método para calcular la calidad del agua, basado en inteligencia artificial. Cuando el método se aplicó al río Cauca, los resultados durante varios años mostraron que la calidad del agua era “posiblemente regular en un 70%” y “posiblemente mala en un 40%”. (En el método desarrollado la suma no necesariamente deber ser igual a 100%). El cálculo se hizo con datos desde 2002 hasta 2010, suministrados por CVC, y ahora estimo que la situación puede ser peor”.

William Ocampo, como los investigadores del Cinara, advierten que se debe poner en marcha un programa “intensivo” de recuperación del río del que depende el suministro de agua del 70% de Cali. “Es necesario tomar medidas urgentes para mitigar el riesgo en la salud de las madres y los bebes lactantes de la zona de estudio”, insiste el informe del Cinara.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad