Violencia en zonas de rumba en Cali, dolor de cabeza de la Policía

Marzo 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Violencia en zonas de rumba en Cali, dolor de cabeza de la Policía

A las afueras de esta discoteca del norte de Cali fue asesinado Diego Armando Rojas, la madrugada del 1 de marzo de este año. La Policía investiga el hecho.

Las autoridades atienden cerca de 60 riñas cada noche en zonas de rumba. El 1 de marzo una persona fue asesinada a la salida de una discoteca.

El pasado 1 de marzo un joven de 27 años de edad, identificado como Diego Armando Rojas, fue apuñalado en varias oportunidades por un grupo de personas a la salida de una discoteca del norte de Cali. 

La agresión fue registrada por cámaras de seguridad de la zona, en las que se observa cómo al menos cuatro personas atacan con puñales a Rojas quien, luego de ser llevado a una clínica, murió. 

De acuerdo con las versiones de la Policía, el hecho se presentó luego de que Rojas, quien departía en la discoteca con algunos compañeros de trabajo, presuntamente había tocado las partes íntimas de una mujer, situación que provocó un altercado al interior del establecimiento y que terminó con la riña en las afueras de la discoteca. 

De acuerdo con el coronel William Sánchez, comandante operativo de la Policía de Cali, las investigaciones apuntan a que los responsables de la muerte de Rojas son varios de sus propios compañeros de trabajo. 

“Hemos podido identificar a los responsables de este asesinato y, de acuerdo con los testimonios que hemos obtenidos, sabemos que fueron compañeros de trabajo de Rojas quienes lo atacaron. Sabemos que todos trabajaban en ventas en la ciudad y que incluso, la mujer a la que habría tocado Rojas, también trabajaba con él”, manifestó el oficial.

Sin embargo, más allá de las minucias judiciales de este caso, ¿qué se esconde detrás de este asesinato en una de las zonas rosas de Cali?

Para el analista Mauricio Vásquez, coordinador del programa Cali Cómo Vamos, el caso de Rojas manifiesta los altos niveles de violencia urbana y de intolerancia que se viven en la ciudad y que generan un alto porcentaje de las muertes violentas. 

“Las cifras de la Alcaldía muestran que el año pasado se registraron en Cali 293 muertes por problemas de convivencia. Es una cifra inferior a la del 2013, cuando se presentaron 356 homicidios por esas mismas razones. Sin embargo, se trata de un número muy elevado de muertes en medio de riñas, peleas, enfrentamientos entre vecinos”, afirma Vásquez.

El analista, además, sostiene que de acuerdo con la encuesta de percepción de seguridad realizada por Cali Cómo Vamos, los caleños consideran que el valor de la vida es uno de los menores respetados en la ciudad. 

Zonas con mayores problemasDe acuerdo con la Policía de Cali,  la zona de rumba que presenta mayores problemas de seguridad es Menga. Las fiestas que se realizan  en apartamentos o casas también se convierten en puntos críticos para la seguridad. En promedio, la Policía destina 70  uniformados para prestar seguridad en las zonas de fiesta en la ciudad.

Las opiniones de Vásquez parecen ser respaldadas por las estadísticas que maneja la Policía respecto a problemas de intolerancia, sobre todo en las zonas y los horarios de rumba en la ciudad.

De acuerdo con el coronel Wilson Sánchez, en las zonas de rumba de la ciudad como Menga, la Avenida Sexta o incluso la Carrera 66, en el sur de Cali, se pueden atender en las noches de viernes y sábado entre 50 y 70 riñas y peleas callejeras.

Además, indica el coronel, en los operativos que realizan las autoridades para garantizar la seguridad en esas zonas, se incautan en promedio 400 armas por noche, en su mayoría, cortopunzantes.

“Las personas están a la defensiva y tienen la mentalidad de autoprotegerse. Por eso llevan elementos como navajas o cuchillos. En general, todas estas riñas se presentan cuando las personas están bajo los efectos del alcohol o las drogas”, afirma el coronel. 

De hecho, de acuerdo con las estadísticas de la Alcaldía, los días en los cuales se presentan más homicidios en la ciudad, son precisamente viernes, sábado y domingo, en horas de la noche; así como los lunes, en horas de la madrugada.

En lo que va de 2015, sin embargo, solo se ha registrado un asesinato por riñas en medio de las zonas de rumba de la ciudad, a pesar de que las estadísticas de riñas siguen siendo las mismas del 2014, indicó la Policía.  

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad