Víctimas del conflicto armado, ¡Ojo con los estafadores!

Noviembre 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Víctimas del conflicto armado, ¡Ojo con los estafadores!

Las personas que sean víctimas de este tipo de fraude pueden denunciar en la línea nacional 01 8000 911 119 o al correo electrónico grupocontrafraudes@unidadvictimas.gov.co

En el país ya se conocen tres mil denuncias de estafas a los beneficiarios de la ley, de esas 114 corresponden al Valle.

A doña Patricia*, víctima de desplazamiento, el Gobierno Nacional le otorgó una ayuda humanitaria por dos salarios mínimos mensuales vigentes, es decir, $1’232.ooo. Ella, sin embargo, solo recibió $200.000. Un abogado, que había prometido ayudarla a agilizar dicho trámite, le cobro un millón de pesos por ese ‘favor’. Y como doña Patricia ya le había firmado un papel, ni siquiera pudo quejarse. Esos $200.000 apenas le alcanzaron para pagar el arriendo unos cuantos días.La historia de esta estafa la cuenta uno de los personeros del Valle del Cauca que ayer participaron en el lanzamiento de la campaña ‘Ojo con el fraude’, una iniciativa de la Unidad Nacional de Víctimas, que busca que las personas que van a acceder a una reparación económica no caigan en los engaños de aquellos que han convertido esta ley en un negocio rentable. En uno de los salones del Hotel Torre de Cali, el personero cuenta que a diario recibe denuncias de víctimas que aseguran haber sido engañadas por tramitadores, abogados o, incluso, conocidos que prometieron asesorarlas para pedir una reparación del Estado y que luego se quedaron con todo su dinero. Los fraudes a las víctimas del conflicto armado se han convertido en un delito tan común que entre el 2013 y el 2014 en el país se han recibido tres mil denuncias, de las cuales 600 ya están en manos de la Fiscalía General de la Nación. Durante la presentación de la campaña, Claudia Aristizabal, coordinadora de la oficina de defensa a las víctimas, informó que de estos casos, 114 ocurrieron en el Valle del Cauca. En ciudades como Cali y Buenaventura, que son las que aportan más víctimas, el riesgo de fraude es mayor, según la funcionaria. En la región se han detectado redes que se dedican a engañar a las víctimas. En estos grupos criminales participan desde tramitadores y abogados hasta funcionarios del Estado y de las entidades financieras donde se reclaman las indemnizaciones económicas. “En el Valle del Cauca los casos de fraudes van en aumento. En el 2013 el 1,8 % de las denuncias que se conocían en todo el país correspondían a este departamento y este año ese porcentaje se incrementó al 3,8 %”, explica Claudia Aristizábal. Las modalidades que utilizan los estafadores varian. Se han identificado, por ejemplo, personas que les dicen a las víctimas que el dinero que les está ofreciendo la ley es muy poco, que ellos pueden ayudarles a aumentar ese monto. Y que, a cambio de eso, deben darles el 50 % de lo que reciban. Otros se acercan a las víctimas prometiendo agilizar los procesos de indemnización, que suelen ser largos.Asimismo, la Unidad de Víctimas también ha denunciado el fraude de las llamadas falsas víctimas, personas que mienten ante los puntos de atención. Las autoridades han identificado que algunas redes criminales engañan a ciudadanos humildes, les piden que declaren haber sufrido desplazamiento y otros hechos victimizantes, y les ofrecen el 10 o 20 % del dinero que les otorgue el Estado. ¿Cómo blindarse? La directora regional de la Unidad de Víctimas, Paula Gómez, explicó que la campaña ‘Ojo con el fraude’ ofrece claves para que las personas no caigan en las trampas de los estafadores. Según la funcionaria, lo primero que deben tener en cuenta los beneficiarios de la ley es que todos los trámites son gratuitos y no necesitan intermediarios. “También deben recordar que la información es confidencial y solo se puede entregar en lugares autorizados. Nunca se puede mentir ante las entidades porque eso trae sanciones muy graves”, afirma Paula Gómez.Otro punto que deben recordar las víctimas es que las ayudas humanitarias solo pueden destinarse a gastos de vivienda, alimentación o salud. Si este dinero se invierte en otros gastos que nada tienen que ver con las necesidades básicas, pueden ser acusadas ante la Unidad Nacional de Víctimas. En el Valle, por ejemplo, muchas esposas, hijas, hermanas han denunciado a sus familiares por no invertir bien las indemnizaciones otorgadas por el Estado. Eso, dice Paula Gómez, es otro tipo de fraude que ronda a la Ley de Víctimas. *Nombre cambiadoCapturado estafadorAlias Junior, un líder indígena de Tuluá, quien trabajaba como defensor de Derechos Humanos, fue capturado ayer por unidades del CTI de la Fiscalía para que responda por el presunto delito de estafa agravada.La detención se llevó a cabo en un local del barrio Las Américas. En el momento de la captura, alias Junior, quien dirige en Tuluá una fundación de víctimas de la violencia, se encontraba con sus dos escoltas de la Unidad Nacional de Protección.A este hombre, quien representa la organización indígena Nazakiwi, se le acusa de haber estafado a varias familias con la venta de casas en el barrio Bosques de Maracaibo de Tuluá sin poseer los títulos de propiedad. ‘Junior’ habría recibido al menos $80 millones por la venta de tres viviendas en este sector.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad