Venta ilegal de autopartes, un negocio que sigue 'rodando' en Cali

Octubre 28, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Venta ilegal de autopartes, un negocio que sigue 'rodando' en Cali

Según cifras de Asopartes, el mercado negro de venta de autopartes robadas en Cali y el Valle del Cauca mueve alrededor de 49 millones de dólares.

La Sijín de la Policía ha desmantelado este año dos bandas dedicadas al hurto de vehículos y comercialización de autopartes robadas. Avanzan investigaciones contra este delito en el centro de Cali.

En Cali han sido robados en lo corrido del año 1.520 automóviles, según las estadísticas de la Sijín. De esa cifra, las autoridades han logrado recuperar 291 vehículos gracias a los operativos y labores de investigación. Lea también: Venta de partes de carros robados, un negocio difícil de erradicar en Cali

Esto quiere decir que gran parte (cerca del 80%) de los 1.229 automotores restantes son 'desguazados' en talleres improvisados a lo largo de la ciudad para luego ser comercializados en el mercado negro de autopartes.

De acuerdo con un investigador de la Sijín, estos lugares están ubicados principalmente en sectores de la periferia de Cali como son las comunas 1, 18 y 21, así como el Distrito de Aguablanca. Sin embargo, y a pesar de los allanamientos, controlar este flagelo es muy complicado porque  "los sitios son cambiados permanentemente para eludir a las autoridades", señala.

De estos puntos, las autopartes son llevadas a algunos locales en varias zonas del centro de Cali, los cuales se dedican a la venta de repuestos de vehículos de segunda. 

El investigador asegura que una vez allí, es muy difícil comprobar que las autopartes son robadas. "No podemos comprobar que la puerta o la farola que hallamos es de un carro robado o no. A las partes les borran sus marcados", precisa.

No obstante, las autoridades han tenido positivos resultados en la lucha contra el hurto de vehículos y comercialización de autopartes. En lo que va del 2015, se han capturado 208 personas por estos delitos.

"Hemos desarticulado dos bandas. La de los 'Indios RX' que se dedicaban al hurto y comercialización de motocicletas (11 capturados); y la de los 'Alta Gama' (23 capturados) que robaban automóviles en modalidad atraco para llevarlos a Ecuador o comercializar las partes en el mercado negro", cuenta el investigador.

Precisamente esta semana la Policía Metropolitana de Bogotá desarticuló una banda delincuencial dedicada al atraco y robo de autopartes en el centro de Bogotá en el sector del Bronx. Organización conformada en su mayoría por habitantes de calle que tenían azotado a todos los conductores que transitaban por esta zona.

Según relata el investigador, en Cali también se presenta - en menor medida- esta modalidad de robo de autopartes en el centro de la ciudad. "Tenemos dos investigaciones en curso por grupos de personas que cometen este delito en la Carrera 10", añadió.

Estas personas se dedican principalmente al robo de retrovisores, biseles, y logotipos, de vehículos que transiten o son estacionados en este sector.

En la ciudad los carros más robados son aquellos modelos que se usan como taxis, es decir, los KIA Picanto, Hyundai, Chevrolet Spark y Mazda 323; precisamente porque el gremio de los taxistas es el que más repuestos y autopartes requiere.

Para el presidente de Asopartes, Tulio Zuloaga, el mercado negro de los repuestos robados ha tomado una mayor fuerza a causa del incremento del dólar en el país, ocasionando un "gran" daño al sector dedicado al comercio legal de autopartes.

"Los repuestos nuevos han incrementado en un 26% su valor, mientras que en el mercado ilegal las autopartes se venden a cualquier precio y eso lo hace atractivos para el consumidor", explica.

Según cifras de Asopartes, este mercado ilegal en Cali y el Valle del Cauca mueve alrededor de 49 millones de dólares. La cifra en todo el país asciende a los 320 millones de dólares.

Cali pasó en un año del primer al tercer puesto entre las ciudades con mayor número autopartes robadas, posiciones arrebatadas por Medellín y Bogotá. No obstante, las cifras de  este delito y hurto de vehículos siguen siendo preocupantes.

"La Policía hace un gran esfuerzo, pero tenemos una debilidad con los jueces de garantías. La ley dice que la venta y comercialización de autopartes robadas da entre tres y seis años de cárcel, pero a los capturados no se les está condenando regularmente", afirma Zuloaga.

En cuanto al mercado legal, el presidente de Asopartes señala que en el 2015 se presenta un leve incremento en facturación debido al alza del dólar. "En realidad hemos tenido una disminución del 7% en las ventas", concluyó.

 

 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad