Venta de partes de carros robados, un negocio difícil de erradicar en Cali

Venta de partes de carros robados, un negocio difícil de erradicar en Cali

Agosto 17, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Según la Policía, más del 80 % de carros hurtados son desarmados y sus partes comercializadas.

Durante los primeros seis meses de este año, dicen las estadísticas de la Sijín, en Cali fueron robados 918 vehículos, sin contar las motos. 918 carros en seis meses, 153 cada mes, 5 por día. En promedio, un carro está siendo robado en Cali cada cinco horas. 

Los investigadores de la Sijín advierten, además, que cerca del 80 % de esos vehículos son ‘deshuesados’ para, posteriormente, comercializar sus partes en el mercado negro de autopartes caleño. No se trata de una afirmación novedosa, de un descubrimiento. Es de común conocimiento entre las autoridades y los caleños que en varias zonas del centro de Cali se pueden conseguir repuestos de vehículos de segunda, a precios muy por debajo de los de los repuestos originales. 

¿Por qué, entonces, si se sabe qué está pasando con los carros robados y en dónde se venden las autopartes, no se ataca directamente ese mercado ilegal?

La respuesta, dice un investigador de la Sijín, es simple: es muy difícil, casi imposible, comprobar que las partes de carros de segunda mano vendidas en muchos almacenes del centro son robadas. Primero, precisamente porque muchas no lo son. Segundo, porque los delincuentes han aprendido a borrar el marcado que tienen las autopartes de muchos carros. 

“A principios de este año hicimos varios operativos e incautamos muchas partes de carros en almacenes del centro. Pero cuando quisimos llevarlas a la Fiscalía, no teníamos cómo probar que eran robadas, porque no tenían marcas. Por supuesto, no nos recibieron nada y no pudimos judicializar a nadie”, comenta uno de los investigadores de la Policía. 

¿Cómo atacar el mercado ilegal de partes en la ciudad? 

Para los investigadores de la Sijín es necesario, inicialmente, desarticular las organizaciones delincuenciales que hay detrás del hurto de vehículos. Por ejemplo, a principios de este año la Policía descubrió que muchas de las motos hurtadas en Cali estaban siendo vendidas a campesinos del Cauca. 

Para detener el fenómeno, desarticularon la banda denominada ‘los Indios’, que eran quienes compraban las motos robadas y posteriormente las vendían en zonas rurales del norte del Cauca. 

En Cali, en los primeros seis meses del año han sido desarticuladas 4 bandas dedicadas no al hurto de carros, sino a la comercialización de autopartes de vehículos robados y, asimismo, se han capturado 139 personas por hurto. 

Estos resultados, indica Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, es lo que ha hecho que en en 2015 el negocio de la venta de autopartes legales presente un crecimiento y se espere que, para fin de año, las ventas superen en un 5 % las del 2014.

De acuerdo con investigaciones de las autoridades, muchos de los sitios en los cuales se “deshuesan” los carros están ubicados en barrios con difíciles condiciones de seguridad del oriente de la ciudad. 

Sin embargo, los delincuentes cambian de lugar constantemente para evitar la acción de la Policía desplazándose incluso a las afueras de la ciudad o a otros municipios como Santander de Quilichao y Jamundí. 

“En esos municipios tiene los talleres para desarmar los vehículos y luego transportan las partes a Cali”. 

Los invesrigadores han determinado que en general los hurtos de vehículos se realizan por encargo, es decir, las autopartes que van a entrar al mercado negro están previamente negociadas. 

Hay grupos de personas que contactan a los ‘haladores’ de carros y les dan las especificaciones de los vehículos que necesitan. Éstos suelen tener entre uno y dos días para efectuar el robo y llevar el carro al “deshuesadero”, en donde es desarmado en menos de dos horas. 

“Estos delincuentes trabajan por encargo y tratan de vender las autopartes antes de el robo precisamente para evitar que sean detenidos con los elementos”, afirma un investigador de la Sijín.

Los carros más robados en la ciudad son aquellos modelos que se usan como taxis, es decir, los KIA Picanto, Hyundai, Chevrolet Spark y Mazda 323; precisamente porque el gremio de los taxistas es el que más repuestos y autopartes requiere para sus vehículos.

Ahora bien, uno de las herramientas más novedosa con que cuenta la Policía para detectar las autopartes robadas es el marcado con micropuntos. 

Se trata de una tecnología nueva, que usa en Norteamérica, Asia y Europa, que consiste en marcar con un spray las partes de los carros. El spray adhiere sobre la superficie de cada parte miles de puntos que solo pueden observarse a través de luces especiales. 

Los puntos tienen un código alfanumérico que es ingresado a una base de datos.

La tecnología está en proceso de aplicación en Colombia y actualmente solo hay una empresa, Datapunto, que presta este tipo de servicios.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad