“Una mina le cuesta a las Farc lo mismo que una gaseosa”: Alcaldía de Florida

Febrero 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Oriana Garcés, redacción de El País.
“Una mina le cuesta a las Farc lo mismo que una gaseosa”: Alcaldía de Florida

Violencia. La mayoría de las víctimas en el país por minas antipersona son miembros de la Fuerza Pública. Sin embargo, la población civil no está exenta del peligro de estos artefactos explosivos.

Comunidades de Florida y Pradera, se encuentran sitiados por el auge de los campos minados.

Para los habitantes de las zonas rurales de Pradera y Florida, como en el cuento de Caperucita Roja, es mejor no salirse del camino. La advertencia que en el popular relato hace la madre, se replica en estos municipios a causa de una amenaza real: las minas antipersona.El jueves pasado, un habitante de la vereda Villa Pinzón, de Florida, encontró un cable enterrado que cruzaba la carretera. El hombre, quien recorre ese trayecto a diario, les avisó a las autoridades que podría haber una mina en el lugar.“Lo grave es que esa es una carretera principal, utilizada por más de 60 niños para llegar al colegio Idebic. Para ir a clases se han tenido que desviar por otros caminos, que son más largos”, dijo Jader Taquinas, presidente en Florida de la Asociación Indígena de Colombia.El líder emitió una alerta para que no se transite por la zona, mensaje que circuló de inmediato en la comunidad.El secretario de Gobierno de Florida, Ramiro Moncada, aseguró que el Ejército “está verificando si el cable se trata de un señuelo para engañar a la población y causar pánico, o si en realidad es una mina”. Por el momento, los habitantes del sector acordonaron la zona para impedir una nueva desgracia.Desde el último incidente en Pradera, en el que un hombre que iba en bicicleta perdió su mano izquierda al estallar un artefacto explosivo al pie de la carretera, los habitantes manifestaron su temor a transitar por la zona rural debido a la evidente existencia de campos minados.En estos municipios, donde se concentra el mayor número de víctimas por minas antipersona en el Valle del Cauca, hubo catorce casos (entre muertos y heridos) en el 2011: nueve en Florida y cinco en Pradera. En lo corrido del 2012 se ha presentado un incidente en Florida, en el que murió un menor de 15 años .Frangey Rendón, gestor de Paz del departamento, indicó que “las comunidades están allí en una situación crítica, amenazadas por las minas desde el año pasado, debido al recrudecimiento de la dinámica militar de las Farc en la zona”.Castigo inmerecidoEl pasado 2 de agosto, un campesino de 81 años perdió su pie izquierdo mientras trabajaba en sus cultivos, en el corregimiento de La Fría, parte alta de Pradera. Unos días atrás, una vaca voló por los aires.“Estos hechos causan temor y hacen que la comunidad se aisle en sus propias fincas, pues prefieren no utilizar los terrenos alejados de las casas para cultivar”, explicó Frangey Rendón.Nilson Quitumbo, líder indígena de Florida, afirmó que los sitios más peligrosos son los cercanos a los páramos, que son considerados sagrados por estas comunidades. “Sólo nos podemos desplazar por caminos que se reconocen por ser muy transitados. El problema es que así no salgamos, nuestro ganado también se ve afectado”, dijo.Por su parte, el gobernador indígena del resguardo Kwet Wala, Cristian Rivera, indicó que a raíz de los combates entre las Farc y el Ejército, “en corregimientos como El Líbano, (Pradera) donde vive una comunidad campesina, ellos prefieren no salir, pues temen a las granadas y los ‘tatucos’ que quedan sin explotar”. Otro habitante explicó que “dos días después de que el Ejército acampa en una zona, la guerrilla aparece y pone minas”.Pese a que las autoridades confirmaron que el incidente con el ciclista no se trató de una mina antipersona, sino de un artefacto detonado de manera controlada por las Farc, los habitantes del lugar aseguran que el peligro ahora es mayor. El alcalde de Pradera, Adolfo Escobar, aclaró que, aunque el caso del ciclista se presentó en la vía que conduce a los balnearios naturales de Potrerito, que son frecuentados por turistas los fines de semana, “no hay campos minados en el sector turístico o donde hay alto tránsito de personas”. Añadió que durante el consejo de seguridad de la semana pasada se le solicitó al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, “un estudio de toda la zona rural para ubicar los campos minados”.Una cuestión a largo plazoDaniel Ávila, director de la Agencia Integral contra Minas Antipersonal, Paicma, aseguró que “una de las principales dificultades es el desconocimiento de dónde están los campos minados. Con el tiempo, estos artefactos se cubren de vegetación y se vuelven más difíciles de detectar, pero continúan activos”.Para Moncada, el secretario de Gobierno de Florida, la guerrilla no dejará de usar este tipo de explosivos porque le sirve para evitar el avance y persecución de las tropas.“Para las Farc, fabricar una mina cuesta lo mismo que comprar una gaseosa. Además, les dan ventaja en Florida y Pradera, donde hay pasos naturales que comunican con los departamentos de Tolima, Valle y Cauca”, afirmó.Aunque actualmente la mayoría de las víctimas en la zona son miembros de la Fuerza Pública, (el 80% según las cifras del Paicma), el director de esta entidad reconoció que Florida es el caso más crítico en el Valle desde hace más de 20 años. Este municipio lidera el número de víctimas por minas antipersona en el departamento, con 133 casos desde 1990.“A diferencia de otras regiones de Colombia, en esta zona no se ha hecho desminado humanitario por la constante presencia de la guerrilla. Las medidas que se han tomado son operaciones de ‘barrido’ del Ejército en busca de explosivos”, aclaró el funcionario.Mientras tanto, Nilson Quitumbo asegura que la comunidad sólo tiene una cosa que decir: “El llamado es para que los territorios indígenas sean respetados. Si están pensando en una Colombia con indígenas o campesinos sin pies, no queremos hacer parte de ella”.Menores, los más vulnerablesLos expertos en conflicto armado coinciden en que los menores de edad son la población más vulnerable por los accidentes con minas antipersona.En lo corrido del 2012, tres menores han muerto y doce más han resultado heridos por minas o munición sin explotar en el país. Esto representa un incremento frente al mismo periodo del año pasado, donde hubo un menor muerto y dos heridos por este tipo de artefactos explosivos.A comienzos de febrero de este año, la explosión de una mina antipersonal causó la muerte de un joven de 15 años en Florida y dejó heridos a cuatro de sus acompañantes.La incertidumbre por esta situación es tal, que la familia del joven fallecido abandonó su vivienda y se desplazó a otro departamento.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad