Una llamada permitió el rescate de una fisioterapeuta secuestrada en el oriente de Cali

Enero 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Un hurto de un vehículo se convirtió en un secuestro simple de una empleada de una cooperativa privada de salud. El hecho se perpetró en el barrio Remansos de Comfandi.

Hora y media duró en Cali el secuestro de una fisioterapeuta, a quien tres delincuentes pretendían hurtarle el vehículo y las tarjetas bancarias.El hecho se registró hacia las 4:00 p.m. del martes en el barrio Remansos de Comfandi, en el oriente de la ciudad, después de que la mujer de 41 años atendiera a un paciente en ese sector. En momentos en que la profesional, adscrita al Programa Hospital en Casa de una cooperativa privada, se subía a un Chevrolet Spark, color gris, de su propiedad, fue abordada por varios hombres, quienes la obligaron a pasarse al asiento trasero y la llevaron hasta el barrio Potrero Grande. "Una persona que observa el movimiento sospechoso llamó a los policías del cuadrante y denuncia sobre un hurto, inmediatamente los uniformados reaccionan y comienza la búsqueda", explicó el general Fabio Castañeda, comandante de la Policía Metropolitana. Luego, en Potrero Grande otro ciudadano alerta a la Policía sobre "una mujer a quien entraban a empujones a una vivienda. Es así como se coordina con el grupo especializado antisecuestro y la Fiscalía para realizar la diligencia", agregó el oficial. Cuando las unidades del Gaula llegan al lugar, la mujer grita y se logra capturar a alias El Indio, de 18 años, Mecha Lisa, de 17 años, y Chiqui, de 13 años. "La profesional en salud estaba amordazada, encima de la cama y le iban a colocar un pasamontañas y unas gafas para sacarla de la zona en otro carro particular. Esto es un caso de hurto de automotores y de secuestro simple. Los secuestradores son delincuentes comunes, el mayor de edad tiene antecedentes por robo", explicó el general Castañeda. Destacó que el éxito de la operación se debió a la coordinación entre la comunidad y la Policía, "a la llamada a tiempo sumada a las cámaras de videovigilancia que permitieron detectar el secuestro. Si no hubiese sido por la llamada, la respuesta policial habría sido lenta, quién sabe en qué circunstancias estaría ella ahora". Añadió que los raptores procedían de la zona de ladera y delinquían en el Distrito de Aguablanca. El general Castañeda precisó que los delincuentes no alcanzaron a hacer ninguna exigencia económica a la familia de la víctima, sino que al parecer pretendían sacar plata de la cuenta bancaria y llevarse el automotor para desgüazarlo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad