Una bugueña contó el drama de ser deportado de Venezuela

Una bugueña contó el drama de ser deportado de Venezuela

Agosto 25, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Gloria Elsy Arana intentó cruzar por trochas a Colombia desde el primer día del cierre de la frontera, pero este lunes fue retenida y deportada. Su familia quedó desintegrada temporalmente por la acción militar en Venezuela.

[[nid:456923;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/video-trochas-734.jpg;full;{Este domingo, Gloria Elsy Arana, vallecaucana, intentó cruzar de Venezuela a Colombia por trochas a orillas del río Táchira pero los militares venezolanos no lo permitieron. Hoy fue deportada por la guardia venezolana.Video: especial para El País}]]Las familias del Valle del Cauca no son ajenas al drama que padecen los centenares de colombianos que han sido deportados en las últimos cuatro días desde Venezuela. Aunque no se conoce una estadística oficial sobre cuántos coterráneos han sido obligados a abandonar el vecino país, empiezan a conocerse casos que dan cuenta de la grave crisis humanitaria que se vive en la frontera. 

Lea también: Santos convoca de urgencia a Comisión Asesora de Relaciones Exteriores.

Gloria Elsy Arana, de aproximadamente 40 años y oriunda de Buga, es una de los más de 700 colombianos que han sido deportados. Ella llegó al país vecino hace 20 años, y desde hace ocho vive en San Antonio del Táchira, sector La Invasión, donde residía con su esposo y dos hijos de 5 y 8 años, respectivamente. Otros dos hijos mayores de edad residen también en San Antonio del Táchira. 

Diana Carolina García, familiar de Gloria Elsy en Cali, dijo a Elpais.com.co que la medida adoptada por el presidente Nicolás Maduro implicó la desintegración total de la familia, y hasta la tarde de este lunes no se sabía nada de la suerte de la señora Arana.

Desde hace cuatro días, cuando inició el cierre, "ella estuvo intentando cruzar la frontera hacia Cúcuta por caminos destapados, pero yo le dije que no lo hiciera porque eso podía ser peligroso. Incluso lo intentó una noche esperando que se durmiera el comandante de guardia de los militares venezolanos", relató García.  

[[nid:456960;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/militares-venezuela-734.jpg;full;{Gloria Elsy le dice por mensaje de voz a su familiar en Cali cómo intentó en repetidas ocasiones cruzar hacia Colombia desde San Antonio del Táchira pero no fue posible.Audio: especial para El País}]]

Así se puede constatar en un audio enviado por Gloría Elsy desde la frontera a través de Whatsapp, donde afirma que intentó cruzar "por la trocha y como cambiaron el teniente no nos dejaron pasar". 

Lea también: Declaran calamidad pública para atender crisis en la frontera colombo-venezolana.

Cuando se empezó a rumorar en San Antonio del Táchira que los colombianos iban a ser deportados, Hugo, el esposo de Elsy, decidió pasar la frontera con su hijo de ocho años hasta llegar a Cúcuta, de donde es oriundo y tiene familia. Ella se quedó sola en el rancho a orillas del río Táchira. 

"Él se fue porque a los primeros que retienen y tratan de paramilitares son los hombres, por eso se fue junto con otros hombres del lugar, dejando a las mujeres solas", dijo la señora García. 

La hija menor de Elsy, de solo cinco años, tuvo que ser enviada a casa de uno de los hermanos mayores, por lo que pudo estar a salvo de los operativos militares. 

Lea también: Cancillería le pide a Venezuela que se respete la integridad de los colombianos.

"Durante el tiempo que Gloria estuvo en el rancho sola, escuchó como los militares venezolanos tumbaban las casas desocupadas y vio como a sus vecinos les quitaban dinero y no los dejaban pasar a ninguna parte, solo hasta ayer que sí pudieron cruzar", cuenta Diana. 

De acuerdo con los testimonios de los colombianos que están en la frontera, sus casas en territorio venezolano fueron marcadas por los militares con una R (Revisada) o una D (Derribar). Como si se tratara de cartón, una retroexcavadora tumbó las paredes de lo que fue el alojamiento de hombres, mujeres y niños que por años habían residido en territorio venezolano.

A esto se sumaron versiones de los nacionales que llegaron en buses provenientes de Venezuela, escoltados por patrullas de Migración Colombia, en las que se mencionaban otro tipo de atropellos por parte de los militares del vecino país.

De igual manera, según le pudo contar Gloria a su familiar en Cali, las tropas tumbaron el único puente que conectaba el caserío donde vivía ella con el casco urbano de San Antonio del Táchira. 

"A las 6:30 a.m. de hoy (lunes) me escribió al Whatsapp que estaban detenidos pero no me dijo dónde.  A las 10:30 a.m. me dijo que ya los iban a sacar de las celdas para pasarlos a Cúcuta por el puente", dijo la familiar de esta vallecaucana, madre de cuatro hijos, todos ciudadanos venezolanos. 

Elsy no es ciudadana venezolana, solo cuenta con documentos colombianos. Lo último que se supo de ella es que fue llevada en una camioneta de la guardia venezolana al casco urbano de San Antonio del Táchira para recoger la niña de cinco años que estaba al cuidado de uno de sus hermanos mayores y ser deportadas hacia Colombia. 

[[nid:456936;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/colombianos-frontera-734.jpg;full;{En una grabación de voz enviada a su familiar, esta bugueña cuenta cómo están viviendo familias colombianas en San Antonio del Táchira por cuenta del cierre decretado por Nicolás Maduro.Especial para El País}]]

El caso de Gloria Elsy se suma a la cifra entregada por el presidente Santos este lunes: 751 colombianos han sido deportados desde Venezuela por la frontera.

514 fueron trasladados a albergues habilitados especialmente para ellos, mientras que los restantes se han trasladado a sus hogares en el resto del país.

Un ataque de presuntos “paramilitares”, contra la guardia venezolana, el 19 de agosto, en el que tres uniformados del vecino país y un civil resultaron heridos, fue el argumento del Gobierno de Nicolás Maduro para adoptar, desde el pasado miércoles, el cierre de la frontera, en ese momento por 72 horas, plazo que el fin de semana fue ampliado indefinidamente tras la declaratoria de estado de excepción. Varios sectores de San Antonio del Táchira, como Mi pequeña, Barinas, Antonio José de Sucre y Esequiel Zamora, en los cuales vivían muchos de los nacionales que a la fuerza debieron cruzar el puente Simón Bolívar, permanecen bajo fuerte ocupación de las tropas venezolanas. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad