Una bala se le atravesó a los sueños de Pedro

Agosto 12, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Oriana Garcés Morales I Redacción El País

Un patinador, de 12 años, fue herido en su casa. Iban a matar a su hermano. La familia de Pedro espera que el menor pueda volver a competir con la Selección Valle de Patinaje.

Lo primero que se ve al entrar a la casa de Pedro es una enorme foto, colgada en la pared de la sala, en la que luce su uniforme de la Liga Vallecaucana de Patinaje.Debajo de la foto hay un mueble con trofeos que certifican su triunfo en competencias regionales. Al lado, un diploma y más adelante, un ramillete de medallas. En todos los rincones de la vivienda hay una pequeña muestra de los logros del joven en este deporte. Pedro, que toda su vida ha vivido en el barrio El Trébol, se interesó a los 4 años por el patinaje, cuando vio que otros niños entrenaban en la cancha al frente de su casa. Hoy, a los 12 años, intenta recuperarse en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario del Valle, HUV, tras ser víctima de una bala perdida el miércoles en la noche.Pedro había llegado hace poco de su entrenamiento diario cuando dos pistoleros, que intentaron ingresar a la fuerza a su casa, dispararon indiscriminadamente hacia las personas que se encontraban en la sala de la vivienda.“Estábamos viendo el partido de Brasil cuando oímos la balacera y corrimos para adentro. Ahí fue que le dieron. No vimos nada, sólo cuando Pedrito cayó al suelo”, cuenta su madre, Zorayda Alvíncula. Según el reporte de las autoridades, el ataque contra la vivienda fue a las 9:10 p.m. “Todo el mundo escuchó los tiros, eran más de cinco, la gente corrió a esconderse”, dice una vecina que vio a los delincuentes cuando huían. Agregó que Pedro es un “niño tierno que se ha hecho querer de la gente”.El menor recibió un disparo de bala que le entró por el cuello y recorrió su cuerpo hasta la parte izquierda del abdomen. Sus familiares lo trasladaron en el carro de un vecino al Hospital Primitivo Iglesias, donde le dieron los primeros auxilios. Posteriormente, fue remitido al HUV.Laureano Quintero, director de Trauma del HUV, informa que el menor se encuentra estable, “se hicieron unas intervenciones para manejar unos problemas en el tórax, se va a operar por un problema en el diafragma pero hasta el momento la situación es satisfactoria”.Las versionesAunque la familia de Pedro asegura no tener enemigos, las autoridades investigan si el atentado iba dirigido contra el hermano mayor del patinador. El joven, de 23 años, que salió de la cárcel en febrero, estuvo detenido por el delito de hurto y tiene antecedentes por homicidio. Igualmente, indagan si el ataque fue producto de los problemas que hay por el alto número de expendios de drogas en el sector.La mañana siguiente al ataque, otro hecho de violencia se presentó en la casa de Pedro. Un joven, que fue herido por un impacto de bala, aseguró que se había disparado accidentalmente con un arma que pertenece al hermano de niño. “Supuestamente adentro había un arma de fuego pero el muchacho no la ha entregado”, asegura un policía de la estación del Municipal. El joven herido no formuló ninguna denuncia. Su sueño es ser campeón“Así sea de selección Valle, pero quiere ser campeón”, expresa la madre del menor. Dijo que en los momentos en los que no entrena o chatea con sus amigos de la Liga, Pedro dibuja: “quiere estudiar dibujo técnico porque todo lo que ve lo dibuja”. Con 12 años, y más de 50 medallas, Pedro es uno de los deportistas más destacados de su generación. Su entrenador, William Mota, resalta el esfuerzo de su familia, ya que en muchas ocasiones, por falta de recursos, el joven viaja solo a las competencias. “Ahora estaban haciendo una rifa para ir al campeonato de Pereira, que es del nueve al once de septiembre, esperamos que salga bien de la operación para que siga patinando”, declara el docente.El proceso de Pedro comenzó en el Club Semilla cuando tenía 4 años. Al cumplir 8, ingresó a la Liga Vallecaucana de Patinaje por sus buenos resultados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad