Un miembro de la Armada Nacional fue asesinado en Tuluá

Un miembro de la Armada Nacional fue asesinado en Tuluá

Marzo 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá

La otra víctima era un chef y propietario de un restaurante de la ciudad.

En menos de cinco horas y en hechos aislados, dos hombres fueron asesinados este miércoles en las calles de Tuluá. Una de las víctimas era un suboficial de la Armada Nacional que acababa de arribar a una pizzería en el barrio Salesianos. El primer hecho se registró hacia la 1:00 p.m. en una peluquería ubicada en la Carrera 18 con Calle 23, en el barrio Rojas. Dos hombres, a bordo de una motocicleta ingresaron a ese establecimiento e intimidaron con sus armas a las personas que a esa hora se encontraban en ese sitio, al parecer con la intención de despojarlas de sus pertenencias. Sin embargo, uno de los clientes reaccionó y se enfrentó contra uno de los malhechores quien en el forcejeo le propinó un disparo en la cabeza. Gravemente herido, José Armando Castillo Millán, de 45 años fue trasladado hasta la Clínica San Francisco en donde falleció minutos después. Lo que se pudo establecer es que este hombre era un reconocido chef de la ciudad y propietario de un restaurante conocido como “La sazón del gordo”. Cinco horas después de este hecho, en American Pizza, ubicada en la esquina de la Calle 31 con Carrera 28, en el barrio Salesianos, sicarios motorizados acabaron con la vida de un suboficial perteneciente a la Brigada Fluvial de Infantería de Marina, con sede en Buenaventura. La víctima, de 30 años, fue identificada como Óscar Eduardo Gómez Vélez, a quien los desconocidos le propinaron cuatro disparos en la cabeza. De acuerdo con las vainillas halladas en la escena del crimen, los agresores utilizaron una pistola calibre nueve milímetros. Testigos del hecho dijeron que el militar acababa de llegar a ese sitio en compañía de una mujer a bordo de un automóvil Chevrolet Aveo de color negro y de placas KCS-523 de Tuluá. El reconocimiento de estos cadáveres estuvo a cargo de unidades adscritas a la Policía Judicial. Lo paradójico es que estos hechos de sangre se registraron mientras en el despacho del Alcalde se celebraba una reunión con el Alto Consejero Presidencial para la Convivencia y la Seguridad Ciudadana en donde se discutía la estrategia que se va a implantar en Tuluá para combatir los focos delincuenciales que afectan a esta población considerada como uno de los 20 municipios más violentos de Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad