Último adiós a caleño que fue asesinado en Chile en presunto caso de racismo

Abril 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Suárez Pérez / Reportero de El País

El cuerpo del conductor caleño Wilson Alberto Quintero será velado en una vivienda del Distrito de Aguablanca.

Paola González esperaba tener de regreso a su compañero, Wilson Quintero, antes de Semana Santa. Quería recibirlo en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón. El mismo sitio en el que lo despidió hace tres meses cuando él partió a Santiago de Chile.Hoy lo recibió, pero en un ataúd que llegó a las 9:00 a.m a la terminal aérea. Wilson fue asesinado el pasado 30 de marzo en el centro de la capital chilena, al parecer por xenofobia.En las últimas conversaciones telefónicas Paola escuchaba a Quintero desesperado por volver a verla. Eran pareja desde hace cuatro años, cada uno tenía un hijo, fuera de su unión. Wilson también le comentaba a su mujer que no estaba contento en ese país porque no ganaba suficiente. “El tiempo que estuvo allá no le alcanzó para enviar dinero a Colombia, hizo lo justo para comprar el pasaje de regreso”, recuerda la mujer de 21 años.El joven de 22 años, que laboraba como taxista en Cali antes de su partida, fue asesinado al parecer por un chileno el día antes de viajar a Colombia. Sus maletas habían quedado listas en la casa de sus familiares en Chile.El regresoEl féretro de Wilson llegó a las 9:00 a.m. de ayer en un avión que partió en la noche del miércoles de Chile. Después del aeropuerto, el cuerpo fue llevado a Medicina Legal y luego a la empresa funeraria. En el recorrido, varios taxistas esperaron el cuerpo en el Paseo del Comercio e hicieron una caravana hasta Medicina Legal. El joven, de 22 años, es velado en la caseta comunal del barrio Manuela Beltrán, donde había residido toda su vida.Paola González informó que Wilson será sepultado en el Cementerio Metropolitano del Sur a las 11. a.m. de hoy.Johny Rangel, líder de los taxistas, manifestó que los conductores acompañarán de nuevo el cuerpo, cuando salga del lugar de velación al camposanto.DiscusiónJohny Sánchez, tío del joven, señala que antes del ataque fueron a jugar un partido con los compañeros de trabajo. Desde su llegada a Chile, ambos se habían dedicado al trabajo en la construcción.De catorce jugadores eran los dos únicos extranjeros. El partido terminó cerca de las 10:00 p.m. En la capital chilena aún había personas en los paraderos. Los dos colombianos emprendieron el trayecto de 1 hora y 20 minutos para llegar a su casa: mitad del recorrido era en bus y la otra en el Metro de Santiago.Un reporte de la Fiscalía chilena conocido por El País señala que Wilson y Johny iban en el bus acompañados de otros tres pasajeros y el conductor. Dos de los ocupantes empezaron a “molestar a los colombianos y luego empezó una discusión”.En el registro del ente investigador entregado aparece qué se gritaban dentro del vehículo. Johny recuerda que ellos “nos gritaban “negro contra tu madre”, “este país es de nosotros”. Sánchez agrega que los de los insultos eran un hombre de tez blanca y otro de ascendencia indígena, identificado por la Fiscalía como Óscar R. D., de 48 años.Cuando el autobús llegó cerca a la estación del metro los colombianos descendieron y los demás pasajeros también. Los dos chilenos siguieron atacando con palabras a los colombianos.Johny, de 24 años, recuerda que se alejó una media cuadra de su sobrino para buscar un sitio donde orinar. Escuchaba a sus espaldas las ofensas de los chilenos. Luego escuchó a su sobrino que le gritaba “¡me chuzaron, tío! ¡me chuzaron!”.Johny fue tras los dos hombres. Le quitó el arma al hombre de ascendencia indígena -el supuesto asesino- y otras personas detuvieron al acompañante. Minutos después agentes de Carabineros (policía chilena) arribaron al sitio. El reporte de la Fiscalía indica que la muerte se presentó a las 11:00 p.m. en la comuna Santiago en una intersección de la avenida Recoleta.¿Xenofobia?El tío de Wilson dice que le ha ido bien económicamente, sin embargo piensa considerar su permanencia en el país austral.Johny señala que a veces, cuando se dan cuenta de que es colombiano, en la calle le dicen: “¿Colombiano? ¿Tenés coca buena, de la fina?. Yo no les pongo mucho cuidado. Puedo asegurar que la mayoría de los chilenos son buenos con los colombianos, en realidad son gente muy amable”.Medios chilenos han cuestionado si la muerte de Wilson se trata de un caso de racismo o xenofobia. Han comparado el hecho con la muerte de Daniel Zamudio, el joven homosexual chileno que fue brutalmente golpeado por parte de un grupo de neonazis el pasado 3 de marzo en un parque de Santiago. Las estadísticas entregadas por la Subsecretaría del Interior chilena señalan que los colombianos están en el quinto lugar de los extranjeros que más ingresan al país. De 369.346 foráneos que ingresaron a Chile el año pasado, 14.401 eran de Colombia.En el primer lugar está Perú con 138.525 nacionales en el país Austral, le siguen Argentina y Bolivia, que comparten fronteras con esa nación. En el cuarto puesto está Ecuador, con 19.963.La oficina de prensa de la dependencia ministerial le indicó a El País a través de un comunicado que están trabajando para modificar la ley de migraciones, que fue creada en 1975.Para la Subsecretaría “se puede observar que entre los factores de atracción que se han identificado se encuentran principalmente la estabilidad política, económica y social que el país ha mantenido (...) Los países de la región, ven a Chile como un país seguro, en el cual es posible desarrollar un proyecto de vida”.El organismo agrega que con la nueva ley “deberemos reforzar la coordinación de las políticas públicas nacionales que digan relación con la igualdad de oportunidades y de prevención de acciones de discriminación”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad