Tuluá apoya construcción de centro de reclusión para menores

Septiembre 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá.
Tuluá apoya construcción de centro de reclusión para menores

Este es uno de los pasacalles con los que el Concejo y la comunidad de Buga rechazó la construcción de un centro de reclusión para menores en su ciudad.

Luego del oficio que la Gobernación del Valle le envió a los alcaldes de ocho municipios del departamento, solicitando tener en cuenta la posibilidad de la construcción del nuevo centro de reclusión para menores (tras la negativa de Buga), solo Tuluá dio una respuesta alentadora.

Luego del oficio que la Gobernación del Valle le envió a los alcaldes de ocho municipios del departamento, solicitando tener en cuenta la posibilidad de la construcción del nuevo centro de reclusión para menores (tras la negativa de Buga), solo Tuluá dio una respuesta alentadora.El secretario de Gobierno de Tuluá, Jhon Jairo Gómez, en representación de la Alcaldía, explicó que “sí nos interesa un centro de reclusión, pero uno que permita ser un lugar de recuperación y rehabilitación de los menores. Esto es un proyecto muy importante para el departamento y si se debe construir en Tuluá no le vemos ningún inconveniente”. Goméz dijo que “el tema se ha exagerado porque no se está hablando de una cárcel de máxima seguridad, sino de un centro que si cuenta con todas las condiciones que debe tener, como buen espacio, talleres, docentes, seguridad, nada malo pasará”. En Tuluá, según fuentes de la misma Alcaldía, ya se estaría buscando un lote para la ubicación del centro de reclusión para menores infractores, en la zona rural del municipio. Al respecto, el secretario de gobierno del Valle, Jorge Homero Giraldo, dijo que la idea con la solicitud a los municipios es precisamente que vean si es posible que ellos pongan el lote y que la inversión, de $25.0000 millones, quede en alguna de esas localidades”.Giraldo aseguró que todas las propuestas de los municipios son bienvenidas, porque antes del 10 de octubre se tendrá que definir el sitio dónde construir, de acuerdo con el plazo perentorio que dio en días pasados en ese sentido el Alto Consejero para la Seguridad y la Convivencia Ciudadana, Francisco José Lloreda.Entre tanto, el director del Instituto de Bienestar Familiar, ICBF, en el Valle, John Arley Murillo, manifestó que preocupa que se haya dañado un trabajo de varios meses en el cual los representantes de Buga se habían comprometido con el proyecto. “Dónde queda el liderazgo de la ciudad de Buga, el compromiso con el departamento, ese tema es para pensar”, expresó el Director del Instituto de Bienestar Familiar en el Valle. “Ahora, cuando el tiempo corre, y para no ir a perder la inversión que está dando el Gobierno Nacional y la Gobernación del Valle, la otra opción es que se acepte poder adecuar los centros de reclusión de menores de Valle del Lili y Buen Pastor, en Cali, que entre otras cosas están copados con sus 350 y 270 cupos, respectivamente”, afirmó Murillo. A su vez, el Personero de Cali, Andrés Santamaría, insistió en que la entidad le ha hecho “seguimiento permanente a la situación y hemos alertado públicamente que Cali e incluso el Valle necesitan un centro de atención especializada para menores infractores con mayor capacidad”. Sobre la negativa de BugaLa oposición de los concejales de Buga de construir el centro de menores infractores en ese municipio fue tan contundente que incluso buena parte de la ciudadanía los apoyó. Esto se vio reflejado también en una serie de debates que se hicieron en el cabildo municipal y en que se inundó la ciudad con pasacalles rechazando el proyecto.De acuerdo con el concejal de Buga, Gabriel Fontal Grisales, bajo ningún punto de vista es conveniente la construcción de un centro de reclusión para menores en ese municipio “porque eso va en contravía de la vocación turística de nuestra ciudad, porque el turismo no la va ni con la indigencia ni con la inseguridad”.El edil indicó que el problema radica en que una de las modalidades que tienen esos centros de reclusión para adolescentes infractores, es que a muchos les dan permiso para salir los fines de semana, lo que afectaría a los bugueños y a los turistas en especial “porque muchos de esos jóvenes son delincuentes”.En el mismo sentido se pronunció el primer vicepresidente del Concejo de Buga, James Gómez Serrato, quien dijo que “por qué razón tenían que escoger a Buga para hacer esa obra entre los 42 municipios que tiene el Valle del Cauca y precisamente ahora que hemos sido declarados pueblo patrimonio de Colombia”.Si el ICBF quiere hacer algo bueno por la ciudad, por qué no dona los terrenos para un plan de vivienda de interés social”, manifestó el concejal Gómez Serrato.Así como en Buga, en municipios como Bugalagrande y Guacarí (de los ocho a los que la Gobernación les envió el ofició con la mencionada solicitud), los alcaldes coincidieron en decir que la decisión de construir o no un centro de reclusión para menores infractores en el Valle del Cauca depende solo de los miembros del Concejo de cada localidad y de la misma ciudadanía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad