Tristeza en el Cauca: hoy será sepultada en su tierra natal la pequeña Yuliana

Tristeza en el Cauca: hoy será sepultada en su tierra natal la pequeña Yuliana

Diciembre 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Colprensa
Tristeza en el Cauca: hoy será sepultada en su tierra natal la pequeña Yuliana

Una calle de honor esperaba el féretro de Yuliana Andrea en la pista del aeropuerto Guillermo León Valencia de Popayán. La pequeña será sepultada en el corregimiento Los Milagros.

El cuerpo de la niña fue trasladado desde Bogotá a Popayán y de allí su familia la llevó a Bolívar, Cauca, donde la sepultarán.

Algunos  apretaban una flor blanca en  su mano. Una calle de honor la esperaba en la pista del aeropuerto Guillermo León Valencia de Popayán. Cuando el ataúd con la pequeña Yuliana Andrea Samboní descendió del avión con un cielo nublado, con una trompeta le rindieron  honores. Lea también: Se realizaron en Bogotá honras fúnebres de la pequeña Yuliana

Cuatro mujeres policías acompañaron el féretro, mientras su padre, Juvencio Samboní, caminaba atrás. Un rosario de cuencas de madera en su pecho. El dolor reflejado en su rostro. Junto a él  un sacerdote. Al otro lado un familiar  cargaba un cuadro con la foto de la niña. Un retrato de Yuliana con una corona de princesa. Sonriente.

El caso de Yuliana ha indignado al país. El domingo fue secuestrada de su barrio Bosque Calderón Tejada y llevada a un apartamento de Chapinero Alto. Según Medicina Legal, fue víctima de abuso sexual y asfixiada.

Su primo, Miller Imbachi Samboní, asegura que Yuliana era  muy carismática, que soñaba con ser reina.

Nelly, su madre, se desmayó apenas descendió del avión. Cuentan que está desconsolada. Desde que se enteró de la noticia no para de llorar. Están en shock y es atendida porque está en el quinto mes de embarazo.

  “Mire cómo llegamos, con tristeza, con este dolor, nos fuimos a buscar una mejor vida y un desgraciado nos arruinó la vida, nos hizo regresar, sin mi pequeña…”, fueron las palabras de Juvencio Samboní al conversar con el gobernador del Cauca, luego que este último le brindara un abrazo. En tierra, policías, socorristas, funcionarios públicos, soldados, policías... recibieron a estas personas para demostrarles que no están solos en esta tragedia.

El cuerpo de la niña Yuliana  Andrea Samboní fue llevado de regreso a su hogar: una vereda del municipio caucano de Bolívar, en el Macizo Colombiano, del que había salido hace más de un año para vivir en la capital.

La pequeña fue trasladada en un avión de la Policía desde Bogotá hasta Popayán y de allí se realizó el traslado por tierra hasta la vereda El Tambo, del corregimiento de Los Milagros en Bolívar.

 Allí será sepultada hoy. En el pueblo en el que nació hace siete años.  La familia Samboní, Juvencio y Nelly partieron de Bogotá  años atrás. Allí nació su hija de 2 años. Y Yuliana llegó a la capital hace un año. 

Sus familiares cuentan que a principios del 2012 Juvencio Samboní empacó, en un maletín escolar, tres mudas, para luego tomar uno de las tantas chivas que recorren los caminos rurales caucanos para llegar a la cabecera municipal de Bolívar, luego abordó un bus que lo trasladó a Popayán. Después otros bus que lo llevó a Bogotá, donde quería ganar dinero, en cualquier empleo. Atrás quedaban su esposa y Yuliana. No tenía, ese momento, como darles de comer.

“Nos tocó salir porque la vida se puso muy dura en la finca, ya no teníamos comida, ni qué cultivar, además, a la vereda llegó  esa gente, amenazando, entonces con el Juvencio decidimos irnos para Bogotá, a probar fortuna, gracias a que un primo del Huila, que estaba allá en la capital, le dijo que nos recibía, no la pensamos dos veces, nos fuimos con poca ropa, cuando llegamos allá, lo único que había de trabajo era la construcción, empezamos en eso”, explica Miller Samboní, primo de Juvencio, al explicar porque esta familia caucana terminó en la capital del país.

Pasaron los meses, y Juvencio se fue acoplando al clima, a la lluvia, al frío, pero lo más importante, a la dureza de la ‘rusa’, como popularmente se le conoce a la construcción. 

Ya establecido, se llevó con él a su esposa y a su hija. En la capital nació su otra hija, de ahora 2 años. “La vida es irónica, el Juvencio se dio la pelea en la construcción para luego llevarse a Bogotá a su esposa y a las niñas, porque su meta era tenerlas todas en un casa, estaba ahorrando para el mismo construirla”, dice Miller.

A la cárcel, abusador El presunto responsable  del abuso sexual a una niña de 13 años en la vereda Lomitas, en zona rural de Santander de Quilichao, se entregó este miércoles en las instalaciones de la Fiscalía. El caso se registró el pasado 28 de noviembre en la vereda Lomitas cuando la niña salió de su casa para llevar a sus hermanos al colegio. El presunto responsable  fue cobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario y deberá responder por los delitos de acceso carnal violento agravado y secuestro simple agravado.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad