Tres muertos en menos de media hora en Tuluá

Noviembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá

Según la Policía, los crímenes ocurren en medio de una guerra entre 'Los Machos' y 'Los Rastrojos'.

En menos de media hora y en hechos aislados, tres hombres fueron asesinados anoche en las calles de Tuluá. Uno de los homicidios se registró en la Zona Rosa, en donde un sicario, a bordo de una bicicleta atentó en contra del propietario de una discoteca ubicada en ese sector. Entre tanto en el sector de la galería le quitaron la vida a un habitante de la calle a quien desconocidos le propinaron múltiples heridas con arma blanca. El primer caso se registró hacia 6:10 p.m. en la Calle 7ª con Carrera 17, en el barrio Portales de Riopaila, en donde sicarios motorizados agredieron a un joven identificado como David Estiven Ospina Castaño, de 20 años. A pesar de que a la víctima le propinaron 17 disparos, milagrosamente sobrevivió varios minutos mientras lo trasladaban a la Clínica San Francisco en donde fue sometido a un procedimiento quirúrgico. Sin embargo los esfuerzos que hicieron los médicos resultaron infructuosos, ya que David Estiven falleció en ese centro asistencial. En el momento en que la Policía estaba conociendo este caso fue informada de que al otro lado de la ciudad, en la Zona Rosa, acababan de atentar contra la vida de un comerciante. Esta vez, un sicario de 17 años, oriundo del municipio de El Cerrito, descargó el proveedor de una pistola calibre nueve milímetros en la humanidad de Alexánder Vanegas, de 28 años, propietario del Bar Palenque, ubicado sobre la Carrera 26 con Calle 40, en el barrio Príncipe, en el momento en que se disponía a abrir sus negocio. En los mismos hechos resultó herido en el abdomen, Harold Vanegas, hermano de la víctima. Al observar lo ocurrido, algunos vecinos del sector emprendieron la persecución del presunto homicida quien se movilizaba en una bicicleta todo torreno. Dos cuadras más adelante, en la Calle 41B con Carrera 26 el agresor se metió a una casa y luego trató de escapar por los techos. Sin embargo la Policía logró la captura de este individuo y recuperó el arma de fuego con la que al parecer se cometió el homicidio la cual se encontraba abandonada en una terraza. La racha criminal continuó por los lados de la Plaza de Mercado. En esta oportunidad, un reciclador de 30 años aproximadamente, fue asesinado por desconocidos en la Calle 21 con Calle 29, en el andén de un bar conocido como “El esquinazo tulueño”. Al infortunado, a quien conocían en ese sector con el apodo de “Carramán” le propinaron una herida profunda a la altura de la tráquea la que le produjo la muerte minutos después. Con estos homicidios se elevó a nueve el número de personas asesinadas en las calles de Tuluá en lo que va corrido del mes de noviembre. Según el comandante de la Policía Valle, coronel Julián González González, infortunadamente estos hechos de sangre se están presentando en la Villa de Céspedes por una guerra no declarada entre las bandas criminales, “Machos” y “Rastrojos” que se disputan el negocio del microtráfico en la ciudad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad