Trauma de rodilla, único problema de salud del cabo Villar tras secuestro

Marzo 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Trauma de rodilla, único problema de salud del cabo Villar tras secuestro

Este lunes el cabo del Ejército Jair de Jesús Villar pudo reunirse con su familia por un rato a solas.

En la mañana de este lunes el cabo del Ejército Jair de Jesús Villar recibió a miembros de su familia en las instalaciones del Hospital Militar Central en Bogotá.

La Dirección General del Hospital Militar Central informó que el cabo del Ejército Jair de Jesús Villar se encuentra en buenas condiciones generales de salud, aunque tiene un “trauma leve en la rodilla derecha", producto de una de las caminatas. Lea también: Cabo Villar es atendido por médicos del Hospital Militar en Bogotá

Villar Ortiz recuperó su libertad el domingo, luego de estar desde el 3 de febrero en manos del ELN. En horas de la tarde llegó al hospital militar central en Bogotá donde fue atendido por un grupo interdisciplinario de médicos.

En un comunicado oficial el Hospital dijo que Villar Ortiz, “fue encontrado en buenas condiciones generales tanto físicas como emocionales”.

Se informó que a las 10 a.m. pudo recibir a su familia, en este caso la madre, su hermano mayor, la esposa, la suegra y a su hija. El encuentro fue supervisado por el equipo médico inicialmente y luego el núcleo familiar se reunió a solas.

“El día de hoy se realizaron exámenes de laboratorio e imágenes diagnósticas cuyos resultados se encuentran pendientes. En la tarde se dará continuidad con el protocolo de chequeo médico para liberados”, señaló el hospital

En la tarde del domingo su familia tuvo el primer encuentro con el Cabo Villar. Una de sus hermanas, Yorledis Villar, que está en La Guajira le dijo a Colprensa que el militar manifestó estar en buenas condiciones.

“Él solamente dijo que ya esta pesadilla había pasado, que estaba feliz, que había sido una prueba de vida. Está feliz, muy emocionado. Fueron 10 minutos que estuvieron juntos”, relató.

“Él mismo le dijo a la esposa que se sentía bien, que él no se había enfermado de nada, que lo único que le aquejaba era una cirugía que le habían hecho de apendicitis en diciembre. Que estaba bien, que el trato fue bueno, que nunca lo insultaron, que nunca lo forzaron a hacer algo que no quisiera hacer”, precisó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad