Tras un año de atentado contra periodista de Semana la Fiscalía no tiene ningún detenido

Mayo 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Tras un año de atentado contra periodista de Semana la Fiscalía no tiene ningún detenido

Este es un aparte de la publicación Tolemaida Resort, uno de los informes exclusivos realizados por el equipo investigativo que lidera Ricardo Calderón sobre el escándalo en el centro de reclusión militar de Tolemaida, donde uniformados condenados por violaciones a los derechos humanos han gozado de extravagantes privilegios.

El periodista Ricardo Calderón, jefe de investigaciones de la revista Semana, quien sufrió el atentado al parecer por una investigación que realizaba, dijo que aún guarda la esperanza de que se capturen a los responsables.

El periodista Ricardo Calderón, jefe de investigaciones de la revista Semana y quien salió ileso de un atentado hace un año, dijo el jueves que pese a que el caso sigue en la impunidad, sin ningún detenido, aún guarda la esperanza de que sean capturados y procesados los responsables, al parecer militares corruptos. Lea aquí: Presidente Santos calificó de "repudiable" atentado contra el periodista Ricardo Calderón "El objetivo (de la Fiscalía) es trapar desde el autor material hasta el que dio la orden" para asesinarlo, aseguró Calderón en entrevista telefónica con The Associated Press. "Se ha avanzado de mitad de tabla hacia bajo, es decir, están identificados lo que podrían haber sido los materiales; eso está claro como en un 80%". El 1 de mayo del año pasado Calderón fue atacado a bala por dos pistoleros cuando regresaba a Bogotá después de trabajar en un reportaje para afianzar su investigación de que decenas de militares condenados por delitos de lesa humanidad vivían a sus anchas en una supuesta cárcel para uniformados. El periodista se salvó gracias a que alcanzó a lanzarse a una zanja sin recibir los impactos de bala. La agresión contra el reportero fue repudiada en su momento por el presidente Juan Manuel Santos, Naciones Unidas y numerosas agremiaciones periodísticas. Aunque advirtió que tenía prohibido suministrar detalles concretos de la investigación judicial, Calderón precisó que la Fiscalía General tiene establecido que al menos 10 personas participaron del atentado en su contra, "entre toda la logística, la inteligencia, los seguimientos... Hay un avance grande en la investigación", afirmó. Calderón sostuvo que está claro que el 1 de mayo de 2013 fue seguido por sus agresores desde que salió de su casa hasta el momento en que fue atacado cuando detuvo su auto al borde de una carretera. "Eso está establecido con pruebas técnicas" como seguimientos a los teléfonos celulares que había en la zona del fallido intento de homicidio en las afueras del municipio de Girardot, a unos 85 kilómetros al suroeste de Bogotá. "Lo ideal es que la investigación se base más en pruebas técnicas que en testimonios, porque los testigos pueden ser polémicos y la prueba técnica es científica e irrebatible y contundente", agregó Calderón, quien en 2013 fue destacado con el máximo reconocimiento que en Colombia se les entrega a los reporteros: Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista. Pese a que se abstuvo de revelar los cargos de sus eventuales agresores, Calderón, de 43 años -21 de ellos en Semana -, enfatizó en que detrás del atentado en su contra al parecer hay "militares de alto rango" que en el pasado fueron denunciados en sus escritos por corrupción administrativa, espionaje ilegal y comodidades en prisiones para uniformados. En febrero pasado, tras una publicación de Calderón, el comandante de las Fuerzas Militares, el ahora general en retiro Leonardo Barrero, fue despedido del cargo por el presidente Santos tras un artículo en el que se desveló corrupción en millonarios contratos del Ejército. Lea aquí: Denuncias de corrupción ponen contra las cuerdas al Ejército NacionalSantos, sin embargo, aclaró que removió a Barrero no por corrupto sino por una conversación telefónica en la que descalificaba a la Fiscalía por sus indagaciones contra militares por el asesinato de civiles. Por las publicaciones de Calderón, junto a Barrero cayeron al menos otros 10 generales. Un año después del ataque, el comunicador advierte que, aparte de militares deshonestos, muy seguramente narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros denunciados por él también pudieron haber estado detrás del atentado. Actualmente Calderón anda con tres escoltas. Sin embargo, dice, su objetivo a corto plazo es andar sin guardaespaldas para poder seguir siendo "un reportero invisible", como se define así mismo, toda vez que no tiene cuentas ni en Facebook ni en Twitter para que nadie no lo conozca y así poder conseguir información en cualquier parte.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad