Tras intervención policial, piden intervención social en 'ollas' del centro de Cali

Agosto 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Tras intervención policial, piden intervención social en 'ollas' del centro de Cali

Durante la intervención en el barrio Sucre, la Policía realizó constantes requisas a los consumidores que permanecen en las calles del sector y en especial en las denominadas ollas o espacios de consumo y comercialización de bazuco, cocaína y marihuana.

Erradicación de las ollas se cumplió en un 95 %, dice la Policía. Consumidores se han desplazado.

La intervención de la Policía en las llamadas ollas del vicio en el barrio Sucre, en el centro de Cali, que mañana cumple los 60 días de plazo para su erradicación, tiene dos caras: la de los operativos policiales que ya han dejado dos bandas de expendedores desmanteladas y la de los consumidores que se han desplazado a otras zonas de la ciudad. El pasado 5 de junio el presidente Juan Manuel Santos ordenó, como parte de la segunda fase de erradicación de las ollas en el país, que se intervinieran otros 25 de estos espacios de consumo y comercialización, como se hizo en abril y mayo pasado. Sucre fue uno de esos lugares. El general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía Cali, aseguró que la orden presidencial en el barrio Sucre se cumplió un 95 %, gracias a que se venía con la experiencia de una primera fase de intervención en un sector vecino (El Calvario) y a que ya se tenía identificada e investigada dicha zona. Castañeda, sin embargo, dijo que el esfuerzo policial que están haciendo las autoridades tiene que ser complementado por el Estado con un trabajo político y social en cada uno de los barrios intervenidos.“Nosotros erradicamos las llamadas ollas y capturamos a los expendedores, pero quedan los habitantes de la calle y las familias de bajos recursos que necesitan atención”, afirmó el comandante de la Policía Cali, quien dijo que de todas formas se ha tratado de unir a la comunidad con actividades como la del 13 de julio pasado, donde los habitantes de Sucre disfrutaron de una jornada de salubridad y también de recreación.Resultados de la intervención De acuerdo a un investigador de la Sijín de la Policía, una de las bandas desarticuladas en el barrio Sucre fue la de ‘los Diablitos’, la cual utilizaba una vivienda del sector para el almacenamiento y comercialización de droga.“En un allanamiento comprobamos que dentro de la vivienda la banda escondía los estupefacientes en una especie de caleta, que tenía una puerta de un grosor de diez centímetros con varias cerraduras. El día del operativo se incautaron 8.000 dosis de bazuco”, dijo el investigador. La banda fue desarticulada el mes pasado, luego de la captura de sus ocho integrantes. En mayo pasado la Policía ya había detenido a la líder del grupo, alias Martha. Esta banda también tenía influencia en el barrio El Calvario. El oficial explicó que la otra banda delincuencial afectada en Sucre, denominada ‘los Papis’, cayó el miércoles pasado, luego de seis meses de seguimiento e infiltraciones en conjunto con la Fiscalía, que pudieron dar fruto en plena intervención. “Se capturaron diez personas, entre ellas el jefe de la banda alias ‘el Papi’ y a ‘la India’, quien reclutaba a mujeres para que guardaran y entregaran papeletas de bazuco y cigarrillos de marihuana. La modalidad que empleaban era andar en motos y esconder la droga en las partes íntimas”, explicó la fuente de la Sijín, La Policía también informó que durante la intervención se decomisaron en total 5.000 dosis de marihuana, 11.000 de bazuco, 1.000 de cocaína, se realizaron 10 allanamientos y se capturaron 80 personas por diferentes delitos, en su mayoría por tráfico de estupefacientes. El problema se desplazaLa presidenta de la Junta de Acción Comunal de Sucre, Aris Molina, dice que la intervención no funciona en el sector porque la Policía lo que hizo es esconder a los consumidores, a los habitantes de la calle. Las autoridades llegan de un momento a otro, hacen un operativo, requisan a la fuerza a las personas y lo que ha generado esto es que los consumidores, por ejemplo, se desplacen de Sucre a El Calvario, al Obrero, a San Bosco, afectando otras zonas de la ciudad. Incluso, en un recorrido que hizo El País se pudo evidenciar que en las calles conocidas como la de ‘la heroína’ y la de ‘los locos’, en Sucre, y en las calles intervenidas de El Calvario, se sigue registrando la misma presencia de consumidores que lo que hacen es esperar que se vaya la Policía para consumir sus dosis personales. Es por esto que, el padre José González, director de Samaritanos de la Calle, afirmó que la intervención que se hizo en El Calvario y la que termina en Sucre fue buena, pero es parcial. “Debe ser un trabajo permanente e integral porque de lo contrario seguirá ocurriendo lo mismo: los consumidores se van a otros lugares a comprar droga, pero regresan a Sucre y El Calvario a consumirla sin presencia policial”, aclaró.Por su parte, el secretario de Gobierno, Carlos José Holguín, reiteró que el componente social en estos sectores llegará a largo plazo, en la medida que se coordinen proyectos con el Gobierno Nacional.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad