Tras fuga de menores, piden revisar seguridad en Centro de Formación Juvenil Valle del Lili

Abril 26, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Durante el motín que se registró en la noche del pasado jueves se fugaron 55 menores de edad, de los cuales 15 ya fueron recapturados.

La Personería de Cali hizo este viernes un llamado urgente para revisar los protocolos de seguridad en el Centro de Formación Juvenil Valle del Lili, luego del motín que se registró en la noche del jueves y que dejó un saldo de 40 jóvenes infractores fugados. El ente de control pidió que se refuercen los "sistemas de seguridad con mecanismos modernos" y que se evalúen los protocolos durante los días de visita. Igualmente, se insiste en "la necesidad de construir en Cali un centro de formación con condiciones de seguridad que permitan realizar los proceso de re-socialización, re-educación y formación adecuadamente". Para esto, se solicitó a la Alcaldía de Cali y a la Gobernación del Valle que se "integren esfuerzos administrativos y financieros para solventar esta problemática". El llamado de la Personería se da luego de que cerca de 300 jóvenes del centro de reclusión protagonizaron un motín hacia las 11:00 p.m. del pasado jueves, el cual dejó como resultado la fuga de 55 menores (15 de ellos recapturados) y daños en las instalaciones del sitio, pues quemaron la planta de energía y varias colchonetas.Además de la fuga, ocho jóvenes resultaron heridos al intentar huir saltando desde un muro de más de siete metros de altura. Uno de ellos fue trasladado al Hospital Universitario del Valle, con politraumatismos y en estado inconsciente.El defensor regional del pueblo del Valle, Carlos Rodríguez, manifestó su preocupación por la situación y recomendó a las autoridades realizar una minuciosa limpieza del lugar, pues los vidrios rotos y demás objetos destruidos "podrían ser utilizados como armas por los internos". "Lo que percibo es un ambiente de mucha agresividad por parte de los jóvenes, quienes, indudablemente, debieron haber estado planeando el motín", agregó Rodríguez. Por esta situación, en la mañana del viernes se realizó una reunión con la Policía Nacional, el director del Icbf, la Defensoría del Pueblo, la Personería de Cali y las directivas del Centro de Formación Juvenil Valle del Lili. "Como resultado de la reunión se acordó revisar los protocolos de visitas, entendiendo que a raíz de una problemática que se presenta con estos se desencadenó el incidente; así mismo se solicitó al ICBF realiza una denuncia formal por las evasiones presentadas y los daños ocasionados en las instalaciones", afirmó la Personería en un comunicado. Igualmente, se llamó la atención de la Secretaría de Gobierno de Cali, para que "se asegure de que las cámaras de seguridad del Centro de formación estén funcionando", pues aunque están instaladas, no sirven en la actualidad. El motínPara atender la emergencia, que dejó el reclusorio sin servicio eléctrico, fue necesaria la intervención de más de 300 uniformados, según lo confirmó Edward Hernández, delegado de la oficina de Menor y Familia de la Personería de Cali, quien agregó que los disturbios duraron alrededor de dos horas y media."Los jóvenes se salieron de sus secciones y destruyeron la cocina y las puertas, además de quemar colchonetas y la planta de energía. Hubo cuantiosos daños", indicó Hernández. La emergencia tuvo que ser apoyada por un helicóptero de la Policía que sobrevoló la zona. A su vez, Miguel Medina, encargado del Sistema de Responsabilidad Penal de Infancia y Adolescencia del Icbf, explicó que para controlar la complicada situación fue necesaria la intervención “no solo de la Policía de Infancia, sino del Esmad, pues hasta las 11:00 p.m. no se había podido recuperar el control del centro”.Según informaron trabajadores del centro de formación, que pidieron reserva en su identidad, el motín se presentó tras el anuncio del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar de prohibir la entrada de alimentos desde el exterior durante los días de visita.Las fuentes aseguran que la medida se tomó debido a que en los últimos días fueron descubiertos elementos prohibidos como drogas, armas y celulares al interior de las comidas, ingresadas a la institución por los mismos familiares. Respecto a esto, el defensor regional del pueblo, Carlos Rodríguez, afirmó que hará una petición para que se les practique pruebas de sustancias alucinógenas a todos los internos del Centro. Cabe mencionar que esto ocurrió solo horas después de que uno de los adolescentes quemados en un incendio generado en un intento de motín en el centro de formación de menores del Buen Pastor, el jueves pasadom muriera por una falla renal y complicaciones respiratorias.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad