Tras acuerdo sobre drogas ilícitas, analistas dicen que proceso de paz no debe frenarse

Tras acuerdo sobre drogas ilícitas, analistas dicen que proceso de paz no debe frenarse

Mayo 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa

Expertos en conflicto armado afirman que el acuerdo al que llegaron el Gobierno y las Farc demuestra que el proceso de paz puede llegar a un feliz término.

El anuncio sobre el acuerdo en el tercer punto de la agenda que está en negociación entre el Gobierno Nacional y las Farc, relacionado con drogas ilícitas y narcotráfico, generó diversas reacciones con un componente común: la mentalidad positiva frente al proceso de paz, en medio del escepticismo. Para el analista político Alejo Vargas, este acuerdo significa un gran paso en las negociaciones. "Indica que estas conversaciones cada vez se vuelven más irreversibles". Esto, considera Vargas, significa para el país un gran avance, teniendo en cuenta que el narcotráfico, así como la lucha por la tierra, han sido siempre pilares fundamentales de la guerra nacional. El también analista León Valencia se mostró optimista con la noticia, ya que para él lo sucedido es lo que el país estaba esperando para salir del escepticismo en que muchos han puesto el proceso de paz. Jaime Zuluaga, doctor en Derecho y Ciencias Políticas, consideró el anuncio de este acuerdo como un hecho “altamente positivo”, pues dice que demuestra que el proceso se sigue consolidando, además de que -dice- manifiesta la voluntad política que tienen las Farc creando así "condiciones para hacer irreversible el proceso de paz". A su turno, el exconsejero Nacional de Paz Armando Borrero, coincide en destacar el acuerdo. “Fue una decisión muy oportuna, teniendo en cuenta la ofensiva de la extrema derecha contra el proceso de paz en este tiempo de campaña”, afirma, y agrega que este tercer acuerdo que se logra con las Farc es clave en el proceso de paz, porque el “narcotráfico es el motor de toda la violencia que vive Colombia actualmente”. El posconflictoAnte lo que vendría para Colombia si se concretan acuerdos en los seis puntos de la agenda de diálogos, los especialistas consideran que sin duda será el inicio de una nueva era que daría facilidades para acabar con la violencia y el crimen del país. Sin embargo, cada experto planteó un posconflicto diferente. Para Vargas, lo importante es la consolidación del proceso de paz “ya que este acuerdo no significa que sea seguro, porque podrían incumplirlo. Nuestro país está lleno de firmas y acuerdos que no se cumplen”. Todo esto significaría una disminución muy importante de cultivos ilícitos, mas no sería la terminación total del conflicto, ya que existen distintas bandas de narcotraficantes que no se acabarían con el acuerdo de La Habana. No obstante, es optimista al afirmar que “esa disminución permitiría al Gobierno enfrentar mejor esa otra serie de organizaciones ilegales que están ligadas al narcotráfico”. Frente al tema, Zuluaga agregó: “Si se pone fin a la guerra armada se abre la posibilidad de nuevas políticas, nuevas oportunidades, nuevo contexto para luchas políticas sociales. Se frenaría la criminalización que estas luchas alrededor del narcotráfico han generado”. El especialista resaltó que “de lograrse este acuerdo habría un escenario completamente diferente en el país, el cual permitiría aislar el fenómeno del narcotráfico y daría un importante avance frente al consumo de drogas que se ha disfrazado sin querer reconocer que es un problema de salud pública muy grave que vive el país”, concluyó Zuluaga. Por su parte, Borrero cree que la paz es casi un hecho, siempre y cuando no se frene el proceso. “Es necesario que el país realice un proceso de transición. Hay que respaldar al Estado y a la sociedad para que puedan impedir que los actores de violencia resuciten, porque podrían surgir unos nuevos”. Añade, además, que después de cumplir el acuerdo de paz se podría pensar en una sociedad más justa, con más oportunidades, con un cambio de vida y de forma de ver al campo y al campesino. Pero el exconsejero de Paz hace hincapié en que este avance se da en un momento electoral. “Si el uribismo llega al poder se acabaría el proceso de paz y pasaría mucho tiempo para acabar el conflicto y las Farc podrían seguir haciendo daño mucho tiempo.... Óscar Iván podría acabar la guerra, sí, pero el costo moral es muy elevado y habría que hacer un posconflicto muy elevado también, algo que no necesitamos”. Acuerdos en proceso electoralPara todos los analistas, la actitud demostrada por el grupo guerrillero significa que sí están comprometidos con el proceso de paz y que quieren hacer a un lado la guerra. Consultado sobre por qué los acuerdos y el anuncio de cese del fuego se dan en plena campaña política, Alejo Vargas responde que la guerrilla quiere “presentar una imagen más política de su acción”. Y añadió que la unión de las guerrillas de las Farc y ELN en esto momento refleja la cercanía existente entre estos dos grupos y abre la puerta a la posibilidad de crear una mesa de conversaciones con ambas organizaicones armadas ilegales. León Valencia coincide en que la unión de estos dos grupos armados ilegales, además de ser una novedad, es sin duda la muestra de que sí están dispuestos a trabajar por la paz. Zuluaga piensa que la decisión de Farc y ELN de entrar en tregua unilateral “significa un apoyo en equipo a la mesa de conversaciones y al proceso de paz y, de cierta forma, un respaldo al candidato que apoya los diálogos. Finalmente, Armando Borrero consiudera que esa unión temporal de las dos guerrillas demuestra que “están dispuestos a aceptar la institucionalidad del Estado, no saboteando un proceso clave en una democracia". Encuentre aquí el acuerdo sobre drogas ilícitas al que llegaron el Gobierno y las Farc

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad