“Toque de queda en Cali se debe evaluar a largo plazo”: Capitán de Carabineros de Chile

“Toque de queda en Cali se debe evaluar a largo plazo”: Capitán de Carabineros de Chile

Marzo 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El capitán José Roberto Cámarco, jefe del departamento de Estadísticas de Carabineros de Chile, estuvo en Cali en el Foro Internacional sobre Seguridad Ciudadana y Sistemas de Información.

El capitán José Roberto Cámarco, jefe del departamento de Estadísticas de Carabineros de Chile (policía uniformada de ese país), estuvo en Cali durante el Foro Internacional sobre Seguridad Ciudadana y Sistemas de Información, que se realizó en la ciudad desde el miércoles hasta ayer. El oficial habló con El País sobre los objetivos de este proyecto, impulsado por el Instituto Cisalva de la Universidad del Valle, así como de las características de Chile en el tema de seguridad ciudadana. Representantes de quince países se reunieron en Cali para este foro, ¿cuál era la finalidad?Uno de los objetivos del proyecto es la estandarización de los indicadores delictivos en la región. Lo que se está haciendo en Cali es una de las etapas del proyecto, que corresponde a ver los tipos de sistema que se están utilizando, cuáles son sus ventajas y desventajas, y así complementar, analizar y pensar en qué se podría mejorar. Luego llegaremos a un acuerdo para que las mejores prácticas se apliquen en cada país.¿Cuáles son esas prácticas?Más que nada es la aplicación o implementación de sistemas de información. Tener en cuenta qué metodologías utilizar, qué compras hacer, si es necesario o no y eso analizarlo en forma particular en cada organización, para ver si es factible aplicarlo de acuerdo a cada política institucional. Y si es así, hacer una evaluación y volverlo a comentar en estos espacios.¿Qué relevancia tiene este encuentro?Es importante porque hay que tomar cartas en el asunto en el tema de la victimización, pues no sólo es un problema de cada país, sino a nivel mundial. El incremento de la delincuencia es un fenómeno social que ha tenido un aumento exponencial, por lo tanto nosotros como Latinoamérica debemos unir criterios para tomar cursos de acción y generar políticas de Gobierno.¿Qué se llevaría de la experiencia colombiana?Me llevo de Colombia la experiencia que tienen en la implementación de sistemas tecnológicos y de información, que es muy fuerte. Es de gran importancia contar con esa riqueza e inversión que hacen acá de la tecnología en distintas organizaciones, en particular la Policía, para contrarrestar el delito. La semana pasada se firmó en Cali el Acuerdo de Seguridad, que garantiza recursos para instituciones como la Policía, pero en ocasiones hay escasez de dinero, ¿cómo se garantiza el presupuesto en Chile?Nosotros somos un órgano del Estado, dependemos del Ministerio del Interior, por lo que estamos supeditados a un presupuesto nacional. Hay muchos proyectos, como el tema del Plan Cuadrantes de Seguridad Preventiva, que se analizan y se evalúan para enviar estadísticas fuertes que demuestren que es necesario que el Estado invierta en ellos.En Colombia también se implementó un Plan Cuadrantes, ¿cómo funciona el chileno?El piloto de este plan comenzó en el año 2000 en Santiago de Chile en comunas de la región metropolitana. Se basa en sectorizar la unidad territorial que depende de una unidad policial, focalizar los servicios y enviar los recursos necesarios para cubrir la demanda. Es decir, si yo tengo en un sector determinado a una unidad policial, la divido por cuadros, analizo los sectores y veo cuál es el que tiene mayor demanda. Eso me va a indicar cuál es la problemática más grande en cada sector. Actualmente el plan está en un 70% a nivel nacional.¿Qué beneficios ha traído?Aquí hay una problemática: qué es lo que quiere la ciudadanía. Cuando hay una mayor victimización, las personas se van a sentir más seguras si tienen un carabinero por cada persona, que sería lo ideal. Pero como no es así, tratamos de distribuir en forma equitativa los recursos. Esto no quiere decir que la violencia va a bajar ostensiblemente, pero sí se está utilizando como curso de acción para disminuir problemáticas sociales.Para reducir la criminalidad, en Cali se aplicó la medida del toque de queda para menores, ¿usted está de acuerdo con eso?No existe esa política en nuestro país. Hay restricciones horarias para los locales en los que se vende alcohol, pero el funcionamiento no es igual que acá. Tenemos un procedimiento, en el que la Policía de menores debe entregar al menor a sus padres con una citación al juzgado de familia. Sin embargo, estas medidas también dependen de la realidad de cada país. Si aquí hay un fenómeno que alarma sobre la victimización de este segmento de la población, se va a tener que tomar un curso de acción, como el toque de queda, para evitar el problema. Son políticas que se tienen que tomar, pero hay que hacerles un examen para ver si funcionan o no.Otro debate que se dio en Colombia fue respecto a la prohibición del porte legal de armas...Tenemos una ley de control de armas, por lo que no todos los civiles pueden llevar un arma en la calle. Hay dos tipos de permisos: de porte y de tenencia. En este último, cualquiera puede tener un arma en su casa, pero si la carga en la calle es una contravención. Sin embargo, ahora hay más restricciones porque, cada vez más, las bandas delictivas están utilizando las armas. ¿Cuáles son los principales problemas de seguridad en Chile?A nivel de Gobierno se hace una encuesta de seguridad ciudadana cada año, en la que se mide la victimización. Se hacen 164 preguntas, entre ellas si la persona ha sido víctima en los últimos doce meses de algún tipo de delito, lo cual nos entrega un indicador. El delito que más se presenta en nuestro país es el robo con fuerza, pues es el que genera mayor victimización y hace que las personas se sientan más inseguras.Expertos aseguran que Chile ha pasado de ser un país de tránsito de droga a uno consumidor. ¿Cómo controlan el narcotráfico?El fenómeno sociológico que genera el tráfico y el consumo de droga se convierte en políticas de Gobierno, que son vistas desde actores como la Fiscalía y el Servicio Nacional de Menores, pues un gran porcentaje de jóvenes son utilizados como medios de venta o están involucrados en la drogadicción. Si bien en los últimos diez años ha aumentado el consumo de droga, esto se ha tratado de controlar, especialmente desde la frontera. Como nuestro país es largo y angosto y la geografía permite que el ingreso sea por cualquier lugar, se han invertido recursos para tecnificar la vigilancia, ya sea con aviones con tecnología de punta para el rastreo, con sensores térmicos o con videocámaras con visión nocturna que patrullan las áreas de mayor influencia de las organizaciones que tratan de ingresar droga al país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad