“Tocará quedarse en la casa por la noche”: jóvenes del Distrito de Aguablanca

“Tocará quedarse en la casa por la noche”: jóvenes del Distrito de Aguablanca

Enero 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Oriana Garcés Morales | Especial para El País

Así fue el primer día de Toque de Queda en los barrios de la Comuna 13 y 15, al oriente de Cali.

“Yo salí a comprar el pan” dijo Marta. “Es que iba para la droguería a comprar una pasta”, aseguró Jhon. “Yo vivo aquí a dos casas, salí a la tienda”, juró Karen. Todos ellos, menores de edad, intentaban explicarle el pasado viernes a los agentes de la Policía, a los funcionarios de la Secretaría de Gobierno, por qué estaban en la calle a altas horas de la noche, a pesar de que la Alcaldía implementó el toque de queda en las comunas 13 y 15 de Cali, a partir de las 11:00 p.m.. Marta, de 16 años y Javier, de 18, se reían entre sí al verse “pillados” por las autoridades en una esquina del barrio Mojica a las 11:40 p.m.. En ese lugar, otros cuatro menores de edad, entre los 12 y los 17 años, infringían el toque de queda. “Yo respondo por ella porque yo la saqué de la casa”, afirmó Javier. Sin embargo, los agentes llevaron a la menor hasta su residencia, para explicarle a la madre de Marta por qué ella no podía estar en la calle a esa hora. La mujer, quien se asustó al ver que su hija llegaba en compañía de varios policías, reconoció que su error fue dejarla salir “a comprar el pan”. Luego de escuchar las sanciones que tendría si la menor se encuentra en la calle, afirmó que “no volverá a suceder”.Algo parecido le ocurrió a Luis, de 16 años, que fue encontrado por las autoridades en una esquina. “A él le habían advertido que no podía seguir en la calle, pero no hizo caso”, afirmó un agente. “El problema es que yo estaba esperando el transporte para irme a trabajar en Santa Elena”, aseguró Luis y agregó que “me tocará quedarme en la casa, pero no sé cómo voy a ir a trabajar”. Operativos pedagógicosDiez minutos antes de las 11:00 p.m. inició el operativo de la Policía para “hacer pedagogía con los jóvenes y los padres de familia sobre el toque de queda”, según indicó el general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía de Cali. Acompañado del secretario de gobierno, Carlos Holguín, el general Castañeda despachó a 200 agentes, conformados por Policía Comunitaria, de Infancia y Adolescencia y de cuadrantes del distrito, que recorrieron sectores de Mojica y El Retiro, con el fin de informar a los menores y a sus padres sobre la medida. Cuando los uniformados salieron, se encontraron con que las principales avenidas, parques y canchas de fútbol del barrio estaban vacías. Sin embargo, cada que se acercaba una patrulla a una calle interna, se alcanzaba a ver grupos de muchachos que corrían a esconderse. Aunque muchos de los habitantes de estas comunas parecen estar de acuerdo con el toque de queda para reducir la criminalidad en los barrios, otros afirman que la medida no es efectiva. “El problema es que el delincuente es como un animal. Cuando está alborotado, sale. Pero apenas se da cuenta de que ponen al cazador, se esconde”, dijo un habitante.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad