Tensión y profundas diferencias marcaron inicio del diálogo de paz entre el Gobierno y las Farc en Noruega

Octubre 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co y Resumen de agencias
Tensión y profundas diferencias marcaron inicio del diálogo de paz entre el Gobierno y las Farc en Noruega

En este auditorio se desarrolló la rueda de prensa entre el Gobierno y las Farc, en un hotel a las afueras de Oslo, Noruega.

En la cita con los medios, los delegados del Gobierno y las Farc presentaron posturas diferentes sobre cómo se desarrollarán las negociaciones, que comienzan en La Habana el próximo 15 de noviembre.

En medio de un evidente clima de tensión y con duros cuestionamientos de la guerilla hacia su contraparte, se instaló oficialmente en Hurdal, Noruega, el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc.La cita con la prensa, que estaba programada para las 3:00 p.m., hora de Noruega (8:00 a.m. en Colombia), comenzó con un retraso de media hora por la demora en la llegada de los integrantes de cada comisión.La conferencia de prensa se llevó a cabo en un auditorio del hotel Hurdalsjoen, en el que ambas delegaciones se sentaron en una misma mesa. Por el lado del Gobierno estuvieron el exvicepresidente Humberto de la Calle, Luis Carlos Villegas, Sergio Jaramillo, Frank Pearl, el general (r) Jorge Enrique Mora Rangel. Aunque se esperaba la aparición del general (r) Óscar Naranjo, éste no pudo viajar a Noruega porque tenía compromisos previos.A pocas sillas de distancia, tan sólo separados por los representantes de Cuba y Noruega, se encontraban los voceros de la guerrilla 'Iván Márquez', 'Rodrigo Granda', 'Marcos Calarcá', 'Jesús Santrich' y 'Andrés París'.El acto comenzó con la declaración de una representante del gobierno de Noruega, quien dijo que su país sabe que este será un primer paso para la consecución de la paz. Luego de esto, el representante del Gobierno de Cuba, Abel García, explicó que el 5 de noviembre se reunirán en La Habana para culminar detalles y que el 15 de noviembre comenzarán a trabajar en la mesa de negociaciones, con el tema de desarrollo agrario como punto de partida.Los quince minutos siguientes los ocupó la intervención del jefe de la comisión del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, quien hizo un recuento por las fases que tiene este proceso de paz, el cual calificó como "diferente a los anteriores". De la Calle afirmó que estos diálogos tienen el apoyo de la opinión pública colombiana y resaltó la importancia de su confidencialidad. "No pretendemos que las Farc no expresen sus ideas, pero si se filtra el contenido de la mesa, esto afecta el proceso", dijo. Sin embargo, aclaró que estas negociaciones no serán "de espaldas al país", pues "hemos contemplado una serie de mecanismos para garantizar a los ciudadanos que quieran incluir propuestas".El exvicepresidente de Colombia se refirió al panorama político actual de Suramérica, al decir que en este continente "la democracia ha servido para que fuerzas de izquierda estén gobernando hoy en muchos sitios", resaltando que lo hacen "sin el uso de las armas". Agregó que, en Colombia, también se han evidenciado cambios estructurales, especialmente después de la Constitución de 1991. Por esta razón, dijo que con los diálogos invitaron a las Farc a acordar la paz "sin necesidad de rendirse", pero advirtió que esta oportunidad, como en anteriores ocasiones, puede perderse. "La ciudadanía no va a aceptar trucos y dilaciones", recordó. De la Calle afirmó que el Gobierno es "consciente de que la terminación de la fase dos -terminación del conflicto armado y dejación de las armas-, es la antesala de la paz, pues para lograrla hay que ir a fondo en la transformación de la sociedad".Reitero que la comisión negociadora gubernamental avanzará ciñéndose rigurosamente a los cinco puntos de la agenda ya pactada con las Farc, "pero en caso de que no se pueda, el Gobierno no se sentirá rehén de este proceso".Tras la intervención del representante del Gobierno habló el jefe de la delegación de las Farc, Luciano Marín, alias Iván Márquez, quien dijo que llegaron a Oslo "con un sueño colectivo de paz, con un ramo de olivo en nuestras manos" y que el pueblo debe "ser el protagonista principal" de este proceso. El subversivo afirmó que los diálogos no pueden ser contrarreloj, pues esto sólo lo perjudicaría. Durante su discurso, 'Márquez' hizo duras críticas al Gobierno sobre aspectos de la institucionalidad del Estado, e incluso se atrevió a señalar con nombres propios a empresas que las Farc consideran responsables de la situación del país. Sin embargo, no mencionó el papel de la guerrilla en el conflicto armado colombiano y el impacto que éste ha tenido en la población civil. El jefe guerrillero indicó que la mesa de negociaciones "no es un espacio para resolver los problemas particulares de los guerrilleros, sino los problemas de la sociedad en conjunto". En este sentido habló de la necesidad de tratar el tema de los tratados de libre comercio, ya que "Colombia no puede competir con las empresas extranjeras".En ese sentido, 'Márquez' dijo que las Farc no están dispuestas a apostar por una 'paz expres'. La paz, continuó, "no significa el silencio de los fusiles o la desmovilización, sino que abarca la transformación de la estructura del Estado", mediante reformas políticas, económicas y militares. Además, hizo un llamado a varios sectores sociales y movimientos ciudadanos de Colombia, así como al ELN, para que apoyen y acompañen el proceso de paz que se inicia. Sobre 'Simón Trinidad', quien se encuentra en una cárcel de Estados Unidos condenado por el secuestro de tres contratistas de ese país, aseguró que él desde el centro penitenciario "manifestó su total disposición para participar en los diálogos de paz". Resaltó que la Fiscalía "en un acto de sensatez", reconoció la posibilidad de que el exguerrillero participe en la mesa de negociaciones y dijo que "Estados Unidos haría un gran aporte a la ciudadanía colombiana facilitando la participación, de cuerpo presente, de 'Trinidad' en esta mesa".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad