¿'Tambalea' el proceso de paz por los últimos atentados de las Farc?

Julio 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
¿'Tambalea' el proceso de paz por los últimos atentados de las Farc?

Desde Buenaventura, el presidente Juan Manuel Santos advirtió a las Farc que no aceptará más atentados contra la población civil.

Las declaraciones del presidente Juan Manuel Santos tras los atentados de la guerrilla en Buenaventura y Putumayo plantean la posibilidad de una suspensión de las negociaciones. Debate.

La advertencia del presidente Juan Manuel Santos a las Farc sobre que no tolerará acciones terroristas contra la población civil, como se han registrado en los últimos días, tiene dividida la opinión sobre el significado de este mensaje. Mientras algunos sectores califican las palabras del Mandatario como un respaldo a la sociedad, otros afirman que el tono usado es un retroceso a lo adelantado en La Habana en el proceso de paz. Lo cierto es que lo que está en juego es el futuro de las negociaciones con la guerrilla, que han estado rodeadas del hermetismo de ambas delegaciones sobre lo que se discute o acuerda en la mesa."Ustedes continúan con eso, están jugando con candela y este proceso puede terminar, porque no podemos seguir indefinidamente en esta situación, porque el pueblo colombiano se confunde y no entiende", fue la sentencia de Santos el pasado martes, al admitir que sabía de los obstáculos de un proceso que se da en medio del conflicto.Al día siguiente, en Buenaventura, afirmó que no se aceptará que los colombianos o el medio ambiente termine afectada por el conflicto, pues "la guerra es entre combatientes, no contra la población civil".Aunque solo se habla de una posibilidad de terminar el proceso de paz si continúa la ola de ataques, por primera vez el uribismo respalda al Jefe de Estado en sus declaraciones. "Presidente, si decide romper los diálogos con el terrorismo estaremos a su lado apoyándolo", afirmó el exvicepresidente Francisco Santos, férreo opositor del Mandatario.Una posición similar tomó el senador del Centro Democrático Ernesto Macías, quien en nombre de esa bancada pidió al Gobierno suspender los diálogos por los recientes ataques de las Farc, uno de los cuales dejó sin energía eléctrica a los habitantes de Buenaventura."El presidente Juan Manuel Santos parece que entiende tarde las cosas y hoy notifica pero no actúa. Pienso que todo lo que ha ocurrido en los últimos años en este país con ese proceso de La Habana es muy grave; la sangre sigue corriendo por el país y allá siguen campantes negociando", dijo el parlamentario.Otro de los críticos de las Farc, el procurador Alejandro Ordoñez, dijo que estos episodios no son nuevos y que "en la medida que se reiteren debe haber una decisión contundente y enérgica de parte del señor Presidente de la República".Para el analista político de la Universidad Javeriana Josías Fiesco, el proceso “pende de un hilo por no haber tenido claro desde su inicio condiciones mínimas del gobierno hacia la guerrilla, hay acciones que hace rato pasaron de ser acciones violentas a delitos de lesa humanidad en medio un proceso de paz, la muerte de la niña hija de un patrullero, envenenar el agua desde el nacimiento de varios ríos en Putumayo o el apagón a Buenaventura por la voladura de una torre de energía, lo que hace aún más débil la credibilidad del proceso entre el colombiano de a pie”.Por el contrario, algunos sectores consideran que las acciones perpetradas no deben afectar la mesa de diálogos. "Yo espero que la afirmación del Presidente no se materialice en un hecho. Sería muy grave que se terminen las conversaciones de paz, pero también espero que las Farc cesen con los atentados que están causando un inmenso daño", comentó el senador del Polo Democrático Iván Cepeda. Para Ariel Fernando Ávila, analista y politólogo de la Fundación de Paz y Reconciliación, "la defensa que van a sacar las Farc es que ese fue el modelo que escogió el Gobierno Nacional de negociar en medio del conflicto armado, entonces que no hay ninguna afectación".Ávila argumenta que durante la anterior tregua las Fuerzas Militares bombardearon el campamento de alias Romaña y esta acción no condujo a que las Farc decidieran levantarse de la mesa."El problema general que hay en ahora es que las acciones de las Farc se concentran sobre la sociedad civil, en un momento en el que se habla de víctimas y de reconocimiento por parte del Estado. Entonces es un mensaje bastante hipócrita de las Farc que dicen que no quieren más víctimas pero atacan a la población civil", señala el experto. Aun así, el exasesor de paz Lázaro Vivero considera que no solo la voladura de una torre de energía puede dilatar las conversaciones de paz. "Cualquier razón se puede dar en el sentido de que el Gobierno se siente presionado por la opinión pública y tiene que actuar. No en vano es la segunda vez que Santos hace la advertencia de dar por terminado el proceso de paz", dijo. Víctimas en La Habana, a control políticoNo solo los recientes ataques han protagonizado la controversia del proceso de paz. También crece la polémica sobre cuáles serán las personas que estarán sentadas con el Gobierno y la guerrilla de las Farc en Cuba. Siguiendo con la exigencia de que la comisión que esté en la mesa "debe reflejar todo el universo de violaciones a los derechos humanos", la representante a la cámara Clara Rojas -que permanecio seis años secuestrada por las Farc- invitó a la Comisión Primera al jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, y al Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo.Según la congresista, los funcionarios deberán explicar cuáles son los criterios de selección para las delegaciones de víctimas que asistirán a las audiencias y determinar la forma como se va a dar la participación y protección de las mismas. En ese sentido, Rojas señala que "es importante conocer qué mecanismos se han llevado a cabo frente a las acciones delictivas dirigidas a la población civil, víctimas y sus representantes, las cuales han sido atribuidas a las Farc; y qué acciones se han llevado a cabo para contrarrestar los ataques violentos por parte de Farc en las últimas semanas, los cuales han afectado a la población civil y la infraestructura estatal", explicó la parlamentaria. Por ahora, lo único cierto es que las expectativas por lo que podría pasar durante el nuevo período de reuniones que tendrán Gobierno y Farc serán más grandes que las anteriores, porque llegará el momento en el que las propuestas de las víctimas entrarán al terreno de la guerrilla en medio de un país dividido por la continuación o no del proceso de paz.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad