Tamaulipas se ha convertido en la frontera del miedo

Abril 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Agencias

En 16 fosas han sido encontrados 145 cadáveres. El escenario del crimen es el municipio de San Fernando, donde el año pasado masacraron a 72 inmigrantes.

Otra masacre sacude al estado de Tamaulipas, norte de México. Una denuncia por el secuestro de un camión de pasajeros a finales de marzo puso en alerta a las autoridades. Siguiendo las pistas del rapto, se localizaron el 25 de marzo 59 cuerpos en ocho fosas clandestinas. Ahora la cifra asciende a 145 y la zozobra por más cadáveres ronda en el estado.El escenario del crimen es el municipio de San Fernando, donde en agosto del 2010 se registró la masacre de 72 inmigrantes, en su mayoría centro y sudamericanos. El hecho fue atribuido a ‘Los Zetas’.Este nuevo hecho de violencia incitó el rechazo de autoridades locales y nacionales. El presidente mexicano Felipe Calderón pidió una investigación a fondo con el fin de esclarecer los hechos y presentar a los responsables ante la justicia. Todo parece indicar que los primeros cuerpos son de origen mexicano, según revela hasta ahora la investigación preliminar.La principal hipótesis de las autoridades es que gran parte de las víctimas eran mexicanos que viajaban en autobuses de pasajeros hacia ciudades del norte de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos.La prensa local ha recogido el testimonio de varios conductores de autobús que circulan por esa zona del país, los cuales narran cómo convoyes de camionetas sin placas y con vidrios oscuros suelen instalar retenes en las carreteras, detener los autobuses y bajar pasajeros elegidos al azar, a los que después asesinan.Las autoridades realizan las pruebas periciales de identificación de los restos. “Hasta este momento se ha encontrado el cuerpo de un ciudadano guatemalteco”, dijo el viernes pasado ante la prensa el viceministro para América Latina y el Caribe de la cancillería mexicana, Rubén Beltrán. La Secretaría se Gobernación se comprometió a procesar a los culpables. Hasta el momento han sido detenidos 17 presuntos miembros de ‘Los Zetas’ y 16 policías, acusados de proteger a los criminales.Mientras tanto la comisión nacional de derechos humanos inició una queja de oficio y pidió medidas cautelares para preservar la identidad de las víctimas.Algo ocurre en Tamaulipas. Lo sabe la ciudadanía y las autoridades que ven como municipios como San Fernando se convierten en un cementerio.Sin rastros de DanielRosa Laura Dávila, de San Luis Potosí, reportó la desaparición de su esposo, Daniel González Luna, quien se extravió en enero pasado. Viajaba rumbo a la frontera para comprar un automóvil.Luego de tres meses de ausencia, la policía le notificó que habían encontrado algunos cuerpos sin vida en Tamaulipas. Los cadáveres suman ya 145. Entonces, son 145 las historias similares a la de Rosa Laura.En San Fernando las autoridades han sido rebasadas. Es tal la magnitud de la barbarie que hay que hacer fila para intentar reconocer a los familiares desaparecidos. El ayuntamiento del municipio de Matamoros, donde llevaron lo cadáveres, instaló un módulo afuera del servicio médico forense.Las personas procedentes de otras entidades de la República son atendidos en medio de su angustia. Les ofrecen agua, alimentación y asistencia médica.Se ha informado que 88 cadáveres serán trasladados al servicio médico forense del Distrito Federal, a petición de la Procuraduría General. Pero la historia de la violencia en San Fernando no es nueva. En agosto pasado esta misma incertidumbre la vivieron las familias de los 72 inmigrantes que también fueron asesinados.Sin duda, la crisis en seguridad que atraviesan Tampico, Reynosa, Nuevo Laredo, Ciudad Madero, Monterrey y otras ciudades del noreste se debe al narcotráfico. A consecuencia de la peligrosidad de este punto, las líneas de autobuses interurbanos que parten de la ciudad de Reynosa y debían pasar por San Fernando han suspendido su actividad, afectando a miles de pasajeros, informa la prensa local.‘Los Zetas’ y el Cartel del Golfo hoy luchan por Durango, Coahuila y Sinaloa -donde se cruzan las rutas hacia el norte- al igual que Guerrero, Tabasco, Quintana Roo y el sur de Chiapas por donde ingresa la droga de Sudamérica.Actualmente, ‘Los Zetas’ son considerados como el cartel de la droga más sanguinario en territorio mexicano. Sus inicios se remontan a finales de 90 con la deserción de un grupo de militares del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales.La frontera del miedoTamaulipas es desde el 2010 uno de los estados más peligrosos de México, debido a la intensidad de la violencia del crimen organizado, que condiciona severamente la vida de sus habitantes, atrapados en el fuego de dos grupos rivales.Este estado es una de las puertas a Estados Unidos y representa el 4.1% del territorio nacional. Pero hoy parece ser la puerta al infierno. El año pasado el número de asesinatos fue de 15.273 . “En el 2010 el 50% de todos los homicidios presuntamente vinculados con el crimen organizado se concentraron en tres estados: Chihuahua (30%), Sinaloa (12%) y Tamaulipas (8%)”, añadió.Desde el año pasado los ‘narcomensajes’ empezaron a verse en las ciudades de Tamaulipas. Escenas como cartulinas con mensajes como ‘Dejen de apoyar a ‘Los Zetas’ son dejadas junto a cadáveres descuartizados. Imágenes que muestran cuando un hombre encapuchado posa a la cámara, mientras degolla a un hombre, son mostradas en portales de internet.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad