Suspensión de diálogos con las Farc divide opiniones en el país

Suspensión de diálogos con las Farc divide opiniones en el país

Noviembre 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Suspensión de diálogos con las Farc divide opiniones en el país

El presidente Juan Manuel Santos le ordenó al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, viajar al Chocó para adelantar personalmente las acciones con el fin de liberar a los tres secuestrados.

Senadores y representantes a la Cámara pidieron la liberación de los secuestrados.

Voces de rechazo y apoyo al Gobierno han surgido desde distintos sectores políticos, luego de que se suspendiera el viaje de los negociadores de paz del Gobierno Nacional a La Habana, hasta que se aclaren los hechos del secuestro del Brigadier General Rubén Alzate Mora. El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien ya había manifestado su rechazo por crímenes como el asesinato de dos indígenas en Toribío (Cauca), advirtió que “si las Farc tienen real decisión de firmar la paz, deben liberar inmediatamente y sin condiciones a los soldados de Arauca y al General”. A esta posición se sumó el presidente del Senado, José David Name, quien pidió respaldar al Presidente y a las Fuerzas Militares en esta crisis que atraviesan los diálogos de paz. “Este secuestro no le hace bien a los diálogos de paz. Le exigimos a las Farc que liberen inmediatamente al general. Es bochornosos y le hace un daño muy grande a la credibilidad de los colombianos. Las Farc tienen que aprovechar esta última oportunidad que les dimos de los diálogos de La Habana con santos y ellos hacen todo lo contrario”, dijo el congresista. Y aunque otros sectores señalaron que el secuestro del general no es una sorpresa por el modelo de negociación, la senadora de la Alianza Verde, Claudia López, dijo que también hay garantías mínimas al dialogar en medio del conflicto. “Tenemos que unirnos y respaldar al Gobierno en la decisión lógica de suspender proceso de paz hasta que se libere a las 3 personas secuestradas (…) aunque negociamos en medio del conflicto hay límites tácitos y obvios. Ni el Ejército puede asesinar a un negociador de las Farc, ni las Farc puede secuestrarnos un General”, aseveró López. Precisamente, en este aspecto del modelo de negociación, el senador del Polo, Alirio Uribe sugirió que “hay que pactar un cese bilateral al fuego, de lo contrario se presentarán muchos hechos que afectan la credibilidad del proceso de paz”, a través de su cuenta de Twitter. Luego del anuncio el senador y también víctima del conflicto, Mauricio Lizcano, dijo que la decisión de Santos “demuestra que no es rehén del proceso y que tiene mucha capacidad de maniobra”, por lo que más que una crisis, consideró la suspensión como una oportunidad para “recomponer y establecer condiciones para un diálogo que conduzca a la paz verdadera”. De otro, lado el copresidente de la Comisión de paz del Congreso, Roy Barreras, aseguró que “los errores militares que ponen en riesgo vidas y el proceso mismo requieren explicación”, refiriéndose a que en el momento de su captura, el general se encontraba de civil en una zona roja. Las críticas del uribismo no se hicieron esperar, ya que luego de haber pedido que se frenara el proceso de paz, alegan que la medida se tomó demasiado tarde. “Fue tardía la decisión de Santos, los diálogos han debido suspenderse cuando las Farc secuestró al primero de los 59 civiles desde inicio de diálogos. Deben suspenderse hasta que sean liberados los 59 civiles y los cuatro militares secuestrados”, comentó el senador Alfredo Rangel. Por su parte, el expresidente y ahora senador, Álvaro Uribe dijo en su cuenta de Twitter que “Santos ha permitido que las Farc se sientan en igualdad con las Fuerzas Militares, por eso los terroristas secuestran y dicen que es detención”. Además, la representante del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, cuestionó como otros asesinatos, secuestros, atentados y torturas, no fueron suficientes para suspender los diálogos. “No es solamente el General, recuerden que también están secuestrados nuestros soldados ¡Santos no los nombró! Nosotros lo los olvidamos”, dijo Cabal. Carlos Lozano, vocero de Marcha Patriótica, calificó como absurdo el movimiento de Santos cuando fue él quien eligió negociar en medio del conflicto. También pidió un cese bilateral y se unió a las voces de los exsecuestrados Clara Rojas y el general Luis Mendieta, para exigir la liberación de Alzate. De igual manera se pronunció el procurador Alejandro Ordóñez, quien condenó el secuestro del general Rubén Alzate y de dos uniformados más en Arauca, y pidió que la suspensión del proceso de paz se prolongue hasta que las Farc liberen a todos los secuestrados. “La suspensión deberá mantenerse hasta que el grupo terrorista libere al general Rubén Darío Alzate Mora y a los demás secuestrados de la Fuerza Pública (…) es absurdo que las Farc pretendan negociar la liberación de los miembros de la Fuerza Pública secuestrados”, dijo el jefe del ministerio Público. Asimismo le exigió a quienes tienen al general privado de su libertad y al secretariado de las Farc en Cuba, que respeten la vida del alto oficial y lo liberen inmediatamente, al igual que a los soldados profesionales Paulo César Rivera y Jonathan Andrés Ríos Franco. “Situaciones como el secuestro de los militares, así como el vil asesinato de dos indígenas en el departamento del Cauca, al igual que los permanentes atentados terroristas contra miembros de la Fuerza Pública y la población civil, deben suscitar unidad nacional para condenar a las Farc y exigirles tomar inmediatamente la decisión de abandonar la violencia”, concluyó el Procurador. La exsenadora Piedad Córdoba, líder del movimiento Colombianos y Colombianas por la Paz, exigió una tregua inmediata entre las Farc y el Gobierno, luego de que la guerrilla fuera señalada de secuestrar al general Rubén Alzate y a dos personas más en Chocó. A través de su cuenta de Twitter pidió a la mesa que "no jueguen con la paz, ni con la esperanza de un país", invitando además a una movilización en defensa de los diálogos. Por otra parte, Monseñor Víctor Tamayo también exigió a las Farc mayor responsabilidad con el proceso de paz, ya que mientras se negocia en La Habana, siguen existiendo víctimas que quieren alcanzar la paz. “Mientras el Gobierno hace su máximo esfuerzo y les permite viajar a la Habana teniéndolos como reyes y los hospeda en buenos hoteles ellos asesinan y secuestran a los colombianos”, aseveró el obispo y agregó que “a este grupo hay que ponerle límites, no se puede seguir en esa dualidad”. Conozca aquí todo sobre el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad