"Su sueño era ser futbolista, pero todo acabó": tío de menor herido por bala perdida

Marzo 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

El niño de nueve años, estudiante de segundo de primaria, fue herido en un callejón del barrio Floralia.

"El niño estaba jugando en el antejardín con sus dos primitos cuando la bala perdida lo impactó en el brazo y se le incrustó en la columna vertebral. Gritó para pedir ayuda y lo único que hizo fue tirarse a cubrir a la bebé de nueves meses y al otro niño de 4 años". 

Este es el relato de Jhon Jairo Diaz Marín, tío del menor de 9 años que resultó herido por una bala perdida durante un intento de atraco en un callejón del barrio Floralia, en la mañana de este miércoles.

Cuenta que el hecho ocurrió entre las 9:30 a.m. y las 10:00 a.m. cuando los niños jugaban en el antejardín de la vivienda mientras eran vigilados por la abuela. 

Testigos afirman que el menor fue herido cuando dos hombres con armas de fuego abordaron a una pareja para hurtarle la motocicleta en la que se movilizaban, así como también un teléfono celular.

En segundos, la víctima del robo, un joven de 22 años, intentó huir del sitio en la moto, cuando los delincuentes le dispararon dos veces para detenerlo, pero uno de los proyectiles impactó al menor que estaba por allí. 

"La abuela del niño fue quien alertó que estaba herido, entonces pidió ayuda a un vecino para trasladarlo al centro de salud de Floralia, donde recibió primeros auxilios y luego fue llevado a la clínica Comfandi de la Carrera Primera", cuenta el familiar.

Sin embargo, el menor estudiante de segundo de primaria del Colegio Fray Luis Ferrer, tuvo que ser llevado en ambulancia a la Clínica Valle del Lili para poder sacarle el proyectil que se le alojó en su columna vertebral y que hoy tiene comprometida su movilidad. 

"El niño tuvo que ser intervenido porque ayer presentó unos cólicos en el estómago muy fuertes. Todo lo que comía o bebía lo vomitaba, se quejaba de mucho dolor", cuenta el familiar, quien se encuentra en la clínica junto a la madre y la abuela del niño. 

Con voz entrecortada cuenta que su sobrino está estable y habla con ellos, pero sólo espera el momento de poder volver a caminar y patear un balón de fútbol en el barrio que lo vio crecer: Floralia.  

Luego de varias radiografías, los médicos le explicaron que la bala atravesó uno de los brazos del niño y siguió su recorrido hasta llegar a la columna vertebral, de donde no salió.

Voceros de la Clínica Valle del Lili manifestaron que por el momento no se va a entregar un parte médico del menor.

"Su sueño era ser futbolista, pero ahora todo se acabó. La familia está muy unida y lo acompaña en su recuperación de aquí en adelante", afirma Jhon. 

Este hombre clama porque no haya más violencia en esta ciudad y que casos como el de su sobrino no queden en la impunidad. "Hacemos el llamado a las autoridades para que esto no se repita", cuenta.  

El pequeño, que en las tardes asiste a clases en el Colegio Fray Luis Ferrer, es el menor de tres hermanos: otro niño de 9 años que vive en Venezuela y una menor de 11 años.  

Miguel Ángel Murillo, coordinador del Colegio Fray Luis, explicó que el menor está matriculado en la institución desde transición y siempre se ha caracterizado por ser hiperactivo y muy apasionado por el fútbol.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad