“Solicitamos al Ministro el Plan Desarme en Cali”: Secretario de Gobierno

“Solicitamos al Ministro el Plan Desarme en Cali”: Secretario de Gobierno

Noviembre 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Laura Marcela Hincapié S. | Reportera de El País
“Solicitamos al Ministro  el Plan Desarme en  Cali”: Secretario de Gobierno

Contamos con el apoyo del Gobierno Nacional y el compromiso del Alcalde para reducir la violencia en Cali.

Carlos José Holguín reconoció que la violencia en Cali es preocupante e insistió en la necesidad de una restricción al porte legal de armas.

Ocho muertos y cinco heridos en una sola noche tienen consternada a Cali. La masacre del pasado viernes, ocurrida en el nororiente (Comuna 12), es un reflejo de la crítica situación de violencia que enfrenta la ciudad, donde -hasta el pasado 30 de octubre- ya se contaban 1677 asesinatos.A pesar del preocupante panorama, el secretario de Gobierno, Carlos José Holguín, insiste en que la seguridad sí ha mejorado, pues -asegura- no todo se puede reducir a los homicidios. Para el funcionario el alto índice de asesinatos en la capital se debe a una disputa entre bandas criminales, que -según él- desborda la capacidad de las autoridades locales y requiere una intervención del Gobierno Nacional.La masacre del pasado viernes, que dejó ocho muertos y cinco heridos, tiene en alerta a la ciudad. Parece que la violencia se le salió de las manos a las autoridades... Es un hecho desafortunado y que uno quisiera que no se presentara, pero es importante contextualizarlo. Desde octubre del año pasado en la ciudad se empezaron a presentar enfrentamientos entre grupos delincuenciales, como los ‘Urabeños’ y los ‘Rastrojos’, que generaron una escalada en los homicidios. Por eso, le solicitamos al Ministerio de Defensa que, dado que el tema estaba relacionado con bandas criminales y tenía una complejidad más allá de las facultades propias de un Alcalde, era necesario tener una intervención similar a la que se hizo con los carteles del narcotráfico pues se trataba de vendetas entre organizaciones muy peligrosas. A finales de marzo llegó a la ciudad un grupo contra objetivos de alto valor y se han logrado resultados importantes, como la captura de ‘Palustre’ y el ‘Negro Orlando’.Usted ha dicho un sin número de veces que la violencia en Cali se debe a disputas entre bandas criminales. Si eso lo tiene claro usted, el Alcalde y la Policía, ¿por qué no han logrado frenar estos grupos?Lo que pasa es que detrás de esta situación está el narcotráfico. Se han desarticulado muchas bandas, pero el problema es que esas estructuras son rápidamente reemplazadas porque los mismos lugartenientes delatan a los jefes para escalar en la estructura criminal. No podemos desconocer que se está haciendo un trabajo, yo estoy seguro de que vamos a empezar a tener una mejoría en el tema de homicidios.Este gobierno empezó resaltando con mucho ruido una disminución de solo el 2% en los homicidios; pero ahora, que tenemos un aumento del 12%, solo se escuchan excusas...No son excusas, simplemente estamos explicando lo que sucede. Y nosotros tampoco hicimos gran bulla con el resultado del año pasado, lo que pasó es que estábamos muy contentos porque en los primeros nueve meses del año hubo una reducción del 10% en los homicidios. Pero luego, solo tuvimos una disminución del 2%, que estoy de acuerdo en que no es la gran cosa. Lo que queremos evitar es la estigmatización. La situación de Cali es preocupante, pero no podemos decir que es la ciudad más insegura del mundo porque, incluso, en el país hay capitales con tasas más altas de homicidios. Usted habla como si la masacre del viernes fuese un hecho aislado, pero le recuerdo que en Cali tenemos en promedio cinco asesinatos diarios, lo que nos convierte, sin duda, en una ciudad violenta... Yo no estoy diciendo que sea un hecho aislado, nosotros reconocemos que la ciudad tiene un problema de violencia, pero es algo que viene de muchos años atrás. En cambio, este año han pasado cosas que nunca antes se habían visto: fuimos la sede de los Juegos Mundiales, tuvimos la visita de 107 delegaciones y diez mil visitantes y ninguno, ni siquiera, fue atracado. Pero estamos hablando de una situación especial porque durante los Juegos Mundiales Cali tuvo el doble de la seguridad que tiene normalmente; de lo contrario, no sabemos qué hubiera pasado... Claro, debíamos contar con un plan especial, por supuesto, pero lo que quiero decir es que las personas vinieron a la ciudad a pesar de todas esas noticias negativas. Usted ha dicho muchas veces que hay que recordar que hace diez años teníamos muchos más muertos que ahora, ¿no cree que ya es hora de dejar de justificar la violencia que hoy se vive en la ciudad argumentando que antes estábamos peor?Es que no es justificación, yo solo hablo de lo que ha sido la ciudad, porque hay antecedentes que explican la complejidad de esa violencia, pero es claro que el propósito sigue siendo reducir la tasa de homicidios. Hay que desarticular estas organizaciones criminales, de allí la necesidad de que el Gobierno Nacional, con el grupo de intervención policial contra objetivos de alto valor, no desfallezca en Cali y que estas medidas se fortalezcan.Delegar la responsabilidad de la desarticulación de las bandas criminales al Gobierno Nacional es como aceptar que a ustedes, como autoridades locales, les quedó grande la violencia en Cali...No, yo lo que digo es que todos debemos aportar. Sabemos que el Gobierno Nacional nos ha apoyado mucho, con cámaras de vigilancia, ampliación de cuadrantes y vehículos para la Policía. Sabemos que el Alcalde tiene su responsabilidad, pero la ciudadanía también, porque los habitantes deben aportar en disminuir la cultura de la ilegalidad. ¿Y cuál es su responsabilidad como Secretario de Gobierno?Pues no creo que sea responsabilidad mía, se hace lo posible para que esos hechos no sucedan, pero yo creo que los únicos culpables son los delincuentes. Pero se supone que la responsabilidad de las autoridades es evitar esos hechos violentos...Pues estamos en esa labor. La masacre del viernes agudizó en la ciudad el debate frente al Plan Desarme, teniendo en cuenta que el arma utilizada en este hecho en algún momento fue legal. ¿Por qué cree que el Comandante de la Tercera Brigada, quien tiene la última palabra en el tema, se sigue negando a aplicar esta medida? Ellos consideran que hay personas que deben estar armadas y que el Plan Desarme las dejaría expuestas. Pero yo tengo dos reflexiones frente a eso: lo primero es que hay que preguntarnos por qué el Plan Desarme pudo aplicarse en Bogotá y Medellín y en Cali no; y la otra, es que no podemos seguir con el argumento de que hay personas que necesitan estar armadas porque el arma que se utilizó para la masacre perteneció a una persona que fue asesinada de 20 tiros; entonces ¿de qué le sirvió estar armada? La Tercera Brigada afronta un gran escándalo por la pérdida de armas de su depósito y la posibilidad de que muchas de las armas decomisadas hayan regresado a manos de delincuentes, ¿no cree que la institución ha perdido credibilidad como para que sea la encargada de definir si en Cali hay o no una restricción al porte? Pues legalmente sí es la encargada. Legalmente lo es, pero mi pregunta es si usted está de acuerdo con eso, teniendo en cuenta el mal manejo que se le ha dado a algunas armas...Yo creo, y no por la Tercera Brigada porque sus oficiales merecen todo mi afecto y respeto, que hay un contra sentido en cuanto a que los alcaldes, que son los responsables del orden público, lo único que puedan hacer es pedir que se aplique un Plan Desarme. Se debería hacer una revisión nacional para que en determinadas circunstancias, y a juicio de un consejo de seguridad, el Alcalde pueda tomar decisiones frente al porte legal de armas. Para ustedes, como Administración, debe ser muy frustrante tener que prácticamente rogarle a la Tercera Brigada que aplique un Plan Desarme, ¿van a seguir esperando o han pensando en llevar el debate a instancias nacionales?Pues la solicitud del desarme ya se la hicimos directamente al Ministro de Defensa desde el pasado 13 de agosto. Hay que anotar que en algunas ocasiones hemos contado con el apoyo de la Tercera Brigada para tener el Plan Desarme y hemos logrado, en muchos casos, una reducción, por eso lo que queremos ahora es extenderlo a toda la ciudad. Yo creo que para la autoridad militar lo más conveniente sería permitirlo porque ellos dicen que el Plan Desarme no sirve y que los homicidios no bajan, entonces si eso es cierto, pues lo evaluamos y si, a la vuelta de seis meses o un año, vemos que eso no ha servido, pues se levanta la medida. ¿No cree que se trata de un asunto de intereses: el Ejército gana dinero por la venta de armas?No, yo creo que el Ejército cumple una labor de mucho esfuerzo al velar por la seguridad de los ciudadanos, así que la menor preocupación que ellos deben tener es la venta de armas. Deberíamos dejar de referirnos a la Tercera Brigada como tal, porque ellos solo hacen lo que se hace en todo el país. Pues ni tanto porque en Bogotá y Medellín el Ejército sí cedió, así que uno podría pensar que se trata de un capricho de la Tercera Brigada...Pues ciertamente aquí no se ha podido aplicar el Plan Desarme. Un informe de la Personería dice que en Cali hay 137 pandillas, conformadas por unos 2.134 menores de edad, ¿no cree que una problemática tan grave requiere de medidas más contundentes que el toque de queda?El toque de queda es una medida de protección para los menores de edad, pero en el tema de las pandillas estamos trabajando en programas de ocupación del tiempo libre y de generación de empleo, como el Colectivo de Oriente, que acoge a mil jóvenes. Pero le cuento que el toque de queda en las ocho comunas en las que se aplica ha reducido un 56% las lesiones personales en menores de edad. Los homicidios, sin embargo, no han bajado, incluso el 10% de los asesinatos de menores de edad ha ocurrido durante el toque de queda...Sí, pero de todas formas ha habido una reducción y el porcentaje es pequeño respecto a lo que sucede en el resto de la semana.Entonces volvemos a la misma excusa: “es que antes estábamos peor”, cuando una medida que tiene más de un año ya debería evitar por completo los homicidios de menores, al menos en ese horario...Pero qué hacemos si los mismos padres de familia no colaboran con la implementación de la medida y es muy difícil poner un policía en cada cuadra para que los muchachos no salgan después de las 11:00 p.m.Usted varias veces se ha declarado convencido de que la seguridad en Cali ha mejorado, hoy, con 1677 homicidios hasta el 30 de octubre y 8 muertos en una sola noche, ¿se atreve a hacer esa afirmación?Sí, porque la seguridad no es solo homicidios...Se lo pregunto porque hoy muy pocos caleños le darían la razón...Bueno, yo tengo que decirle a todos los ciudadanos que si analizan la encuesta de victimización del Dane, que es la forma cómo se mide la seguridad en una ciudad, verán que en Cali los otros delitos sí han bajado e incluso ha mejorado la percepción de seguridad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad