Soldados liberados por el ELN presentan agotamiento pero están en buenas condiciones

Soldados liberados por el ELN presentan agotamiento pero están en buenas condiciones

Noviembre 16, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El país Tuluá y Agencias
Soldados liberados por el ELN presentan agotamiento pero están en buenas condiciones

Los dos soldados profesionales secuestrados en octubre pasado fueron entregados a una delegación de la Cicr en zona rural de Arauca.

El Comité Internacional de la Cruz Roja reveló que la guerrilla dejó en libertad a los soldados Andrés Felipe Pérez Giraldo y Kleider Antonio Rodríguez. Madre de militar tulueño agradeció por "entregarme a mi hijo sano y a salvo”.

El ELN liberó este lunes a dos soldados que tenía en su poder desde octubre pasado, cuando un ataque de esa guerrilla dejó 12 miembros de las fuerzas armadas muertos, informó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Se trata de los soldados profesionales Andrés Pérez, oriundo de Tuluá, Valle, y Keider Rodríguez, de Aguazul, Casanare. La liberación tuvo lugar en una zona rural del departamento de Arauca, al oriente de Colombia. 

"Dos soldados que estaban en poder del Ejército de Liberación Nacional ELN fueron entregados hoy a una comisión integrada por representantes de la Iglesia Católica, la Defensoría del Pueblo y miembros del CICR", dijo el organismo internacional en un comunicado.

"Nos complace informar que esta operación humanitaria concluyó con éxito. Lo más importante ahora es que las dos personas puedan reunirse lo antes posible con sus familiares y seres queridos", manifestó Christoph Harnisch, jefe de la delegación del CICR en Colombia. 

Y agregó: "La confianza que las partes depositan en el CICR como intermediario neutral fue fundamental para esta operación".

Personal de salud del CICR que hacía parte de la comisión humanitaria verificó que las dos personas liberadas se encontraban en condiciones físicas aptas para el viaje. A continuación, fueron transportadas en vehículos identificados con el emblema del CICR para ser entregados a representantes del Ejército colombiano. 

"Damos la bienvenida al seno de sus familias a los soldados Andrés Felipe Pérez y Antonio Rodríguez. Bienvenidos a la libertad", escribió en Twitter el ministerio de Defensa de Colombia, que había pedido su inmediata liberación desde que comprobó que los soldados estaban en manos del grupo guevarista.

 

Por su parte el director de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo, Jorge Enrique Calero, quien estuvo en la misión humanitaria  señaló a Colprensa que los uniformados están agradecidos de haber sobrevivido al ataque del 26 de octubre y ahora de recuperar su libertad. 

“Se les observó bastante cansados, bastante agotados físicamente debido a las largas caminatas que debieron realizar durante más de cinco días para llegar al sitio de entrega. Pero se encontraban bien de salud, porque allí en el lugar fueron examinados por una enfermera del Cicr que pudo determinar que aparentemente están bien de salud”, dijo. 

A inicios de noviembre el ELN reveló fotografías de los uniformados como prueba de supervivencia. El ELN ya había anunciado hace una semana su disposición a liberar los soldados "lo antes posible", aunque aseguró que operaciones militares obstaculizaban el avance de la comisión humanitaria. 

Rodríguez Clayder es oriundo de Aguazul, Casanare y tiene 25 años de edad, de los cuales 5 ha estado vinculado al Ejército Nacional como soldado profesional. De este periodo la mayoría estuvo en la zona donde ocurrió el ataque. Este soldado no estaba casado ni tenía hijos. Por su parte, el soldado profesional Pérez Giraldo, tiene 25 años de edad, nació y creció en Tuluá, Valle del Cauca, y pertenece hace seis años a las Fuerzas Armadas, primero prestó el servicio militar en el Batallón Palacé de Buga, y allí continuó su carrera militar.  Pérez había llegado a Güicán nueve días antes de que se produjera el ataque. 

Los militares fueron secuestrados luego de una emboscada por parte del ELN a una comisión de la Registraduría Nacional, donde murieron 11 militares y un policía, el pasado 26 de octubre.

Según informó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, los hechos se presentaron cuando los uniformados, junto a los delegados de la Registraduría, se disponían a regresar del resguardo indígena de Bachira, en donde habitan indígenas U’wa, con un total de 130 votos y fueron emboscados por alrededor de 300 guerrilleros del ELN. 

[[nid:482615;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/11/madre-del-soldado-secuestrado-734.jpg;full;{Dulfari Giraldo, madre del soldado Andrés Felipe Pérez, dijo que nunca perdió la esperanza de que fuera liberado.Elpais.com.co}]]

Los familiares del soldado oriundo de Tuluá, Valle, le agredecieron a todas las entidades que participaron en el operativo que permitió traer al militar de nuevo a la libertad.

Dulfari Giraldo, madre del soldado Andrés Felipe Pérez, dijo que se enteró de la liberación a través de la Cruz Roja Internacional. 

"Esta mañana me fui a Buga para orarle al señor de Los Milagros para que se efectuara lo más pronto posible la liberación de mi hijo. Salí de la iglesia y recibí la noticia, esto es un milagro", añadió la señora Giraldo.

Los familiares del soldado permanecían en cadena de oración para que la guerrilla del ELN liberara a los dos militares secuestrados tras una emboscada en Güicán, Boyacá.

"Me siento como el día que nació mi hijo, porque sobrevivir a esa masacre en donde murieron sus compañeros es algo inexplicable, sólo espero el momento de tenerlo frente a frente, abrazarlo y poderle dar muchos besos”, señaló la angustiada madre quien no podía ocultar esa felicidad en su rostro.

Dos horas después de haber recibido la noticia de que la guerrilla había entregado a los dos soldados Dulfari recibió una lalamda. Al otro lado de la línea una delegada de la Cruz Roja Internacional, con acento español, la puso en contacto con su hijo liberado.

La madre no lo podía creer y durante la conversación  no se cansaba de preguntarle una y otra vez a su hijo sí "estaba bien", "que sí estaba completo", “qué si estaba todo sanito”.

Su hijo le respondió: “mami, me hiciste mucha falta, gracias a Dios ya salimos de todo esto”. Esas  palabras iluminaron el rostro de la mujer.

Doña Dulfari viaja en la noche de este lunes a Bogotá para reencontrase con su hijo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad