Sigue tensión en El Buen Pastor, menores intentaron nuevo amotinamiento

Sigue tensión en El Buen Pastor, menores intentaron nuevo amotinamiento

Abril 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Sigue tensión en El Buen Pastor, menores intentaron nuevo amotinamiento

Autoridades controlaron un segundo motín provocado por reclusos del Buen Pastor en Cali, con el objetivo de fugarse.

Nuevamente los miembros del Esmad tuvieron que ingresar a las instalaciones del Centro de Formación Juvenil El Buen Pastor para evitar desórdenes.

En la mañana de este martes, las autoridades policiales frustraron un nuevo amotinamiento en el Centro de Formación Juvenil de El Buen Pastor.Un grupo de menores trató de agruparse para causar nuevos desórdenes al interior del lugar, pero la inmediata intervención del grupo especializado del Esmad que se mantiene apostado en las afueras evitó que los jóvenes lograran su cometido.Voceros de la Personería de Cali indicaron que se trató de un pequeño incidente que fue controlado fácilmente y que no ocasionó alteración del orden dentro del centro.Esto sucedió, mientras que en otro sitio de la ciudad los habitantes protestaban por la adecuación de una bodega de la antigua Licorera del Valle para albergar a menores infractores.En total, en los dos desórdenes de la semana pasada en los Centros de Formación Valle del Lili y El Buen Pastor, 68 adolescentes se fugaron, más de diez resultaron con heridas, entre ellos cuatro fracturados, y tres de ellos terminaron muertos.Ante la delicada situación que se vive en la ciudad por los últimos hechos, la Procuraduría, la Personería, la Policía, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, y representantes de los Religiosos Terciarios Capuchinos acordaron reforzar la seguridad en los centros para menores infractores de la ciudad. Incluso, y mientras terminan las obras de infraestructura en el Centro de Formación Valle del Lili con el fin de mejorar la seguridad, la Policía hace presencia al interior para así hacer frente a cualquier emergencia. En entrevista con El País, el director regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Jhon Arley Murillo, dijo que los problemas de seguridad de los centros deben ser atendidos por la Policía y se quejó de que la Gobernación no ha girado, desde hace tres años, fondos para mejorar la infraestructura.Además, anunció que reemplazarán a los Religiosos Terciarios Capuchinos, actuales administradores de ambos centros juveniles, como operadores, aunque aun no se ha definido quién ocupará ese cargo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad