"Ser mujer es un factor de riesgo en todo el mundo": experta Eliana Cano

Agosto 14, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Laura Marcel Hincapié | Reportera de El País

La española Eliana Cano, experta en atención a víctimas de violencia sexual, hace parte de los profesionales que apoyan al Gobierno Nacional en la Estrategia de Asistencia Técnica B-Learning para formar a 180 integrantes del sector de la salud en el Modelo y Protocolo de Atención Integral para Víctimas de Violencia Sexual.

La española Eliana Cano, experta en atención a víctimas de violencia sexual, señaló que en Colombia hace falta una perspectiva de género.

En Colombia solo uno de cada 20 casos de violencia sexual se denuncia. Además del miedo que sienten las víctimas, hay otro obstáculo que deben enfrentar cuando deciden contar su historia: la falta de capacitación del personal médico que atiende los casos. Por esa razón, el Ministerio de Salud y Protección Social inició, con el apoyo del Fondo de Poblaciones de las Naciones Unidas (Unfpa), la Estrategia de Asistencia Técnica B-Learning para formar a 180 integrantes del sector de la salud en el Modelo y Protocolo de Atención Integral para Víctimas de Violencia Sexual. Los talleres, que iniciaron el 8 de agosto en Bogotá, se realizaron el lunes y ayer en Cali y continuarán en Medellín, Santa Marta y Bucaramanga. La española Eliana Cano, una de las docentes encargadas de la capacitación y quien hace siete años trabaja con mujeres y adolescentes que han sufrido violencia sexual, explicó cuáles son los errores que se cometen en el país a la hora de atender a las víctimas. ¿Por qué solo hasta ahora se aplica un protocolo de atención integral para víctimas de la violencia sexual en Colombia?El modelo existe desde el 2010, el problema es que no se estaba implementando en los centros (asistenciales). Entonces, lo que busca esta capacitación es que las personas se familiaricen con este protocolo. Para eso se están haciendo unos talleres presenciales, pero también hay una plataforma virtual y un material didáctico muy importante.¿Eso quiere decir que el personal médico del país todavía no se ha sensibilizado con el tema?A nosotros nos parece que hace falta sensibilización de las personas que trabajan en salud, sobre todo frente al tema de la teoría de género. Por eso, estamos haciendo talleres muy dinámicos.¿Cuál es el error más grave que cometen los empleados de la salud a la hora de atender a víctimas de violencia sexual? Más que error, lo que yo creo es que hay muchas barreras porque los profesionales no saben leer otros síntomas, más allá de los visibles, como embarazos. Un ejemplo son las mujeres que llegan a los centros asistenciales con dolores de cabeza, depresión, alteración del sueño y cosas similares, que son síntomas que uno podría asociar con una historia de violencia sexual o de maltrato de género, pero que muchas veces no se toman en cuenta. Lo que busca este modelo es que se puedan identificar esos comportamientos porque muchas mujeres no cuentan lo que les sucede.Precisamente, en la mayoría de los casos de violencia sexual las víctimas solo reciben una atención médica, pero se está dejando a un lado la asistencia psicológica... Sí, ese es el problema que hemos visto. Lo que ocurre es que muchas veces el protocolo de apoyo a las víctimas no se realiza de manera adecuada. Por ejemplo, se les hacen preguntas que ya se les han hecho y por eso es tan importante que se entienda que no solo deben existir médicos y enfermeras, sino psicólogos que atiendan los casos.Eso ha hecho que muchas mujeres sean revictimizadas cuando acuden a las autoridades, ¿la aplicación de este modelo es una garantía de que eso no volverá a ocurrir?Sí, ese uno de los objetivos del modelo de acción integral a las víctimas. Lo que buscamos es que no sean revictimizadas, pero todo depende de la implementación y el uso que le dé cada centro a la información que les estamos dando. En Colombia solo uno de cada 20 casos se denuncia. Además de esa falta de capacitación médica, ¿qué otros obstáculos enfrentan las víctimas? Es claro que el que tiene que hacer la denuncia es la víctima. Es cierto que hay una serie de estrategias que pueden hacer que el personal acerque a la víctima a sus objetivos, pero en Colombia entendemos que hay un conflicto armado y por eso hay mucho miedo de los profesionales al tema de la denuncia. Es necesario que aprendan a identificar esos miedos que están generando mayor revictimización.Ese conflicto dejó, entre el 2001 y el 2009, 489.687 casos de violencia sexual cometidos por actores armados, ¿en Colombia las mujeres se han convertido en un ‘botín’ de guerra? Yo no conozco muy bien la situación de Colombia, pero te puedo hablar acerca de lo que se ha comentado en los cursos, y es que como en todas las guerras, la mujer se cosifica y se convierte en un objeto para dañar al enemigo. Ese es un problema de todos los países con conflictos armados, donde utilizan al género para sus venganzas. Pero es claro que el principal factor de riesgo para sufrir cualquier tipo de violencia, en cualquier parte del mundo, es ser mujer. En Colombia la cifra de agresiones sexuales es muy alta, pero también lo es en Europa. Usted ha trabajado mucho este tema en España, ¿cómo ve a Colombia, con respecto a lo que se hace en su país por las víctimas de violencia sexual? En España también tenemos muchas carencias, pero sí que es verdad que hay una política de equidad de género más fuerte que aquí, sobre todo a nivel institucional. Yo creo que en Colombia sí se está trabajando el tema, pero hace falta una perspectiva de género bastante llamativa con respecto a España. Entonces, desde allí puedo ver algunas diferencias. Pero es claro que hay que seguir trabajando y hay mucho camino por recorrer en mi país, en Colombia y en el resto del mundo. ¿Qué es lo primero que se debe hacer cuando se conoce un caso de violencia sexual?Lo primero, y más importante, es atender inmediatamente porque siempre que hay una víctima de violencia sexual, el caso se debe considerar una urgencia. Luego, lo ideal es tener a una persona encargada de coordinar a todo el resto de profesionales en cuanto al tema, para evitar la revictimización. A partir de allí, hay que tener un protocolo psicológico y médico, para hacer los respectivos análisis. El apoyo debe ser desde que la víctima entra, y para eso se le debe ofrecer un espacio de seguridad. En Cali las autoridades están preocupadas por el aumento de los asesinatos de mujeres: este primer semestre del 2013 los casos se incrementaron un 54%, con respecto al mismo período del año anterior. Lo más grave es que detrás de esos crímenes también se esconden agresiones sexuales, ¿usted cómo ve la situación de la ciudad?Yo creo que hay que hacer una prevención universal en todos los grupos, en colegios e instituciones, pero debe ser una prevención indicada, teniendo en cuenta que hay zonas de la ciudad donde hay pandillas y la mujer se ha convertido en un objeto que se utiliza para ejercer poder. La verdad no sé qué acciones se están implementando en Cali debido al aumento de los asesinatos de mujeres, pero sí que es verdad que no solo hay que actuar cuando ya existe la violencia, sino que se debe actuar desde mucho antes, para que se entienda la situación.Y, según su experiencia, ¿qué acciones puntuales podrían prevenir la violencia sexual?Se pueden hacer acciones en muchos niveles. Yo actúo desde un modelo ecológico, donde trabajamos a nivel individual, social y de familia, entonces creo que las acciones deben instaurarse desde allí, identificando los grupos más vulnerables. Hay que utilizar programas para disminuir los factores de riesgo y aumentar los factores de protección. Pero no es solo inventar programas, sino hacerles seguimiento, porque eso es vital para evaluar si están funcionando o no.En el puerto de Buenaventura, desde el 2006 hasta la fecha han asesinado a cerca de 80 mujeres, pero lo más grave es que muchos cuerpos han aparecido con los senos quemados y hasta objetos introducidos en los genitales, ¿por qué tanta sevicia contra la mujer?La violencia contra la mujer es una cuestión de desigualdad, es decir, cuando hay una persona que ejerce poder sobre la otra, siempre va a ser un actor de violencia porque quiere demostrar que es capaz de hacer daño y que todo vale. Eso pasa con las mujeres porque son consideradas el sexo débil y siempre hay una especie de patriarcado. Como te dije ahora, ser mujer es, desgraciadamente, un factor de riesgo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad