Senadora inicia cruzada contra violencia a niños

Senadora inicia cruzada contra violencia a niños

Agosto 10, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Gilma Jiménez, congresista del Partido Verde, denuncia dilaciones en procesos de abuso sexual y maltrato contra menores en la ciudad. aseguró que en muchos casos los abogados de los acusados no se presentan a las audiencias, con el fin de dilatar los términos y que éstos se venzan.

La congresista Gilma Jiménez visitó ayer Cali para denunciar los casos de abuso sexual y violencia contra los niños en el Valle del Cauca, que, según la senadora, son alarmantes. Precisamente, estuvo presente en el que iba a ser el inicio del juicio oral contra William Cruz Mesa y su esposa, Ángela María Restrepo, acusados del asesinato del hijo de la mujer, un niño de 4 años de edad. La pareja fue detenida en junio del año pasado, por la muerte del menor. El padre del niño denunció que “el pequeño permaneció diez días en coma, producto de las golpizas que le daba ese sujeto ( el padrastro) por orinarse en la cama”.De acuerdo con el dictamen de Medicina Legal, fue golpeado en la cabeza. La Fiscalía agregó que el pequeño presentaba golpes en la espalda y, al parecer, lo amarraban en una silla de siete metros de alto y lo colgaban para darle latigazos. Estas pruebas iban a ser mostradas en el inicio del juicio, pero el defensor de la pareja acusada no se presentó a la audiencia, razón por la que ésta fue suspendida.La congresista Jiménez, conocida por ser promotara del referendo de prisión perpetua para violadores y asesinos de niños, aseguró que en muchos casos los abogados de los acusados no se presentan a las audiencias, con el fin de dilatar los términos y que éstos se venzan. Hizo un llamado a la justicia del Valle de Cauca por este hecho. La congresista también denunció que a un profesor de educación física, acusado de abusar sexualmente de un menor de edad durante cinco años, lo dejaron en libertad por vencimiento de términos.El caso había sido puesto en conocimiento de las autoridades por la madre del adolescente, que actualmente tiene 13 años, el 30 del enero del 2008.El presunto abuso fue descubierto por las directivas del colegio, donde estudiaba el niño.De acuerdo con lo que éste manifestó, el profesor lo amenazaba con matarlo a él y a su mamá, si llegaba a contar algo.Además, le aseguraba, según el relato del menor, que lo visitara en su apartamento y que así sacaría buenas notas en el colegio. “Estos casos no pueden quedar impunes, necesitamos que los asesinos, violadores, secuestradores, no anden libres por la calle porque representan un peligro inminente para la sociedad y en especial para los niños”, expresó la senadora.Agregó que en el Valle del Cauca se presenta un promedio anual de 500 casos de violencia contra los niños. Sin embargo, las cifras de la Secretaría de Salud de Cali demuestran una realidad aún más grave. El año pasado fueron lastimados física y psicológicamente 590 niños en la ciudad. Asimismo, el Instituto de Bienestar Familiar reporta que de enero a abril de este año se han presentado 618 denuncias por violencia contra los menores, que van desde abuso sexual, maltrato físico, hasta negligencia. “Aquí se denuncia con más frecuencia y eso es lo que distingue a Cali de otras ciudades. Lo que quiere decir que las personas ya no se callan y no desean que las muertes o los actos violentos contra niños queden impunes”, dijo Gilma Jiménez.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad