Seis municipios del Valle, en alerta por reclutamiento infantil de las bacrim

Seis municipios del Valle, en alerta por reclutamiento infantil de las bacrim

Febrero 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Seis municipios del Valle, en alerta por reclutamiento infantil  de las bacrim

Los menores de edad que asistieron al lanzamiento de la campaña ‘Mambrú no va a la guerra’ en Cali dejaron plasmados mensajes pidiendo la paz y la no violencia.

Radiografía de este delito, del que 6920 menores han sido víctimas. En Buenaventura han usado helados con droga para atraer a los niños.

Las bandas criminales, bacrim, son hoy las principales reclutadoras de menores de edad en Colombia, por encima de los grupos guerrilleros de las Farc y el ELN e incluso estos grupo usan artimañas como mezclar dulces o helados con droga para atrapar a los menores.Así lo denunció ayer, en el marco de la celebración del Día Internacional contra el Reclutamiento y la Utilización de Menores en Grupos Armados Ilegales, la Defensoría del Pueblo, la cual basó sus conclusiones en los datos recogidos a través del Sistema de Alertas Tempranas (SAT).“Si bien las Farc y el ELN siguen siendo responsables de la vinculación de menores al conflicto, las bacrim son protagonistas del reclutamiento mediante la sustracción de personas en zonas rurales y urbanas, incorporación ilegal al brazo armado de esas organizaciones y la utilización de jóvenes en actividades de las mismas”, indica un informe de la Defensoría, que agregó que en los últimos 14 años se ha reportado el reclutamiento de 6920 menores. Una cifra que sería más de tres veces el número de estudiantes de un colegio como el Santa Librada, en Cali.Aunque no hay una cifra exacta del número de menores reclutados por las bacrim, la Defensoría explicó que la exposición de los niños a las pretensiones de estos grupos se evidencia en la cantidad de muchachos que han sido judicializados tras verse comprometidos en delitos como homicidio, extorsión, hurto calificado y agravado, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y armas, entre otros delitos, que son encomendados por las bandas.Cali, Pradera, Florida, Palmira, Tuluá y Buenaventura, son los municipios con alerta de riesgo de reclutamiento de menores en el Valle del Cauca, donde a diferentes organismos les preocupa la forma que están utilizando las bandas para atraer a las personas. En Buenaventura, por ejemplo, en el barrio San Francisco de Asís, en la Comuna 7, los actores armados (en especial de grupos como la ‘Empresa’ y los ‘Urabeños’) distribuyen helados o ‘bolis’ con marihuana o bazuco, para generar dependencia con el grupo y manipular su voluntad, explican el Icbf y la Defensoría. De igual forma, “en este municipio se identificó que los niños integran dentro de sus juegos prácticas monstruosas y feroces de la guerra, como el desmembramiento de perros o gatos”.Otro de los puntos del informe indica que en Tumaco (Nariño), Buenaventura ( Valle) y algunos municipios del Cauca “se documentaron situaciones de violencia sexual con menores de 8 años, así como el rapto de adolescentes que fueron violadas y obligadas a consumir sustancias sicoactivas en hoteles durante períodos de entre 3 y 5 días”. En Buenaventura, la Unidad de Víctimas ha atendido en los últimos dos años 51 casos de reclutamiento de menores. En el Valle la cifra es de 414. Entre tanto, en Cali, los ‘Rastrojos’ y los ‘Urabeños, que según la Defensoría tienen presencia en doce comunas de la ciudad, están reclutando menores por medio de pagos mensuales que les ofrecen por defender los territorios y tener el control de sus actividades ilícitas.Ante esto, Rocío Gutiérrez Cely, coordinadora del Centro de Servicios de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) en el Valle, dice que en diferentes municipios se trabaja en campañas de prevención, para evitar que los menores sigan siendo utilizados por los grupos armados ilegales. “En la capital del Valle, -en el barrio Petecuy- por ejemplo, estamos desarrollando la campaña ‘Mambrú no va a la guerra’, que busca generar procesos pedagógicos, culturales y deportivos que despierten en los menores otro tipo de intereses y que de alguna manera los motive a estudiar y a hacer uso adecuado del tiempo libre”, expresa.A su vez, Jesús Darío González, del Observatorio de la Arquidiócesis de Cali, explica que las bandas ven en la falta de oportunidades que tienen los menores, la oportunidad perfecta para “contratarlos” en sus organizaciones.Más casos en el paísSegún la Defensoría del Pueblo, en el Chocó, particularmente en Quibdó, Cértegui, Istmina y Tadó, se registran en promedio dos y tres denuncias mensuales por reclutamiento de menores, las cuales comprometen a las Farc y los ‘Rastrojos’.En la Guajira, la entidad constató la instrumentalización de los menores de edad para el hurto y comercialización de combustibles para beneficio de las bacrim.En Zaragoza y El Bagre (Antioquia) se evidenciaron casos de explotación sexual en niñas por parte de las bacrim.En Planadas, Rioblanco y Chaparral, se verificaron casos de incorporación ilegal para la siembra de minas antipersona y la elaboración de artefactos explosivos por parte de los grupos guerrilleros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad