Se triplican homicidios de menores en Cali

Julio 05, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Se triplican homicidios de menores en Cali

Mientras entre enero y mayo de 2009, 17 menores fueron asesinados, al mismo mes de 2010 la cifra llegó a 80. Este año van 975 adolescente capturados, 197 más que en 2009. Desde 2007 el domingo es el día en que más asesinatos ocurren en la capital del Valle.

A Luisa Fernanda Naranjo literalmente la muerte le tocó a la puerta de su casa. El pasado 28 de junio la menor, de 12 años de edad, se preparaba para ir a estudiar, pero mientras se arreglaba uno de sus compañeros de estudio llegó para supuestamente recogerla y ella lo dejó entrar. Minutos después, en la Diagonal 26G4 con Transversal72 del barrio Marroquín, la gente estaba conmocionada. Luisa Fernanda estaba muerta, tirada en la sala de su casa con un disparo en la cabeza. Ese mismo día en otro sector del oriente de Cali, conocido como la Invasión El Valladito, las autoridades hallaron el cuerpo sin vida de una niña de 7 años, quien presentaba un golpe en la cabeza. El caso causó tal repudio entre los vecinos que muchos intentaron golpear a la madrastra de la niña, principal sospechosa de su muerte. En los dos casos anteriores las víctimas fueron menores de edad, al igual que los victimarios. La Policía capturó al compañero de estudio de Luisa, un joven de 17 años, como presunto autor del crimen, mientras que en el caso de la niña de 7 años, su madrastra, también de 17 años, está señalada como la principal sospechosa por el homicidio. Estos dos episodios alarmaron a las autoridades, pues según las cifras, durante 2010 los hechos violentos que involucran a menores de edad han aumentado en la ciudad. En lo que va de este año 91 menores de edad han sido asesinados en diferentes hechos, especialmente por venganzas y retaliaciones entre pandillas. De estos 83 han sido hombres y 8 mujeres. De acuerdo con cifras del Observatorio Social de la Alcaldía de Cali, de las 883 personas asesinadas a julio 3 de 2010, los menores representan el 11% de estas muertes. El año pasado, cuando Cali registró 1.794 homicidios en todo el año, los asesinatos de menores sumaron 205. Hasta el 30 de mayo de 2009 los infantes muertos eran apenas 17. Pero este año esa cifra fue superada en más de tres veces: al mismo mes del 2010 el número de homicidios en menores fue de 80. No sólo los asesinatos en adolescentes menores de 18 años han aumentado, también lo han hecho los delitos en los que éstos se ven inmersos. Mientras a junio de 2009 la Policía había detenido a 778 menores por diferentes delitos, este año en el mismo mes el número llega a 975, es decir 197 más. “La verdad hay que decirla: en Cali se ha disparado el número de menores que ingresan al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes. Para nadie es un secreto que la delincuencia organizada sigue utilizando a los menores para que cometan delitos”, advierte Arley Murillo, director de la regional Valle del Icbf. Las faltas a la ley en las que más incurren siguen siendo el hurto, porte de armas de fuego, el tráfico de estupefacientes y el homicidio. Un investigador de la Sijín dijo que el problema radica en que en muchos barrios, especialmente en las comunas 13, 14, 15 , 6 y 20 hay bandas completas integradas por menores, casi todos armados y hasta manejando negocios de microtráfico. Para la directora regional del Instituto de Medicina Legal, Ana Inés Ricaurte Villota, la realidad de Cali es que cada vez más los menores se están involucrando en hechos violentos. “Esto se ve mucho en las agresiones que unos menores comenten contra otros, especialmente en las llamadas guerras entre pandillas, pero también en los colegios”. Para la funcionaria lo principal ahora es una revisión de la ley de infancia y adolescencia que a su juicio es muy flexible en las penas contra los menores que cometen delitos. En los últimos días las autoridades han reportado a diario un menor asesinado, cuatro detenidos, mientras que en junio hubo ocho casos de lesionados con armas de fuego y armas blancas. Un dolor de cabeza“Es lamentable decirlo pero hace tres meses, cuando alias Maicol murió, en la Comuna 6 las cosas han cambiado, aunque sea un poquito”.Quien habla es un líder del barrio Floralia que recuerda cómo ‘Maicol’, un muchacho de 16 años era el terror del sector. Dicen que robaba, que consumía drogas todo el tiempo, pero ante todo, que era un “duro” para matar a cuchillo. Las autoridades le contaron al menos 15 homicidios en los últimos años. La Comuna 6 es una de las zonas de Cali donde las autoridades han puesto la mira ante la ola de delitos cometidos por menores de edad. Tanto, que la Policía ha tenido que reunirse con los presidentes de las juntas de acción comunal de al menos 16 barrios para pedirles a los padres de familia acciones concretas para que aplaquen a los adolescentes. Según el comandante de la Policía de la estación de Floralia, mayor Reinaldo Gómez, el hurto, las lesiones personales y el homicidio, son los delitos por los que más son detenidos los menores. Y agrega “lo de los muchachos es un problema de toda la ciudad, pero en esta comuna la situación es muy delicada. Recuerdo que tuvimos el homicidio de una persona a manos de un muchacho de 16 años, quien lo atacó a cuchillo por robarle una caja de arroz chino. Además, la gente se queja mucho porque no se les puede decir nada, ni reprenderlos; si fuman marihuana frente a las casas la gente no les llama la atención porque les da miedo que uno de estos jóvenes los ataque”, dijo el mayor Gómez. Para el sociólogo José Aramando Meléndez, los muchachos se comportan de esta manera por la falta de autoridad en los hogares y por la débil ley que castiga sus faltas a la sociedad. “Tenemos padres y madres ausentes y sin autoridad, entornos violentos (pandillas, drogas y armas) y sobre todo una ley de infancia que no castiga a los menores como debe ser”, expresó Meléndez. Lo preocupante, dice el sacerdote Ramón Nonato Arroyave, director del Centro de Formación Juvenil Valle del Lili, es que allí están recluidos 210 jóvenes y no hay espacio para uno más. DatosCada joven internado en una institución como el Centro de Formación Valle del Lili cuesta $1.200.000. En 2009, el Icbf invirtió 8 mil 432 millones de pesos para atender la problemática de la delincuencia juvenil.El día que más homicidios reportó durante junio de 2010, fue el domingo 6, donde hubo 14 muertes. Desde 2007 el domingo es el día en que más asesinatos ocurren en Cali.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad