Se retractan detenidos por asesinato de capo colombiano en España

Marzo 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE

La investigación sobre la muerte del 'Rey del Caquetá' podría sufrir un revés.

Varios de los siete hombres capturados por el asesinato del capo colombiano Leónidas Vargas, tiroteado en 2009 en la habitación de un hospital en Madrid, España, aseguraron hoy que no recuerdan nada y que si reconocieron su implicación en el crimen ante la Policía fue bajo presión.El juicio por este caso comenzó el lunes en la Audiencia Provincial de Madrid, ante un tribunal popular, con siete personas sentadas en el banquillo de los acusados, que se enfrentan a penas de entre 5 y 28 años de prisión, según el escrito provisional del fiscal.El colombiano Jonathan M.R., acusado de entrar junto a Jonathan Andrés O. -presunto autor de los disparos y también colombiano- en el Hospital Doce de Octubre el día del crimen, el 8 de enero de 2009, aseguró que los agentes le amenazaron con deportarle a su país, donde alguien le "iba a quitar la vida".El rumano Andrei A.C., acusado de tirar al río Guadarrama la pistola -que no ha sido hallada- con la que se disparó cinco veces a Vargas, afirmó, por su parte, que nada de lo que declaró ante la Policía "es verdad". "Me lo inventé", añadió.El colombiano Alexander S.C., fue acusado de llevar al hospital al autor de los disparos y de esconderle después en su casa.Añadió que si portaba un arma encima cuando fue detenido, fue porque un amigo se la dejó a cambio de un préstamo de dinero.Según el escrito provisional del fiscal, todos los acusados se pusieron de acuerdo para quitar la vida a Vargas, que vivía en Madrid junto a su esposa y dos hijos y estaba bajo arresto domiciliario por orden de la Audiencia Nacional.El capo, que había sido detenido por tráfico de drogas y crimen organizado en julio de 2006, estaba ingresado en el hospital Doce de Octubre de Madrid por una dolencia estomacal.La Audiencia Nacional le había puesto en libertad bajo fianza por sus problemas de salud y le había autorizado a acudir al hospital cuando fuera necesario.El escrito provisional del fiscal apunta que los acusados recibieron el encargo, "por personas aún desconocidas" y sin que se sepa por cuánto dinero, de asesinar a Vargas, y desde primeros de enero comenzaron a vigilar la habitación 543 de la quinta planta del hospital Doce de Octubre.En la tercera sesión de la vista, que continuará esta tarde, las defensas hicieron constar sus protestas porque el tribunal haya permitido al fiscal incorporar las declaraciones que hicieron algunos acusados ante la policÍa y a nivel judicial, lo que, a su juicio, vulnera el derecho de sus clientes.Sin embargo, el Ministerio Público alegó que era necesario unir esas declaraciones para demostrar así las contradicciones, a su entender, de los acusados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad