Se cumplen sepelios de policías muertos en Putumayo

Septiembre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El sepelio del carabinero Franklin Riascos se llevó a cabo en Cali, donde sus familiares le hicieron una sentida despedida. Su madre Maritza esperó en la pista del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, que presta sus servicios a la capital del Valle, el cuerpo de su hijo.

A diferentes regiones del país fueron trasladados los cuerpos de los ocho policías que fallecieron en el ataque atribuido al frente 48 de las Farc en San Miguel, Putumayo.El sepelio del carabinero Franklin Riascos se llevó a cabo en Cali, donde sus familiares le hicieron una sentida despedida. Su madre Maritza esperó en la pista del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, que presta sus servicios a la capital del Valle, el cuerpo de su hijo.En Villavicencio, sepultaron al patrullero León Fernando Peña y en Tunja, familiares y amigos le rindieron un homenaje a Alberiro Mesa.Los uniformados eran oriundos de Villavicencio, Meta, Tunja y Paéz, Boyacá, Cali y Zarzal, Valle del Cauca, Calarcá, Quindío, y Pasto.Carabineros sabían que los iban a atacarPor otra parte, el comandante del escuadrón 46 Móvil de Carabineros, intendente Erwin Manotas Peralta, aseguró a Caracol Radio que tenían información de inteligencia sobre el ataque atribuido al frente 48 de las Farc.“Teníamos información previa y gracias a labores de inteligencia que la guerrilla de las Farc nos quería atacar el puesto de vigilancia de policía en el puente internacional de San Miguel, en frontera con el Ecuador", aseguró el viernes pasado el director de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo. Afirmó al término de un consejo extraordinario de seguridad con el presidente, Juan Manuel Santos, y los Altos Mandos Militares, que por esa información recopilada en Puerto Asis habían decido trasladar las tres unidades de carabineros al caserío. Señaló a la emisora que su unidad llevaba más de un mes en el lugar prestando servicio de vigilancia de seguridad en la frontera y que realizaban labores de registro para evitar el contrabando. “La guerrilla quería tomarse el municipio de San Miguel y para poderlo hacer tenían que combatirnos a nosotros que éramos el primer escollo que ellos encontraban para obtener su fin”, señaló el intendente Peralta.El oficial rechazó que las Farc pusieran un explosivo en uno de los cadáveres. "El acto de barbarie no tiene límite por parte de las Farc, que en uno de los cuerpos muertos de un policía le colocaron una bomba explosiva para ser detonada en el momento del levantamiento del cadáver",El ataque en San Miguel fue realizado por 70 guerrilleros con fusiles, morteros artesanales y cilindros bombas. Uno de los morteros cayó en uno de los cerros donde estaba localizada una unidad, (10 hombres) matando a ocho carabineros.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad