Se agita el debate por aplicación del Plan Desarme en Cali

Se agita el debate por aplicación del Plan Desarme en Cali

Septiembre 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Se agita el debate por aplicación del Plan Desarme en Cali

Uno de los argumentos en contra del Plan Desarme es que no es acogido por los delincuentes, quienes usan armas ilegales.

El aumento de los homicidios, de los cuales el 89 % se comete con armas de fuego, llevó a la Alcaldía a evaluar la medida de forma permanente. Controversia.

Lo dijo el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero: urge hacer una evaluación detallada de la situación de homicidios que está viviendo la ciudad y, si es el caso, hay que tomar acciones como el Plan Desarme permanente.Esta declaración del alcalde Guerrero, hecha el viernes pasado en presencia del presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de entrega de equipos para el Plan Cuadrantes de la Policía, tiene una explicación: el aumento del 16 % en las cifras de homicidios durante el primer semestre del 2013.Y es que según los datos del Observatorio Social de la Alcaldía, entre el 1 de enero y el 30 de junio del 2013 se presentaron 954 asesinatos, 128 más que en el mismo periodo del 2012. Lo más preocupante es que el 89% de estos homicidios, es decir 847, se cometió con armas de fuego. En ese mismo lapso, también reportó el Observatorio Social, las autoridades incautaron 1541 armas de fuego, de las cuales 803 eran originales y 729 de fabricación artesanal. De ellas, solo 222 tenían permiso para ser portadas y 216 estaban en poder de menores de edad.Un plan que genera controversia Ante el urgente debate del desarme en Cali, las voces a favor y en contra de esta medida no se hicieron esperar. El mismo alcalde Guerrero, al referirse a su propuesta, dice que “queremos que la población civil no ande portando armas y que los salvoconductos desaparezcan. Solo se estudiarían casos muy especiales para dar un tipo de permiso al porte”.Guerrero hace énfasis en que “las armas solo las deben utilizar las Fuerzas Armadas y no los ciudadanos del común, esto ayudaría a reducir sustancialmente los delitos y asesinatos en la ciudad”.La propuesta del desarme también fue bien recibida por el personero de la ciudad, Andrés Santamaría, quien reitera que desde hace unos meses viene insistiendo en que es la mejor medida para reducir los homicidios y la criminalidad“Cali nunca se ha dado a la tarea de implementar el Plan Desarme en toda la ciudad por un buen tiempo, como sí lo han hecho ciudades como Bogotá y Medellín”, asegura Santamaría.De acuerdo con el funcionario, “se podría decretar el desarme en un periodo de prueba de uno o dos meses, nada se pierde. Si la estrategia funciona, pues se sigue implementando y reforzando, pero de no funcionar, sería mejor que no haberlo intentado. Ya con eso, tendríamos un punto de partida para ver qué otras soluciones se deben aplicar”.Por su parte, el comandante de la Tercera Brigada del Ejército, general Luis Fernando Rojas, habla de una postura institucional: las armas con salvoconducto se les dan a personas a las que se les ha hecho un estudio y muchas veces las necesitan por los factores de riesgo que enfrentan. “El Ejército siempre ha tenido una posición frente al tema y es no negarles el amparo de un arma a los ciudadanos que la requieran y la necesiten”, explicó en una ocasión el general Rojas. Asimismo, el general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía de Cali, afirma que hay que analizar la situación, pero también entender que cada ciudad tiene problemáticas diferentes.“En Cali hay que seguir interviniendo los sectores donde hay mayor presencia de delincuentes, que entre otras razones, portan gran cantidad de armas ilegales. En estos lugares es donde se debería implementar el Plan Desarme constantemente”, opina el oficial. A su vez, el concejal Roy Barreras afirma que “el desarme no resuelve el problema de los homicidios, pues las armas de los bandidos son ilegales. Una determinación de desarme general solo afectaría a quienes tienen sus armas con salvoconducto”.Barreras insiste en que los delitos en Cali son cometidos por integrantes de las bandas criminales, que no harán caso a solicitudes de desarme. La ciudad lleva un año con desarme en las comunas más violentas y, a pesar de las medidas vigentes, los homicidios han aumentado”, expresó.Para Mario Valencia, experto en seguridad ciudadana, la medida del desarme puede servir siempre y cuando las autoridades cuenten con los hombres necesarios para estar verificando que la norma se cumple, es decir, tener el personal suficiente para realizar operativos, investigaciones, puestos de control permanentes.En cambio, a Jorge Cárdenas, un comerciante, el control al porte legal no le parece justo porque tanto él como varios conocidos porta un arma con salvoconducto para defender sus negocios.“Aunque un arma no garantiza la seguridad de nadie, por mi trabajo considero que es necesario tenerla para no estar indefenso ante los delincuentes, que en repetidas ocasiones me han hecho daño”, sentencia Cárdenas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad