Santos dice a las Farc que no hay posibilidad de aplazar elecciones presidenciales

Santos dice a las Farc que no hay posibilidad de aplazar elecciones presidenciales

Junio 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa y Hugo Mario Cárdenas | Reportero de El País
Santos dice a las Farc que no hay posibilidad de aplazar elecciones presidenciales

Las Farc pidieron hoy aplazar un año las elecciones en Colombia y convocar una asamblea constituyente, una propuesta que "no va" según respondieron los negociadores del Gobierno que instaron a la guerrilla a concentrarse en la agenda del diálogo de paz.

Farc propusieron, a través de su vocero ‘Iván Márquez’, que se aplace durante un año las elecciones presidenciales “para que no se afecte el proceso”. Gobierno se pronunció descartando la idea.

El presidente Juan Manuel Santos descartó la posibilidad de aplazar un año el calendario electoral, tal como lo pidieron las Farc, y añadió que lo que sí se deben mantener son los temas trazados para la mesa de negociación que se cumple en la Habana, Cuba.Las declaraciones fueron entregadas durante el viaje que el primer mandatario realiza a Israel y Palestina, y responden a la propuesta de las Farc, dada a conocer a través de su vocero ‘Iván Márquez’, para que se aplace durante un año las elecciones presidenciales y de Alcaldes y Gobernadores “para que no se afecte el proceso”.De inmediato, el Gobierno, a través del jefe negociador Humberto De la Calle Lombana, le respondió a las Farc que esa propuesta “está descartada, pues de lo que se trata es de “no distraerse”.De la Calle dijo en su intervención que en este ciclo se hablará de participación política de la guerrilla “como un todo, no de manera individual”, y dijo que el tema de las personas que eventualmente comenzarían a hacer política “se abordará posteriormente”. El jefe negociador del Gobierno también dijo que el Gobierno se compromete a dar “todas las garantías” pues advirtió que “no podemos repetir la experiencia de la Unión Patriótica. Diferencia profunda de opinionesTal como se esperaba para la discusión de este punto, las delegaciones del Gobierno y las Farc arribaron al Palacio de Convenciones de La Habana con propuestas ambiciosas que representan enormes diferencias entre las partes y que hacen prever que la evacuación de este tema será tan complicado como el del desarrollo agrario.Se avizoran espinosos temas como las elecciones de 2014, los tiempos del proceso, el compromiso con la paz, la creación de un nuevo Estado y el mecanismo de refrendación a través del cual los colombianos deberán aprobar o no lo acordado en La Habana.Sin embargo, también hay coincidencias en los comunicados leídos este martes por Humberto de la Calle e ‘Iván Márquez’, como la necesidad de que en este punto deben participar los congresistas y los partidos y movimientos políticos legalmente constituidos, así como la reafirmación de la voluntad de las partes de que este proceso permita la reconciliación nacional.Pero más allá de ello, el comandante guerrillero Jorge Torres Victoria, alias Pablo Catatumbo, confesó en diálogo con El País el malestar con el que llegan los delegados de las Farc al inicio de la discusión de este segundo punto por las “contradicciones de los últimos días del presidente Juan Manuel Santos”. “No es solo la molestia por la visita de Capriles a Colombia y las contradicciones en los mensajes del Gobierno, sino que Santos en su visita a Pradera o Florida dijo que con acuerdo o sin acuerdo, estos cambios se seguirán dando. Entonces, ¿para qué estamos negociando?”, cuestionó ‘Catatumbo’.Desde el inicio de las conversaciones de paz, el presidente Juan Manuel Santos ha sido enfático en que los tiempos determinados para la negociación deben cumplirse. De acuerdo con varias declaraciones del Gobierno, esto no es negociable, porque “el proceso de paz no debe durar eternamente”. El Gobierno justifica su posición diciendo que con el tiempo se ha incrementado el apoyo popular al proceso de paz y que “para mantenerlo e incrementarlo, tenemos que producir resultados”. También se basa en que la Constitución Política actual brinda todas las garantías que las Farc piden y que lo único que se necesita es cumplirla. De la Calle afirmó que “el problema de la participación política no está en la Constitución, sino en aprovechar los espacios de participación que se abrieron con ella”. Las Farc por su parte han insistido constantemente en que los diálogos se deben llevar a cabo discutiendo los temas a profundidad y esto no puede depender de los tiempos electorales del Gobierno. De hecho, al inicio de la novena sesión de diálogos, las Farc se manifestaron en desacuerdo con lo que llamaron “las negociaciones express” del Gobierno Nacional. Las Farc se justifican en que hay situaciones que, “de no ser atendidas con inteligencia y decisión, harán saltar en mil pedazos lo alcanzado hasta la fecha”, haciendo imposible la culminación del recorrido que aún falta para lograr el propósito de la paz para todos. También en que el artículo número 376 de la Constitución de 1991 consagra la opción de convocar una nueva constituyente en caso de que alguna de las dos cámaras del Congreso lo apruebe a manera de ley, y luego esto sea refrendado por votación popular, en la que deberá participar por lo menos una tercera parte del censo electoral. Entre los temas que proponen las Farc está el de la segunda instacia para los congresistas; la eliminación de inhabilidades por única vez para políticos que deseen participar en la política; la desvinculación del Ministerio Público de los procesos de la jurisdicción penal; el reordenamiento territorial de la Nación que permita la descentralización administrativa y fiscal, creando nuevas regiones con claridad para dar mayor eficacia. Algunas de estas propuestas implican profundos cambios en la organización del país, sin embargo otras ya se han venido discutiendo en el Congreso a manera de reformas y podrían sacarse adelante de esa manera. Falta ver de qué manera sortean estos temas en las negociaciones de La Habana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad