Santander de Quilichao, el fortín de la columna Jacobo Arenas de las Farc

default: Santander de Quilichao, el fortín de la columna Jacobo Arenas de las Farc

En el norte del Cauca no cesan las extorsiones. Este jueves, tres personas fueron secuestradas.

Santander de Quilichao, el fortín de la columna Jacobo Arenas de las Farc

Mayo 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Santander de Quilichao, el fortín de la columna Jacobo Arenas de las Farc

Secuestro. Esta es la finca ubicada en una vereda de Santander de Quilichao (Cauca), de donde supuestos guerrilleros se llevaron ayer a tres personas, según las autoridades.

En el norte del Cauca no cesan las extorsiones. Este jueves, tres personas fueron secuestradas.

La Columna Jacobo Arenas de las Farc sigue atemorizando a Santander de Quilichao, en el norte del Cauca. Los secuestros y extorsiones que desde hace años viene realizando este grupo en la zona no paran. Incluso este jueves, supuestos guerrilleros secuestraron en una finca a tres personas en una vereda. Esto ocurrió un día después de que el Gobierno y las autoridades confirmaran la muerte en combate de Leonidas Zambrano Cardozo, alias Caliche, jefe de la Jacobo Arenas y a quien se le sindica, entre otras razones, de tener azotados a los comerciantes e indígenas de Santander de Quilichao y sus alrededores.El secretario de Gobierno de ese municipio, Ricardo Cifuentes, trata de explicar un poco esta situación. “En lo corrido del año van cinco secuestros, todos con la misma característica de los de ayer: hombres armados y con botas de caucho llegan en una o dos camionetas, amenazan a las personas, las suben a los carros y se las llevan”, dice Cifuentes, sin descartar que los autores de los hechos sean guerrilleros. El funcionario afirmó que la muerte de ‘Caliche’ no cambiará mucho el problema de los secuestros y las extorsiones en Santander de Quilichao. “Por eso la gente no habla mucho de la Jacobo Arenas ni de nadie, por temor, porque llegará un reemplazo y seguirán la misma línea ya que el municipio es su punto estratégico en el Cauca para la consecución de recursos”, expresa.Por su parte, el comandante (e) de la Policía de Santander de Quilichao, mayor Simón Cornejo, explica que la guerrilla, aunque no se vea en la zona urbana, mandan a sus colaboradores a cobrarles a los comerciantes las llamadas vacunas, de manera mensual o semestral.Pero hay un problema y una preocupación aún mayor, dice el mayor Cornejo: “cuando los comerciantes que están siendo extorsionados saben que la guerrilla es quien lo está haciendo no denuncian ni se refieren al tema y por esto es que es difícil tener una cifra real de la situación. Las personas solo se acercan a las autoridades cuando los extorsionistas son delincuentes comunes”. Sin embargo, el personero del municipio, Alex Ordóñez, dice que en su despacho se reciben 80 declaraciones cada mes de personas que dicen, en gran parte, estar amenazadas por las Farc. Como la denuncia de un hombre que tiene varios puestos de comida en la plaza de mercado y desde hace tres meses, señala sin identificarse, que la Jacobo Arenas de las Farc le viene cobrando $100.000 por cada uno de sus cuatro puntos.Entre tanto, una fuente del Ejército le dijo a este diario que tras la muerte de alias Caliche, las extorsiones, especialmente en Santander de Quilichao, las manejaría alias Jaime, quien es el jefe de una las compañías de la columna Jacobo Arenas de las Farc y encargado de la parte militar del grupo. Incluso, la fuente dijo que ‘Caliche’ y ‘Jaime’ coordinaron el secuestro, hace un mes, del comerciante William Villamil en un barrio del municipio, a quien la guerrilla interceptó en el sector Santa Anita, a plena luz del día y donde en la huida los subversivos mataron a un agente. “Sabemos que las Farc tienen al hombre retenido en Tacueyó, hasta que les pague una suma de dinero que le vienen exigiendo por una extorsión”, dijo el militar.Pero este problema de la Columna Jacobo Arenas de las Farc en Santander de Quilichao no termina ahí. Ayer, unos pocos comerciantes e indígenas se atrevieron a denunciar que la guerrilla habría cedido el ‘negocio’ a las bandas criminales de ‘los Rastrojos’ y ‘los Urabeños’, las cuales se están encargando de realizar los cobros y las amenazas. Según aseguraron, la misma guerrilla les encargan los trabajos, les cobran un porcentaje y les brindan protección en el municipio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad