Riñas en Cali han dejado a 4600 personas lesionadas este año

Octubre 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Riñas en Cali han dejado a 4600 personas lesionadas este año

La intolerancia, de acuerdo a las autoridades, es la principal causa por la cual se generan riñas y peleas entre las personas en la capital del Valle del Cauca.

Línea de emergencia de la Policía recibe al día 500 llamadas por peleas en calles y casas. Preocupan los casos que han terminado en homicidios. Piden más trabajo con la comunidad.

Una aparente pelea por una bicicleta terminó el sábado 5 de octubre en desgracia para una familia en el barrio Floralia, nororiente de Cali. Ese día un joven de 16 años asesinó a su hermano de 22 años con un arma blanca en medio de dicha discusión. En otro hecho, también ese día de fin de semana, un hombre en Terrón Colorado, en el oeste de la ciudad, le propinó varios disparos a su esposa (quien quedó herida) y luego se suicidó. Los casos fueron reportados como riñas ante las autoridades. Estos dos sucesos, que lamentablemente terminaron apagando la vida de dos personas, hacen parte de los 4600 registros de ciudadanos que han resultado afectados de alguna manera en riñas y peleas este año en la capital del Valle.El comandante operativo de la Policía Cali, coronel Nelson Rincón, dice que existen varios factores que serían la causa para que la gente en la ciudad termine en peleas y riñas: solo porque el vecino lo miró mal, porque el amigo hizo un comentario mal hecho o por cualquier malentendido. “El factor más delicado es la intolerancia. Pero también la violencia intrafamiliar, el exceso de alcohol y el consumo de drogas son acciones que después de un tiempo se traducen en hechos de violencia, en ajustes de cuentas”, asegura el coronel Rincón.Reflejo de esa intolerancia, explica Aleido Clavijo, uno de los supervisores en Cali del 123 o la línea de emergencia de la Policía, son las 500 llamadas diarias, una cada 10 minutos en promedio, de ciudadanos, de caleños, que marcan a reportar riñas callejeras o peleas familiares en la capital del Valle.Clavijo admite que con la implementación del Plan Cuadrantes de la Policía en Cali las llamadas al 123 por riñas han disminuido, en el 2011 eran 650 diarias. “Las ciudadanos ahora están llamando al uniformado del cuadrante que está en su barrio ante cualquier eventualidad”, dice. De esas llamadas, de esos casos por riñas y peleas en la ciudad, la Policía dice que aumentan los fines de semana, sobre todo en sectores del Distrito de Aguablanca y barrios ubicados en las laderas de Cali. Pero las autoridades afirman que no es un problema solo de estos sectores, sino de toda la ciudad. Muertes por riñasLos constantes choques entre la comunidad dejaron en Cali, hasta el 29 de septiembre pasado de este año, 249 muertes de personas que se vieron involucradas en riñas o casos de intolerancia, de acuerdo al seguimiento a la violencia que hace la Personería Municipal.Esta misma entidad también viene alertando por la muerte de menores de edad en las riñas, peleas y enfrentamientos entre pandillas, que ya han cobrado la vida de 187 muchachos. El personero de Cali, Andrés Santamaría, explica que la ciudadanía debe tener precaución ante cualquier evento público o privado que ponga en peligro la vida de los niños.“Hay que evitar mediante la denuncia inmediata y la colaboración de las autoridades que los menores sean víctimas de acciones violentas como riñas o venganzas entre pandillas”, dice Santamaría. Juan Carlos, habitante del barrio El Vergel, oriente de Cali, y quien pertenece al grupo de convivencia y seguridad de la comuna, dice que ha podido ser testigo de que varias de las riñas empiezan al interior de las casas, por diferentes discusiones entre los miembros de una misma familia.“Pero también por choques entre vecinos, que por ejemplo aprovechan los fines de semana que están oyendo música y tomando licor en las calles y por algún motivo empieza una discusión que desencadena una riña, una pelea entre amigos y que, ha pasado, termina dejando heridos y muertos”, asegura Juan Carlos.Trabajo con la comunidadEl sociólogo y docente Hernando Uribe dice que las riñas, las peleas y todo lo que esto trae no se mejora con más presencia de la Policía, sino con más trabajo con la comunidad. “El Estado, la Alcaldía e incluso la Policía, se deben de encargar de reforzar la amistad entre vecinos, entre amigos, entre familia. Generar políticas de encuentro ciudadano, dejar de pensar tanto en la infraestructura y más en la gente”, afirma Uribe. A su vez, la trabajadora social Paola Veléz explica que a los esfuerzos por contrarrestar las riñas y peleas hay que sumarle los de mejorar la educación y la formación de todas las personas.“En sitios marginados donde se presentan estos eventos hace falta una mayor escolaridad y concientizar a los ciudadanos para que no piensen que todo se arregla con violencia”, expresa Vélez, quien hace una aclaración: las riñas no es un problema solo de Cali, sino un asunto de convivencia en todo el país.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad