Revive debate por porte de armas en EE.UU.

Revive debate por porte de armas en EE.UU.

Enero 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Morales, corresponsal de El País Washington
Revive debate por porte de armas en EE.UU.

Un grupo de personas visita un santuario ante el Centro Médico del Hospital Universitario de Tucson, Arizona (EE.UU.), donde la congresista demócrata Gabrielle Giffords y otros víctimas están ingresados a raíz del ataque que cobró la vida de seis personas el pasado fin de semana.

Los seis asesinatos en una reunión política han hecho que los críticos a la venta de armamento pidan cambios en la legislación.

El eterno debate sobre la comercialización de armas en Estados Unidos volvió a quedar sobre el tapete a raíz de la matanza ocurrida hace una semana en Tucson, Arizona, donde murieron seis personas y 14 quedaron heridas, entre ellas una congresista, que se encuentra en estado crítico de salud. La Constitución estadounidense ampara la compra y posesión de armas para personas que cumplan con determinados requisitos, como la edad y no tener antecedentes penales. Estas circunstancias, según algunos críticos de la ley, las aprovechó Jared Lee Loughner, de 22 años, para conseguir una pistola semi-automática modelo Glock 9 milímetros, con la que cometió el tiroteo. “Este es un derecho que todos tenemos, nos lo da la Constitución”, dijo Tito Muñoz, miembro de grupo conservador Tea Party, que defiende el porte de armas. “Creo que la persona que hizo esto también lo habría hecho con un arma comprada en el mercado negro, no entiendo por qué pedir más restricciones, si el 99,9% de los que compran armas somos responsables”. Esta semana el congresista republicano de Texas, Louie Gohmert, manifestó a un medio local que propondrá una ley que le permitiría a los miembros del Congreso cargar armas en el Distrito de Columbia y hasta en el mismo Congreso. “Hay una ola de nuevas leyes que infringen los derechos de la Segunda Enmienda, estás son imprudentes a raíz de los acontecimientos en Tucson”, dijo Gohmert en un comunicado. El político aseguró que aunque su plan no es tener un arma, sí cree que es un derecho.Una de las organizaciones con mayor poder en Estados Unidos es la Organización Nacional de Rifles (NRA), que a través de los años se ha encargado de hacer lobby en el capitolio para que no haya restricciones en la compra de armas.El único comentario que entregó la NRA respecto a los hechos de Arizona es que “en este momento sería inapropiado hacer pronunciamientos diferentes a oraciones por las víctimas y sus familias”.Los que prefieren el desarme“Es innegable que hay un lobby poderoso por parte de ellos (la NRA), es un organismo con mucha influencia entre los conservadores, una institución con mucho dinero y tienen mucho poder”, indicó Vannesa Cárdenas, directora de Progress 2050, un proyecto del Center for American Progress en Washington, D.C.Según Cárdenas, lo ocurrido en Arizona es una llamada de atención para que el tema sea debatido en serio y que pueda a largo plazo hacerse algún tipo de cambio legislativo. “Sabemos que la venta de armas es muy alta, ya hay que abordar este problema”.Esta semana, la Organización de Alcaldes en Contra de Armas propuso unas medidas para impedir que personas como Loughner: enfermos mentales, jóvenes y criminales compren armamento.Los mandatarios locales se han encargado de promover lo que denominaron “pasos de sentido común” para el control de venta de armas. Entre las propuestas se destaca cambiar la forma en que son verificados los antecedentes de los compradores.Mientras tanto, el periódico The Washington Post hizo un llamado al presidente Obama para que controle la venta de armas en el país. “Un razonable control de armas no es inconstitucional, no violaría las libertades de los estadounidenses ni inhibiría la caza y la autodefensa”, expuso el influyente diario en su editorial.“Abundan las restricciónes”La venta y los requisitos para comprar armas en EE.UU. se rigen a nivel estatal y no federal, es decir, cada estado tiene autonomía sobre el asunto.“Siempre que algo así sucede se habla de regular las armas y muchos toman esto como un caso político y aprovechan para callar a la oposición”, reclamó Muñoz. El miembro del grupo conservador Tea Party añadió que “cada estado tiene el derecho de regular sus leyes y determinar quién puede adquirir un arma. No necesitamos federalismos, porque no se deben limitar los derechos de los individuos”. Por ejemplo en Baltimore, Maryland, una persona mayor de 21 años puede comprar un arma, siempre y cuando no tenga un pasado criminal. “Se verifica con el Estado y la Policía. Si la persona no ha cometido crímenes, compra el arma a los siete o diez días después de que se hace el chequeo, se le entrega, y entonces el arma queda registrada a su nombre. Para tenerla también necesita ver un video de 30 minutos”, explicó un empleado de la tienda de armas Just Guns de Baltimore. Según el comerciante la mayoría de las veces las personas compra las armas para defenderse. “Yo no entiendo porque están armando tanto escándalo por este tipo de cosas, una cosa no tiene nada que ver con la otra”, protestó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad