Rescatan a joven estudiante secuestrada en el sur de Cali

Diciembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El Gaula de la Policía rescató a Zuldery Pillimue Mompotes, de 20 años, a quien la mantenían drogada y encadenada en una finca en zona rural de Palmira. Por la joven pedían $300 millones.

[[nid:488639;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/2_0.jpg;full;{Zuldery Pillimue Mompotes fue rescatada por el Gaula de la Policía en una finca, en el corregimiento Caucaseco de Palmira.Cortesía Policía Metropolitana de Cali}]]El horror del secuestro para la estudiante de estética Zuldery Pillimue Mompotes duró 13 días. Esos fueron los días que soportó el calvario a la que la sometieron sus secuestrados que la mantenían drogada y encadenada en una finca en el corregimiento Caucaseco, zona rural de Palmira.

El secuestro de la joven, de 20 años, ocurrió en el barrio El Caney, sur de Cali, de donde fue sacada para ocultarla en una finca y exigir $300 millones por su liberación.

Sin embargo, las labores de inteligencia llevaron al Gaula hasta el sitio exacto donde tenían a la joven, donde pudieron rescatarla y capturar a las tres personas que la custodiaban.

Los detenidos son alias Gato Seco, de 26 años, su esposa una mujer de 20 años, que se encuentra en estado de embarazo, y un menor de 14 años.

Según informaron los investigaores del caso, los dos adultos y elmenor de edad, se turnaban para cuidar a Zuldery y evitar que se escapara del sitio donde la mantenían drogada y encadenada, además usaban máscaras de halloween para que la joven no los reconociera.

“Para que la joven no gritara y permaneciera en estado de somnolencia, estas personas le suministraban unas pastillas, además la tenían encadenada de las piernas, la joven mantenía en una habitación de la vivienda en un colchón en el suelo”, explicó el coronel Wilson Vergara, subcomandante de la Policía Metropolitana de Cali.

Los autores del plagio de la joven exigían el millonario rescate porque es hija de un contratista caleño.

Para presionar a la familia, los autores del secuestro grababan notas de audio de la joven para que le pidiera a sus padres que pagaran el rescate.

“Ellos vieron el estilo de vida del padre de la joven y pensaron que tenían la capacidad económica para pagar el rescate, pero en realidad la familia tiene una buena casa y una camioneta producto del trabajo, pero no tenían una solvencia para pagar la cifra que los secuestradores pedían”, añadió uno de los investigadores del caso.

Aunque tres de los presuntos responsables del secuestro fueron detenidos, las autoridades trabajan en la identificación de otras personas que estarían tras este delito.

[[nid:488634;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/12/img_4074.jpg;full;{Durante el allanamiento, el Gaula incautó las máscaras que usaban los secuestradores y una pistola 9 milímetros.Cortesía Policía Metropolitana de Cali}]]

El día del secuestro Zuldery Pillimue salió de estudiar de una academia de belleza ubicada en el centro de Cali, luego abordó un bus del MÍO, que la llevó hasta el barrio El Caney y caminó junto con una compañera hasta el bloque de una unidad residencial.

Después de despedir a su amiga, siguió caminando y cuando le faltaba menos de una cuadra para llegar a su residencia, fue interceptada por un taxi en el que iban tres hombres armados, y otra persona en una motocicleta, quienes la obligaron a subir al vehículo.

Desde el momento en que la secuestraron, procedieron a sacarla de Cali y a llevarla a una finca en el corregimiento Cauceseco, en Palmira.

De los tres capturados, las autoridades indicaron que alias Gato Seco tiene antecedentes por hurto, porte ilegal de armas y secuestro siemple, por esta razón, continúan en la investigación para determinar los nexos que tendría este hombre con otra banda delincuencial vinculada en el secuestro de la estudiante de estética.

La mujer detenida era la compañera sentimental de Gato Seco y se encargaba de suministrarle la comida a la joven. El menor de edad hacía labores de vigilancia en horas de la noche.

En el momento del allanamiento, el Gaula incautó las máscaras que usaban los secuestradores y una pistola nueve milímetros.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad