Reclutamiento y pandillas recrudecen la violencia contra la mujer en Cali

Reclutamiento y pandillas recrudecen la violencia contra la mujer en Cali

Marzo 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Reclutamiento y pandillas recrudecen la violencia contra la mujer en Cali

Las mujeres son utilizadas por las estructuras criminales para infiltrar a otros grupos. Estos grupos estarían utilizando la violencia sexual como método de intimidación.

De acuerdo con cifras de la Policía, durante los últimos meses ha aumentado el número de mujeres implicadas en delitos. El aumento correspondería al reclutamiento de mujeres por parte de estructuras criminales.

A pesar de que durante los dos primeros meses del 2014 los homicidios de mujeres han tenido una notable disminución respecto a los años anteriores, presentándose nueve casos en los dos meses mientras que en 2013 se registraron en promedio ocho casos por cada mes, las autoridades afirman que existen otro tipo de manifestaciones y fenómenos de aparición reciente que las convierten en víctimas y las hacen más vulnerables en Cali.De acuerdo con las cifras de las Policía y con análisis hechos por el Observatorio Social de Cali, el reclutamiento por parte de estructuras delincuenciales y criminales, así como la violencia sexual practicada por integrantes de esos mismos grupos, son fenómenos que, desde hace al menos un año, han venido adquiriendo mayor preponderancia en la ciudad. Analistas consultados por El País coinciden en que, si bien es necesario analizar la violencia contra la mujer a partir de los homicidios y las agresiones sexuales, también se debe tener en cuenta las nuevas dinámicas de violencia que la criminalidad de la ciudad trae como efecto sobre el género femenino, dinámicas de violencia que se hacen más notorias y con consecuencias más fuertes en las comunas del oriente de Cali. Una mujer que trabaja con jóvenes en alto riesgo en la comuna 13 del oriente de la ciudad y que ha preferido ocultar su nombre, dice que, desde hace varios meses, las pandillas y las estructuras criminales vienen incorporando cada vez más mujeres dentro de sus grupos. Según la mujer, esa incorporación normalmente no se hace por la voluntad de las mujeres, sino bajo amenazas de los líderes de las organizaciones. “En la mayor parte de los casos, se trata de adolescentes que viven en medio de las guerras de las pandillas y que son amenazadas de muerte o de ser violadas si no hacen parte de esas organizaciones, o si no tienen algún tipo de relación con los líderes”, dice la mujer. Esa situación, explica el hecho de que, según la Policía Nacional, en el 2013 se haya registrado un aumento de casos de mujeres involucradas en delitos. Las cifras de la Policía indican que, solo entre el 1 de enero y el 1 de agosto de 2013, se capturaron 364 mujeres por tráfico de drogas, un 36 % más que en 2012. Respecto a homicidios cometidos por mujeres, la cifra de capturas fue de 21, más del doble que en el año anterior. En total, 1058 mujeres habían sido capturadas en Cali durante ese período del 2013, una cifra que, sin terminar el año, superaba en 15 % la cifra del 2012. Para este año, solo durante los meses de enero y febrero, fueron capturadas 98 mujeres, la mayoría, por los delitos de tráfico de estupefacientes, tráfico de armas y lesiones personales. Entre ellas, tres fueron detenidas por secuestro. Para la antropóloga de la Universidad del Valle Joanna Castro, el hecho de que las pandillas y otras estructuras criminales incorporen a mujeres dentro de sus grupos, podría calificarse como otro tipo de violencia contra ellas. Según la profesional, esto porque ese tipo de organizaciones “afectan enormemente la vida de las mujeres en las zonas donde tienen alta influencia. En muchos casos restringen la movilidad de ellas, las restringen en sus relaciones sociales y hasta llegan a imponer reglas de vestuario”, indicó. Es decir, en la mayoría de los casos, aunque las mujeres pertenezcan a organizaciones delincuenciales, su papel es el de víctimas y no de victimarias.Para las autoridades es imposible determinar el número de mujeres que pueden hacer parte estructuras criminales. No obstante, según la Policía, de 74 bandas delincuenciales que fueron desarticuladas entre 2012 y el primer semestre de 2013 en Cali, el 90 % contaba entres sus integrantes a mujeres, muchas de ellas menores de edad. De hecho, en los primeros ocho meses del año pasado, al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes en el Valle del Cauca, ingresaron 128 niñas. En el Centro de Formación Valle del Lili de Cali, según el Icbf, hay actualmente 37 de esas niñas. Entre ellas, una adolescente de 17 años, el cabello esponjoso sobre su rostro moreno y su sonrisa blanquísima, cumple su segunda condena. Dos años antes, había sido condenada por tráfico de drogas. Cumplió su condena, salió del centro y hace seis meses regresó, por el mismo delito. La adolescente creció en el barrio El Calvario del centro de Cali. Nunca conoció a su padre y su madre la obligaba a vender la marihuana y el bazuco del que vivían. Fue capturada el mismo día en que la Policía desmanteló la red de vendedores en la que estaba su madre. ***Pero, además del reclutamiento de mujeres por parte de estructuras criminales y delincuenciales en la ciudad, hay otro tipo de violencia mucho más degradante contra ellas ejercida por esos mismos grupos. En agosto del 2012, El País publicó un artículo en el que se alertaba por los abusos sexuales contra las mujeres en comunas con presencia de pandillas, como una forma de intimidación y de venganza entre ese tipo de grupos. En el artículo se documenta el caso de una menor de 12 años que fue violada por cinco pandilleros, como una venganza porque al parecer un grupo de pandilleros de la zona en que vivía la niña había entregado información a la Policía sobre el lugar en que la otra pandilla guardaba sus armas. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud de Cali, en los primeros dos meses del 2014 se presentaron 947 casos de violencia contra la mujer de los cuales 219 corresponden a violencia sexual. Sin embargo, la responsable del Eje Mujer de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Bienestar Social de la Alcaldía de Cali, Mabel Pastrana, admite que esos casos son los denunciados y que es evidente que hay un subregistro que no es desconsiderable. “Hay muchos casos que no son denunciados por miedo o porque la víctima convive con su victimario. Lo cual es muy común. La mayor parte de las mujeres que sufren un abuso sexual o cualquier tipo de violencia, lo sufren por su propia pareja o expareja”, afirma Pastrana. En los registros del Hospital Universitario del Valle, se contaron en 2013 alrededor de 130 ingresos de mujeres por agresiones sexuales, de los cuales, el 75 % correspondía a niñas menores de edad. Esos mismos registros señalan que la mayoría de mujeres provienen de barrios del oriente de Cali, precisamente las mismas zonas con mayores problemas de violencia de pandillas y estructuras criminales. Un hombre que trabaja con jóvenes afrodescendientes de las comunas 15 y 14 del oriente de la ciudad, admite que las violaciones y el reclutamiento de mujeres ha ido en aumento en los últimos meses. “El reclutamiento se hace porque para los grupos es conveniente tener mujeres en sus filas, pues con éstas pueden acceder más fácil a otros grupos con los cuales están en disputa”, dice el hombre. El trabajo de las mujeres es enamorar y atraer a integrantes de las otras estructuras en disputa para empezar a eliminarlos. El hombre dice conocer el caso de dos mujeres que fueron enviadas a Jamundí por un grupo filial de 'los Rastrojos' en Cali para que infiltrara a 'los Urabeños' de Jamundí. Las mujeres fueron descubiertas y, luego de ser abusadas sexualmente, las asesinaron y tiraron sus cuerpos en las afueras de la ciudad. Homicidios de mujeres En 2013, Cali registró un total de 113 mujeres asesinadas, según las cifras del Observatorio Social de la Alcaldía, entidad encargada de llevar las estadísticas del delito en la ciudad. Se trataba de la cifra más alta de homicidios de mujeres desde el 2007 que, de hecho, representó un aumento del 22% respecto al número de mujeres asesinadas en 2012. Pero más allá de esas estadísticas, lo más aterrador es la forma cruel como se registraron estos asesinatos. La Policía reportó el caso de una mujer desmembrada en el centro de Cali, el de dos mujeres cuyos cuerpos fueron hallados en bolsas con signos de tortura y el de una mujer que murió apuñalada junto a su hijo de dos años. Para el 2014, sin embargo, la Policía ha reportado una disminución notoria en el número mujeres asesinadas en la ciudad. Según sus números, durante los dos primeros meses del año se cuentan solo nueve casos. Para el comandante de la Policía de Cali, coronel Hoover Penilla, esa disminución se explica por la tendencia a la baja que ha mantenido el homicidio en la ciudad desde noviembre del año pasado. Investigadores de la Policía concuerdan en que el aumento de homicidios en general durante 2013, tuvo que ver con los constantes reacomodamientos entre estructuras criminales luego de la captura de varias de sus cabezas, entre las que se cuentan alias Martín Bala, 'Palustre' y el 'Negro Orlando'. Para este año, los reacomodamientos ya habrían terminado. Eso, sumado a la labor de las autoridades, sería la causa de la disminución de asesinatos en la ciudad, tanto de hombres como de mujeres. De acuerdo con un estudio realizado por el Observartorio Social de Cali, el promedio de asesinatos de mujeres en Cali es del 8 % del total de homicidios, una cifra que es inferior al promedio nacional.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad