Reclutamiento de menores por parte de Farc y Bacrim en Cali preocupa a las autoridades

Mayo 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Reclutamiento de menores por parte de Farc y Bacrim en Cali preocupa a las autoridades

Los menores son empleados por grupos ilegales como Bacrim y guerrilla para cometer asesinatos, para cobrar extorsiones y para que vendan drogas.

Comunas 1, 13, 14, 18 y 20 son las más afectadas por el reclutamiento en la capital del Valle del Cauca. Al menos 30 denuncias oficiales se han registrado en lo que va corrido del 2013.

Dicen que hay cinco chicos de los que nadie da razón alguna. Se esfumaron igual que un charco de agua en un día de verano. Muchos aseguran que se los fueron llevando, uno a uno. En un carro con placas que nadie vio. Dicen que días antes de extraviarse andaban hablando de que iban a ganar plata, que unos tipos les iban a dar armas y que se iban a volver unos duros. Y luego el vacío, la nada. Ya no están más.La Personería de Cali afirma que a los chicos los reclutaron las bandas criminales de los ‘Rastrojos’ y los ‘Urabeños’. Que se los llevaron de sus barrios en la comuna 18 para entrenarlos como soldados para esa guerra que están librando por el control del microtráfico y las extorsiones en Cali. De hecho, solamente este año han recibido 30 denuncias oficiales de familias de menores que han sido obligados a sumarse a las filas de grupos criminales. De forma extraoficial se conoció que al menos 300 personas han afirmado que esas bacrim, así como la guerrilla de las Farc, se están llevando a muchachos de las comunas 1, 13, 14, 18 y 20. Un habitante del barrio el Vergel, en el Distrito de Aguablanca, sentencia que, en realidad, son muchos más los menores que engrosan las filas de los violentos. Jura que no miente cuando dice que al menos 1200 chicos del oriente de la ciudad están vinculados a la violencia y que cumplen órdenes de sicariar, cobrar extorsiones, trasladar drogas y cuidar ‘ollas’ de expendio de estupefacientes. Algunos son llevados a las montañas, a hacer parte de la guerrilla.El hombre dice que es cierto que a algunos se los llevan en contra de su voluntad, pero que muchos aceptan solo porque hay plata fácil y porque les dejan usar armas.Dice que hace unos meses en su barrio hubo una multiplicación de pistolas automáticas, tipo nueve milímetros porque en su afán por quedarse con el control territorial, las bacrim están repartiendo “regalos” como si fuera Navidad en mayo. No solo dan armas, también dinero y hasta motos.Pero, también están amenazando. Una mujer, madre de cuatro niños, no puede ni siquiera terminar de comer cuando cuenta que unos tipos (que decían ser miembros de ‘los Urabeños’) le dijeron que iban a picar a su bebé de cuatro años si denunciaba que iban a reclutar a su hijo mayor, de 16.¿Y uno qué hace?, pregunta. Denunciar no es una opción, dice como respondiéndose a sí misma.Cuenta que en el barrio Petecuy hay una atmósfera de miedo permanente. Dice que ya han aparecido cuatro desmembrados en las aguas del río Cauca, pero que nadie se atreve siquiera a hablar de eso en voz alta porque el miedo pesa mucho y el silencio, tal vez, lo hace más ligero. Alianzas mortalesLa Personería de Cali denunció que en el barrio Terrón Colorado se cocinó hace algunos meses una alianza macabra entre el Frentre 30 de las Farc y la oficina de cobro ‘la Empresa’, para comprar soldados que aún no tienen 18 años. Se supone que algunos miembros de ‘la Empresa’, que es originalmente de Buenaventura, se desplazaron a Cali para poder huir de la presión de las autoridades del Puerto.Una manera de sobrevivir es esa: vendiendo destinos humanos. Convencen a los chicos de que plata hay, que pueden ayudar en la casa. Y a los que no quieren aceptar los amenazan.Solamente en Terrón Colorado la Personería confirmó 35 reclutamientos. Diez que se fueron a las Farc y quince más que se hicieron miembros de ‘la Empresa’.La Personería conoció que en el sector de ladera comprendido por las comunas 18 y 20, cerca de 300 jóvenes fueron reclutados para diferentes organizaciones criminales que han penetrado en esas zonas. Solo en la comuna 18, 232 jóvenes ingresaron a las filas de ‘los Urabeños’, los ‘Rastrojos’ y las Farc.En la Comuna 20 los mismos líderes denunciaron que al menos 70 jóvenes fueron reclutados.Opciones para los menoresEl secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, dijo que este año se van a invertir $1500 millones en proyectos sociales que apuntan a evitar que los menores sigan siendo carne de cañón de los violentos.Holguín dice que para las autoridades es preocupante que grupos ilegales empleen niños como escudos, amparados en la dificultad jurídica que existe para judicializar a los menores delincuentes.“Nosotros hemos venido fortaleciendo el Colectivo de Oriente, mediante el cual hemos logrado sacar a 400 jóvenes de los riesgos de la violencia. El año pasado invertimos $500 millones y este año ampliaremos el programa a tres comunas más porque le inyectaremos $1500 millones más”.Holguín explicó, además, que las medidas de prevención de riesgo aplicadas a las comunas más afectadas por la violencia han dado buenos resultados. Recordó que en barrios con altos índices de criminalidad relacionada con menores hay toque de queda y restricción al porte de armas. Finalmente hizo un llamado a los órganos de control de la ciudad y a las familias afectadas por el reclutamiento de sus niño, a que denuncien ante la Fiscalía, para que se inicie el proceso de investigación de estos delitos.Por su parte, el Icbf anunció que ya están empleando un sistema de intervención, para atender situaciones en las que los menores son víctimas.“Desde ahora, estos niños y niñas serán atendidos con el Modelo Integrado de Atención Psicosocial, un sistema único en el mundo, creado por la entidad para responder a sus necesidades específicas, dependiendo de la edad, el género, la condición étnica y el delito del que fueron víctimas”, explica Adriana González Maxcyclack, directora general (e) del Icbf.Rechazo del Gobierno NacionalEl ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, lanzó la campaña ‘Basta, aquí soy libre’, que busca combatir el reclutamiento infantil.El alto funcionario aseguró que se trata de una iniciativa “muy importante, muy bonita y muy significativa”.Calificó el reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes como “un flagelo que es muy doloroso; por supuesto es un crimen de la más alta gravedad”.Destacó el hecho de que cerca del 15% de todos los desmovilizados resultan ser menores de edad. “Se presentan abusos a su integridad física (de los niños), abusos sexuales, presión utilización de su ingenuidad natural. Es un maltrato permanente con los niños”, agregó el Ministro.“Esto queremos visibilizarlo, que los padres estén muy atentos y se haga notar que no es justo que esto pase”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad