Rechazo por muerte de dos hermanos en procedimiento policial en Pradera

Rechazo por muerte de dos hermanos en procedimiento policial en Pradera

Septiembre 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Palmira

La muerte de los hermanos Diego y Pablo Rosales Pérez causó indignación entre los pradereños, pues se produjo cuando la Policía atendía una riña el pasado domingo.

La muerte de dos hermanos, miembros de una reconocida y prestante familia del municipio de Pradera vinculada al sector azucarero, durante un procedimiento policial, causó consternación y repudio en esta población donde debió ser controlado un intento de asonada durante una protesta de la comunidad frente a las instalaciones del hospital San Roque. Las primeras investigaciones apuntan que hacia las 5:30 p.m. de este domingo se presentó una riña en la calle 5 con Carrera 14, al interior de un establecimiento público, donde fue requerida la presencia de la Policía, que envió una patrulla para atender la situación.Según indicó el secretario de Gobierno de Pradera, Carlos Augusto Leyton Valencia, los hermanos Diego y Pablo Rosales Pérez, de 25 y 20 años respectivamente, habían ido a tomar unos tragos y a jugar dominó en un establecimiento público que queda cerca de su casa paterna, como era su costumbre los domingos.Sin embargo, se presentó un altercado con otro de los jugadores. "Alguien de la comunidad llamó a la Policía y dijo que ellos estaban armados. En medio del estrés de la Policía, porque momentos antes otras dos personas se habían matado, entre ellos el líder de la banda de Berlín, uno de los uniformados disparó contra los dos hermanos y les causó la muerte, en un hecho lamentable porque los dos muchachos eran miembros de una reconocida familia de Pradera", expresó el funcionario.Por su parte, el personero municipal, Samuel Orozco, explicó que el pasado domingo, en hechos aislados, se presentaron dos dobles homicidios en la población. El primero, confirmó, se registró hacia las 4:30 p.m. en el sector de invasión Manuel José Ramírez, barrio Berlín, donde un hombre identificado con el alias de Steven disparó contra un peluquero del lugar al que, al parecer, le cobraba una vacuna. El peluquero alcanzó a reaccionar y también disparó contra su agresor. Ambos murieron. Entre tanto, el segundo caso, agregó el funcionario se presentó 45 minutos más tarde, en el barrio Antonio Ricaurte. "Hubo una riña en un bar y llamaron a la Policía. Cuando llegó la patrulla, uno de los hermanos, Diego, el mayor, salió corriendo y el policía le hizo varios disparos al aire; después le pegó un tiro en la espalda; el otro hermano, Pablo, llegó a reclamarle al policía porqué había matado a su hermano y el uniformado también le disparó y lo mató”, sostuvo el Personero Municipal. Agregó que la gente se volcó al hospital San Roque porque los jóvenes eran muy conocidos en la localidad y eran hijos de una familia vinculada al sector cañero. "El agente de la Policía está bajo custodia, mientras el CTI de Cali adelanta la investigación respectiva, esto con el fin de brindar tranquilidad y transparencia a la familia, la comunidad y a la misma institucionalidad", repuso Orozco. De otro lado, Sandra Rosales, prima de los dos jóvenes, indicó que ellos fueron testigos de lo sucedido y aseguró que el policía disparó contra sus dos primos que estaban desarmados e indefensos. "Ellos venían llegando a la esquina a pocos metros de la casa cuando les disparó el policía. Nosotros estábamos en el andén de la casa porque había un cumpleaños. Ellos no hacía mucho se habían ido al bar a tomar y a jugar dominó. Vimos caer a Diego y mi tío Hermes alcanzó a llegar hasta donde el policía, cuando mi primo Pablo le estaba reclamando y por encima de él le disparó en el estómago y amenazó a mi tío", afirmó la joven. Diego era supervisor de actividades agrícolas en la empresa de su padre, Aldemar Rosales, mientras su hermano Pablo trabajaba en oficios varios. En el mismo caso, una persona, cuya identidad se desconoce, resultó herida en una mano por una bala perdida.Por su parte, el comandante de la Policía Valle, coronel Nelson Ramírez, reconoció que la muerte de los hermanos se presentó durante un procedimiento policial cuando, al parecer, el uniformado disparó contra los dos hermanos. “No puedo decir que eso fue lo que pasó porque para eso se dispuso unas medidas importantes con el propósito de darle claridad a este caso. Se abrió una investigación disciplinaria por parte de la Inspección General de la Policía; asimismo, un proceso penal por parte de la Justicia Penal Militar y se solicitó al CTI que adelante la investigación en aras de la mayor transparencia", manifestó el oficial.Agregó que el uniformado fue sacado del servicio y se le está brindando atención porque "él también quedó muy impactado".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad