Racha de homicidios mantiene en alerta a Tuluá

Enero 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Racha de  homicidios   mantiene en alerta a Tuluá

En las últimas cuatro semanas se han registrado cerca de diez homicidios en plenos establecimientos públicos, que también han dejado a más de doce personas heridas.

La ola de muertes violentas que se ha registrado en Tuluá en las últimas semanas y que según las autoridades se debe a ajustes entre bandas del narcotráfico, tiene alarmada a la comunidad que ahora teme salir a las calles.

La ola de muertes violentas que se ha registrado en Tuluá en las últimas semanas y que según las autoridades se debe a ajustes entre bandas del narcotráfico, tiene alarmada a la comunidad que ahora teme salir a las calles. Y es que en las últimas cuatro semanas se han registrado cerca de diez homicidios en plenos establecimientos públicos, que también han dejado a más de doce personas heridas. Lo que más preocupa a las autoridades es que los delincuentes están utilizando armas automáticas y fusiles de asalto para cometer los homicidios.Otro de los datos que tiene en alerta a la ciudad es un rumor que se escucha en todas las esquinas y que sostiene que la violencia se debe a la presencia de la banda ‘Los Urabeños’, que habría llegado a la Villa de Céspedes a disputarse a sangre y fuego el territorio con ‘Los Rastrojos’.“Realmente nos tiene con temor esa espiral de violencia, por lo que estamos haciendo un llamado a las autoridades departamentales y nacionales. Entendemos que hay fuerzas oscuras que están generando zozobra en nuestra comunidad”, manifestó el alcalde de Tuluá, Rafael Palau.El hecho más reciente se registró el pasado fin de semana en la Carrera 26 con Calle 21, en el barrio Tomás Uribe Uribe, en donde un grupo de amigos fueron sorprendidos por varios hombres, quienes sin mediar palabra procedieron a dispararles de manera indiscriminada.En el ataque un escolta, identificado como Edwin Alonso Bermúdez, de 25 años, y Jhon Kennedy Rojas, de 45, perdieron la vida mientras que cinco personas más quedaron gravemente heridas.Minutos después, la Policía inmovilizó un vehículo blindado y decomisó un arma larga y una pistola en inmediaciones de la Clínica San Francisco.Otro hecho similar se registró el pasado viernes, hacia el mediodía, en una compraventa de vehículos usados, ubicada en la Carrera 40 con Calle 33, en el barrio El Jazmín, donde desconocidosa bordo de un taxi asesinaron a John Jairo Salazar Mejía, ‘Pitufo’, de 38 años, y a un reconocido odontólogo, identificado como Pablo Andrés Echeverry Bravo, de 34. Mientras que otro individuo resultó herido en la acción de los sicarios.En hechos similares, antes de terminar el año fueron asesinadas otras personas en la Zona Rosa y en el tradicional barrio Victoria. “Es muy preocupante que ante estos hechos no tengamos respuesta por parte del Estado a través de las autoridades para frenar la ola de violencia que nos tiene arrinconados a los tulueños”, manifestó Jesús Ernesto Victoria Valderrutén, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Tuluá.En el mismo sentido se pronunció Alexánder García, un líder popular del barrio La Graciela, quien advirtió que “como están las cosas, es preferible quedarse en la casa y no arriesgarse a ser víctima de los violentos porque uno puede estar en el lugar equivocado”.Por su parte, el comandante de la Policía del Valle, coronel Julián González, preocupado por esta situación, afirmó que por lo pronto se están analizando varias hipótesis para determinar de dónde procede esta racha criminal.Según el oficial, “estamos trabajando sobre cada caso en particular para poder emitir un juicio al respecto”.Lo que se percibe es que las autoridades, gracias a labores de inteligencia, conocen quiénes son los promotores de estos enfrentamientos, pues ya tienen nombres, direcciones y fotografías, aunque todavía se requieren pruebas sólidas para efectuar las capturas. “Aquí estamos hablando de muchas situaciones y de problemas generalizados. Tenemos grupos armados al margen de la ley, de dinero circulando y de pérdida de valores, todos estos ingredientes hacen de esto una situación muy compleja”, indicó el Alcalde. Mientras tanto, crece el temor entre los tulueños, pues muchos advierten que cada vez que se releva el comandante del Segundo Distrito de Policía se incrementa el número de homicidios en la ciudad como una forma de “medirle el aceite” a las autoridades.Por el momento, la comunidad sigue demandando acciones de las autoridades, pues “tememos que en cualquier momento nos sorprenda una bala perdida”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad