¿Quiénes eran los dos sacerdotes asesinados en Roldanillo?

¿Quiénes eran los dos sacerdotes asesinados en Roldanillo?

Septiembre 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Roldanillo

Los habitantes de Roldanillo, norte del Valle, lloran la muerte de Bernardo Echeverry, de 69 años, y de Héctor Fabio Cabrera, de 27 años.

Los comerciantes de Roldanillo el domingo no abrieron las puertas de sus negocios como otros días, no lo hicieron porque todos estuvieron presentes en la iglesia acompañando a los sacerdotes Bernardo Echeverry y Héctor Fabio Cabrera, quienes fueron asesinados el viernes en la noche en la casa cural de ese municipio.En los edificios públicos y en cada una de las residencias de la ciudad se lucieron las banderas de Colombia a media asta. No hubo música en los hogares de la tierra del alma. Todo fue tristeza, dolor, indignación, impotencia.Pero ¿quiénes fueron los dos sacerdotes y amigos de la comunidad de Roldanillo y diferentes municipios del Valle, que fueron asesinados supuestamente por dos hombres que se quedaron ocultos en la Iglesia San Sebastián al término de la última ceremonia del viernes y que a eso de las 11:00 p.m. se habrían pasado a la casa cural para matar y hurtarles el producido de la lismona a los religiosos? El padre Bernardo Echeverry, oriundo de Medellín, el pasado 5 de septiembre había cumplido 69 años de edad. Llevaba 43 años de ser ordenado sacerdote y estaba esperando su jubilación, la cual había dicho iba a disfrutar en Roldanillo, explicó Beatriz Echeverry, una de sus ocho hermanos. Otras personas, que también conocieron al padre Bernardo, coincidieron en decir que “le gustaba trabajar en la construcción de templos, capillas y centros de culto. Su último proyecto de construcción era la capilla de la Medalla Milagrosa, la cual se construye a ritmo acelerado en el norte del municipio de Roldanillo. Todos los fines de semana iba a ayudar a vender los sancochos que la comunidad ofrecía para recoger fondos”.El año pasado, el párroco de la iglesia de San Sebastián llamó la atención de muchas personas por su campaña para que los fieles no masticaran chicles en el templo, al poner a la entrada de la iglesia una roca con la idea de que la gente que entraba masticando chicle a las misas, los dejaran pegados ahí. Desde entonces, no se volvió a ver fieles masticando chicle en las eucaristías.El padre Héctor Fabio Cabrera, por su parte, natal de Zarzal, 27 años cumplidos el 26 de noviembre pasado, llevaba solo un año y medio de ser ordenado sacerdote por la diócesis de Cartago.En la homilía del domingo, el obispo de Cartago dijo que el padre Héctor Fabio en pocos días viajaría a España a continuar preparándose para el servicio a la Iglesia.Dentro de las investigaciones por el doble crimen, las autoridades informaron que el padre Héctor Fabio fue la persona que llamó herido a la Policía del municipio de Roldanillo para dar aviso del hecho, pero cuando los agentes llegaron a la casa cural ya era demasiado tarde: encontraron a los dos sacerdotes sin vida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad